PROTESTA EN LA CARRETERA

A quién afecta la huelga de transportistas

  • La convocatoria se dirige a los conductores de camiones y furgonetas, no al transporte de personas (autobuses)

  • La protesta no cuenta con el apoyo de las principales patronales del sector ni de los sindicatos

Camiones en Barcelona

Camiones en Barcelona / Ricard Cugat

2
Se lee en minutos

El paro indefinido en el transporte convocado desde la medianoche de este lunes -sin fecha final prevista- por la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte de Mercancías por Carretera Nacional e Internacional afecta a un ámbito muy acotado del sector: los transportistas que llevan mercancías, es decir, camioneros y conductores de furgonetas. No alcanza al transporte de personas, así que los autobuses -urbanos, interurbanos, o de transporte especial (como el escolar)- no se verán afectados por la convocatoria.

Reivindicaciones para los pequeños y medianos transportistas

La convocatoria de la huelga se basa en dos motivos principales: el aumento del coste de los combustibles, que se ha incrementado por tres desde que se inició la invasión rusa a Ucrania, y las malas condiciones laborales de los trabajadores. La plataforma considera que los acuerdos alcanzados con el Gobierno en Navidad "no dan respuesta a la realidad de contratación que tenemos los pequeños transportistas", un grupo que representa "el 85% del sector".

Por tanto, reclaman al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana cuestiones como la prohibición de contratar servicios de transporte por debajo del costo de explotación; limitar la intermediación a un solo contratista o regular las condiciones de carga y descarga. Por su parte, al Ministerio de Trabajo y Economía Social  le exige adelantar la jubilación a los 60 años, por ser una profesión "de alto riesgo"; el reconocimiento de todas las enfermedades y accidentes laborales, o la creación de un convenio único de carácter estatal.

El paro no cuenta con el apoyo de las principales patronales

La organización convocante representa sobre todo a autónomos del sector del transporte de mercancías; las grandes patronales (Confederación Española de Transporte y Mercancías, CETM, y la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España, FENADISMER) no secundan el paro, ni tampoco lo hace el Comité Nacional de Transporte por Carretera, que agrupa a las principales organizaciones del sector. De hecho, la protesta no se puede considerar estrictamente paro patronal, porque la Plataforma no es uno de los interlocutores reconocidos por el ministerio de Transportes.

Tampoco es una huelga, porque los sindicatos no la avalan: el Sector estatal de Carretera y Logística de CCOO ya hizo público la semana pasada un comunicado en el que se desvinculaba de la protesta asegurando que “no se pueden resolver los problemas de atomización del sector, la competencia desleal, los falsos autónomos, la carga y descarga, el futuro de la profesión, la jubilación anticipada, las enfermedades profesionales, la seguridad vial, el dumping social, el fraude salarial o la transición energética sin hablar y acordar medidas en una mesa con todos los interlocutores".

Noticias relacionadas