ECONOMÍA

Indra se desploma un 9% en bolsa por el intento de Sepi de reforzar su control

El grupo tecnológico deja atrás las pérdidas y gana 143 millones de euros, y consigue récord de ingresos con 3.390 millones.

Sede corporativa de Indra.

Sede corporativa de Indra. / Europa Press

2
Se lee en minutos
EPE

Las acciones de Indra han caído este miércoles un 9,41%, hasta los 8,38 euros, en la primera sesión después de que el Consejo de Ministros autorizara a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) a elevar hasta el 28% su peso en el capital de la sociedad.

Indra ha sido la acción más castigada del Ibex 35 en la sesión de este miércoles y los títulos han retrocedido niveles no vistos desde finales de julio. El grupo tecnológico ha perdido 154 millones de euros de su valor en bolsa, recortando su capitalización hasta los 1.480 millones.

La SEPI ya es accionista de referencia del grupo con el 18,7% y, con este movimiento, ganaría aún más peso en la empresa tecnológica con un tercer consejo dominical si lo requiere. La compañía estatal no ha aclarado si comprará su participación a terceros o adquirirá progresivamente acciones en el mercado.

El holding público, dependiente del Ministerio de Hacienda, impulsó el pasado mayo un relevo en la presidencia de Indra y propuso a Marc Murtra, que finalmente fue escogido como presidente no ejecutivo, en sustitución de Fernando Abril-Martorell. La SEPI ha asegurado que busca "dar estabilidad al accionariado" de Indra, una compañía envuelta en proyectos estratégicos como el Futuro Sistema de Combate Aéreo Europeo (FCAS).

Tras conocerse las intenciones del accionista de referencia de Indra, el fondo de inversión británico Fosse Capital Partners ha revelado una posición bajista en el capital del 0,56%, que unida a la posición del 1,09% de Immersion Capital, suman un 1,65% de capital en 'corto' para la tecnológica.

Beneficio y récord de ingresos

Indra registró un beneficio de 143 millones de euros en 2021, lo que contrasta con las pérdidas del año anterior, y supera en un 18% las cifras de 2019, antes de la pandemia. La compañía ha publicado este miércoles sus resultados financieros, que presentan unos ingresos récord de 3.390 millones de euros, un crecimiento del 11,4% en términos reportados, con España como mercado principal con 1.719 millones de euros de ingresos, un 8,7% más que en 2020.

Asimismo, el beneficio bruto de explotación (ebitda) ha sido de 349 millones de euros, un 351% más que en 2020, con un margen del 10,3%, lo que supone un aumento de 7,8 puntos respecto al ejercicio anterior. La compañía ha terminado el año con un récord de cartera, con proyectos por 5.459 millones de euros, una subida del 4,4% interanual, si bien la contratación neta en el último año ha descendido un 3,7% hasta los 3.714 millones de euros.

La tecnológica española se ha recuperado del impacto del coronavirus con un ejercicio en el que ha elevado en dos ocasiones su 'guidance'. Además, ha reducido a más de la mitad su deuda neta, que termina el curso en 240 millones de euros, un ratio de 0,8 veces Ebitda, mientras que el flujo de caja ha aumentado hasta los 289 millones de euros. La compañía retomará el dividendo en julio con un pago de 0,15 euros por acción.

Noticias relacionadas