GUERRA RUSIA-UCRANIA

Sánchez pide a empresarios y sindicatos un gran pacto de rentas para afrontar los efectos de la guerra

El presidente anuncia medidas para contener los efectos del encarecimiento de la energía y para ayudar a los sectores afectados por las sanciones

Sánchez pide a empresarios y sindicatos un gran pacto de rentas para afrontar los efectos de la guerra

José Luis Roca

4
Se lee en minutos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha advertido este miércoles de que el conflicto por la invasión de Rusia a Ucrania va a durar mucho tiempo. "Nos enfrentamos a una crisis larga", ha dicho en el Congreso de los Diputados, y por eso ha pedido un gran apoyo político y social en torno a un plan de medidas con las que afrontar, entre otras cuestiones, los efectos que el conflicto va a tener sobre la economía española. "Europa está en la obligación de pagar con este sacrificio (económico) lo que los ucranianos están pagando con su libertad y sus vidas", ha dicho el presidente antes de detallar su propuesta de medidas para encarar los efectos que las sanciones económicas contra Rusia tendrán sobre la economía española.

El presidente ha llamado a los agentes sociales -empresarios y sindicatos- a acordar "un gran pacto de rentas", de moderación de beneficios y salarios, "para evitar caer en una espiral inflacionaria". Lo que Sánchez pretende con esta medida es evitar que la subida de la inflación, que será redoblada en los próximos meses por el incremento de los precios de la energía (gas, carburantes, petróleo, y electricidad) y de las materias primas (por la interrupción de suministros), se traslade de forma estructural a la economía española.

El presidente también ha avanzado que pedirá en la Unión Europea un retorno gradual a las reglas fiscales suspendidas por la pandemia, para evitar mayores urgencias a los Estados en la reducción del déficit y de la deuda pública en el actual contexto de tensión bélica.

Además, desde la tribuna del Congreso de los Diputados, Sánchez ha desgranado un paquete de medidas destinados a contener el precio de la energía y a contener los efectos de las sanciones económicas sobre las colectivos más vulnerables y sobre los sectores empresariales afectados, como el turismo y la agricultura. Para todos ellos se pondrá a su disposición los nuevos ertes (mecanismo RED), de suspensión temporal de empleo, con el fin de evitar que las dificultades se traduzcan en un mayor desempleo.

Para "proteger a los consumidores industriales y a las familias", ha anunciado la prórroga hasta el 30 de junio del descuento del bono social eléctrico del 60%, para los colectivos vulnerables, y del 70% para los colectivos vulnerables severos, así como de las rebajas fiscales del recibo (IVA eléctrico del 10%, suspensión del impuesto del 7% sobre el valor de la producción e impuesto especial de la electricidad del 0,5%). También hasta esa fecha extenderá otras medidas vigentes como la minoración temporal del beneficio extraordinario que obtienen las centrales de generación de gas no emisoras que finalizaba el 31 de marzo y las medidas de flexibilidad en los contratos de gas natural para los consumidores industriales.

Como novedad, Sánchez ha anunciado la reducción del 80% de los peajes de la factura a los más de 600 consumidores electrointensivos que hay en España, una medida repetidamente pedida por la gran industria para mitigar el efecto de la subida de la energía en sus costes. Además, el presidente también ha dicho que invitará en la próxima Conferencia de Presidentes, que “tendrá lugar en pocos días”, a las Comunidades Autónomas, Entidades Locales, asociaciones y agentes sociales a adoptar medidas sociales “adicionales” para confrontar “el shock energético en las familias”.

Con el foco puesto en la eficiencia, Sánchez ha anunciado la puesta en marcha un plan de reducción de consumos energéticos en los edificios e infraestructuras de la Administración General del Estado, “asociado a climatización, movilidad y alumbrado”, así como una partida de 100 millones de euros para la sustitución de alumbrado público que permitirá reducciones de consumo del 70% en este ámbito. También ha avanzado una partida de 500 millones de euros para la aceleración del autoconsumo, la "eliminación de barreras a la conexión eléctrica”, la convocatoria en el primer semestre del año una nueva subasta de energías renovables adicional a las ya previstas en el calendario “para acelerar el despliegue de estas tecnologías” y una nueva partida de 1.000 millones de euros para el PERTE de Energías Renovables, Hidrógeno y Almacenamiento (ERHA).

Por otra parte, Sánchez también ha asegurado que el Gobierno aprobará el mecanismo RED de flexibilidad y estabilización de empleo (instrumento incluido en la reforma laboral que permite a las empresas en crisis adoptar medidas de reducción de jornada y suspensión temporal de contratos de trabajo). En el ámbito del turismo, ha anunciado que el Gobierno trabaja en el búsqueda de “alternativas que puedan suplir una eventual ausencia de turistas rusos”, mientras que en el caso de la agricultura, España va a solicitar a la Comisión Europea que utilice todos los medios a su alcance para “facilitar la oferta de cereales y oleaginosas en los mercados europeos e internacional”.

Sánchez ha avanzado otras medidas “en coherencia con el resto de socios europeos” para reforzar las inversiones en microchips, semiconductores, almacenamiento y baterías, 5g, Intelligencia Artificial o los centros de datos y la creación de una reserva de bienes considerados estratégicos para conservar recursos de primera necesidad , así como la aprobación “próximamente” de la Estrategia Nacional de Ciberseguridad.

Noticias relacionadas