FISCALIDAD

Los expertos de Hacienda debaten un mínimo común en el impuesto de patrimonio

La comisión se reúne este jueves con la idea de consensuar recetas para la reforma fiscal para entregarlas la semana que viene al Gobierno

María Jesús Montero posa con los miembros del Comité de Personas Expertas para la Reforma Fiscal.

María Jesús Montero posa con los miembros del Comité de Personas Expertas para la Reforma Fiscal. / EFE

5
Se lee en minutos

Un mínimo exento común para todas las autonomías de régimen común. Ese es uno de los puntos que están sobre la mesa en la que, en principio, ha de ser la última reunión de la comisión de expertos creada por Hacienda para dar pautas sobre la reforma fiscal, con el objetivo inicial de entregar sus conclusiones a la titular del ministerio, María Jesús Montero, la semana que viene. Esta es una de las ideas que se barajan para limitar la extremada competencia fiscal entre autonomías, si bien comunidades del PP, especialmente Madrid, se oponen radicalmente a medidas encaminadas a aumentar los impuestos y abogan por bonificaciones que exoneran del pago de sucesiones y donaciones o reducen sustancialmente su liquidación o liberan del impuesto de patrimonio, lo que ha actuado como un imán para determinadas fortunas.

El impuesto del patrimonio, que se reinstauró en 2011 tras la crisis financiera, es muy cuestionado por recaer esencialmente sobre las clases medias más que los patrimonios más elevados. La patronal catalana, Foment del Treball, se ha anticipado a los conclusiones de los sabios de Hacienda y esta misma semana ha dado a conocer las de su propio grupo de una veintena de expertos y asesores fiscales, que abogan por la supresión de un gravamen, que existe de manera similar en muy pocos países como Liechtenstein, Noruega o Suiza y en la Unión Europea (UE), solo en Francia, donde se transformó en un gravamen para viviendas con un valor neto superior a los 1,3 millones de euros. Unidas Podemos, por su parte, es partidario de transformarlo en un impuesto sobre las grandes fortunas. El PSOE no se pronuncia y se escuda en las conclusiones de la comisión de expertos.

Sucesiones y donaciones

Este impuesto, junto con el de sucesiones y donaciones, dos de los grandes tributos cedidos a las autonomías, centran los últimos debates de este grupo de especialistas a los que se encomendó hace un año elaborar un libro blanco. La necesidad de una cierta armonización en esta materia entre territorios ha hecho que las discusiones para elaborar un texto consensuado se hayan prolongado más de lo previsto. Entre las ideas que se barajan también está una revisión de las exoneraciones a la empresa familiar, lo que ha provocado la voz de alarma entre estas compañías. En otros puntos, como la tributación medioambiental o verde las discrepancias son menores, ya que se trata en su mayoría de recomendaciones de la Unión Europea (UE), según fuentes conocedoras de los debates.

Uno de los puntos de discusión ahora es si las conclusiones a las que lleguen se plantean como propuestas o como una especie de recetario del que el Gobierno pueda elegir, explican fuentes conocedoras de los debates.

Otra de las opciones que están sobre la mesa es la de un impuesto dual, al estilo del que se aplica en EEUU. Es el modelo que, en su día planteó ERC en una enmienda al proyecto de Presupuestos del Estado de 2021 que fue descartada por el Gobierno. Según este modelo, además de la cuota autonómica se crearía la cuota estatal del impuesto sobre el Patrimonio, de acuerdo a un mínimo exento y una escala de gravamen aplicable a todo el Estado. Pero solo se ingresaría al Estado la diferencia entre la cuota estatal y la cuota autonómica, con el límite de la primera de ellas. Así, por ejemplo, si la cuota estatal diera como resultado 100 euros y la cuota autonómica, cero, el total de los 100 euros pagados por los contribuyentes de esa comunidad irían a las arcas de Hacienda. En cambio, si la cuota autonómica fuera de 100 euros, el Estado ingresaría cero euros. Si la cuota autonómica fuera de 120 euros, la totalidad de ellos serían para las arcas de la autonomía en cuestión. Este modelo dual, en definitiva, garantiza, una imposición mínima sin que las autonomías pierdan la capacidad normativa sobre el tributo.

Fuentes del Gobierno esperan que los expertos puedan dar por concluido su informe este mismo jueves, antes de su presentación oficial la semana próxima.

Las conclusiones de este libro blanco deberán guiar el debate político dentro y fuera del Ejecutivo para el diseño de la reforma fiscal comprometida dentro del acuerdo de legislatura entre PSOE y Unidas Podemos. De las conclusiones de este libro blanco también deberían colgar los trabajos para avanzar en el diseño del capítulo fiscal del nuevo modelo de financiación autonómica

Desde la posición de ERC como aliado parlamentario del Gobierno, el grupo catalán han intentado impulsar una armonización del impuesto sobre el Patrimonio en el conjunto del territorio para acabar con el dumpin fiscal que, desde su punto de vista practican las comunidades como Madrid, con un tipo cero en este tributo

Lo único que consiguió ERC del Gobierno, en contrapartida para la aprobación de los Presupuestos del Estado de 2021, fue la aprobación de una enmienda para crear una comisión bilateral entre Hacienda y el Govern para la armonización fiscal del impuesto sobre el Patrimonio en el conjunto de las autonomías. Tal comisión bilateral nunca llegó a crearse. Fue sustituida por la comisión de expertos.

Un grupo de sabios para tener recetas para recaudar más

Presidida por Jesús Ruiz-Huerta (creador de las balanzas fiscales con el presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero) y con Alain Cuenca (director general de Instituto de Estudios Fiscales) como secretario, este grupo, constituido en abril del año pasado, contaba al inicio con los catedráticos y expertos como Fran Adame, Antonia Agulló, Olga Cantó, Laura de Pablos, Santiago Díaz de Sarralde, Xavier Labandeira, Santiago Lago, Guillem López Casasnovas, Julio López Laborda; David López Rodríguez, Carlos Monasterio, Saturnina Moreno, Violeta Ruiz Almendral, Maria Teresa Soler y Marta Villar.

El comité llegó a tener 18 miembros, con la entrada posterior de Ignacio Zubiri, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad del País Vasco. Y ahora, tras su marcha y la de Monasterio, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Oviedo, tiene 16.


Noticias relacionadas