España negocia con Argelia un aumento del suministro de gas a toda Europa

  • La vicepresidenta Ribera desvela contactos directos con Argel en los últimos días para la llegada de más gas. El Gobierno italiano también ha abierto conversaciones.

  • Enagás celebra otra subasta de slots adicionales para ampliar aún más la llegada de gas por barco. España recibirá este invierno 149 barcos, frente a los 86 del año pasado.

Planta de tratamiento de gas de In Amenas, en Argelia.

Planta de tratamiento de gas de In Amenas, en Argelia. / Shutterstock

4
Se lee en minutos

La guerra lanzada por Rusia sobre Ucrania y la implicación directa de la Unión Europa vía sanciones contra el gobierno de Vladimir Putin y su entorno amenaza el suministro de gas ruso a muchos países europeos. El 40% del consumo de gas del conjunto de la UE procede de las compras a Rusia, y en el caso de algunos estados miembro la dependencia es total o mucho mayor.

La Unión Europea ha intentado articular una acción coordinada en busca de proveedores alternativos para paliar el impacto de un eventual corte del suministro procedente desde Rusia, mirando a otros grandes productores como Estados Unidos o Catar. Las empresas rusas, no obstante, mantienen el flujo en los primeros días de guerra y desde el Kremlin se ha intentado garantizar que el suministro continuará.

En este escenario de incertidumbre máxima, España negocia con Argelia un aumento del suministro de gas para toda Europa. Así lo ha reconocido la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que ha desvelado en declaraciones a TVE haber mantenido varios contactos en los últimos días con el país magrebí para elevar la llegada de gas natural tanto a las plantas regasificadoras españolas como a otros puntos del continente.

El Gobierno mantiene con insistencia y sin fisuras que en el caso de España la seguridad de suministro energético está garantizada, gracias a la enorme diversidad de proveedores (el año pasado España compró gas a 14 países) frente a la dependencia de Rusia de otros países vecinos. Pese a la tranquilidad que se transmite desde el Ejecutivo y desde el conjunto del sector gasista, la vicepresidenta Ribera advierte que España tiene que trabajar en un nuevo calendario de aprovisionamiento de las reservas para "asegurar que el invierno que viene no se tengan problemas".

Además de los contactos establecidos por España, el Gobierno de Italia reconoció este lunes haber iniciado también negociaciones con Argelia para aumentar el suministro de gas hacia Europa. El ministro de Exteriores italiano, Luigi di Maio, y el consejero delegado del gigante energético Eni, Claudio Descalzi, se trasladaron el lunes a Argelia para reunirse con el Gobierno argelino. El gasoducto TransMed suministra gas argelino al mercado italiano, a través de la isla de Sicilia.

Más gas por barco

España activó ya hace meses un plan de choque para disparar el número de barcos que traerán gas al país, antes de la decisión de Argelia de cerrar, el pasado noviembre, uno de los gasoductos que suministran al mercado español. España no ha dejado de reforzar ese plan de choque en las últimas semanas para blindar el suministro. Enagás, el operador del sistema gasista, ha estado celebrando subastas extraordinarias de slots para aumentar la capacidad de descarga en las plantas regasificadoras del país y el pasado lunes organizó una nueva subasta.

Enagás ya ha adjudicado ya 58 slots adicionales a compañías gasistas para elevar el suministro por barco tras las nuevas subastas de las últimas semanas. Para el periodo invernal -entre noviembre y marzo- la compañía ampliará la adjudicación hasta un total de 149 slots de descarga en las seis plantas regasificadoras del país, una cifra muy superior a los 86 barcos que llegaron el invierno pasado.

España cuenta con una posición de fortaleza con una red de seis regasificadoras operativas, que concentra un 30% de almacenamiento de gas natural licuado (GNL) de Europa y un 25% de toda la capacidad de regasificación del continente. Una posición que permite a España ser clave para dar cobertura a otros países europeos para garantizar su suministro.

EEUU desbanca a Argelia

La decisión de Argelia de cerrar el mayor de los gasoductos que suministraba gas a España, a finales de octubre, ha provocado un vuelco en la estructura de las importaciones del país. La clausura del tubo submarino del Estrecho, a finales de octubre, ha obligado a España a disparar el peso de las compras de gas que llegan por barco y ha acabado por desbaratar el ranking de países proveedores.

Argelia perdió en enero su posición histórica de mayor suministrador de gas y ha sido desbancado por Estados Unidos. Según datos de Enagás, EEUU concentró en enero el 34,6% de las importaciones de gas del país, mientras que Argelia redujo su peso al 25,4% del total de gas recibido.

Desde el cierre del mayor de los gasoductos que conectan con Argelia, las importaciones de gas de España se repartían prácticamente a partes iguales entre las que llegaban a través de tubería y las que se recibían en barco. Pero ese equilibrio se ha roto y la balanza se ha descompensado a favor de las llegadas en metaneros a las plantas regasificadoras españolas, que ya concentran el 70% del gas importado por España.  

Noticias relacionadas