EN PLENA GUERRA DEL 'LOW COST'

Orange sufre en España caídas de ventas y rentabilidad a la espera del baile de fusiones

  • La dura competencia en que se han embarcado las telecos en el mercado español provoca un recorte del 4,7% de los ingresos de la operadora y del 12,7% de su resultado de explotación.

  • El CEO mundial de Orange reconoce trabajar "activamente" para impulsar la consolidación del sector en España.

El consejero delegado de Orange España, Jean François Fallacher.

El consejero delegado de Orange España, Jean François Fallacher. / Orange España

5
Se lee en minutos

Orange sigue sufriendo en sus cuentas las consecuencias de la durísima competencia en que se ha embarcado el sector de las telecos en España en los últimos años. La pujanza de las compañías de bajo coste y la continua de guerra de precios golpea los márgenes de las compañías y la filial española lo ha notado en sus resultados de 2021. Una 'hiperrivalidad' que alimenta la necesidad de impulsar procesos de fusiones en un mercado con cuatro grandes operadores (Telefónica, Orange, Vodafone y MásMóvil), dos medianos (Digi y Avatel) y toda una galaxia de actores menores.

Orange España perdió ventas y rentabilidad en un duro 2021. La operadora registró una facturación de 4.720 millones de euros el año pasado, lo que supone un 4,7% menos que en el anterior ejercicio, y recortó su beneficio bruto de explotación ajustado (ebitda) hasta los 1.251 millones de euros, un 12,7% menos, por el reposicionamiento de sus ofertas para adaptarlas a la guerra del low cost.  Esa competencia desaforada llevó a la filial española de Orange a reconocer un deterioro de 3.702 millones de su fondo de comercio el pasado julio, lo que también es un lastre para su rentabilidad.  

Ola de fusiones

El golpe en las cuentas de la extrema rivalidad en el mercado español continúa a las puertas del baile de fusiones que se anticipa en el sector de las telecomunicaciones nacional, con conversaciones en paralelo en la que grandes grupos buscan integraciones y alianzas. Orange es uno de los candidatos a una fusión con MásMóvil, que también mantiene contactos con Vodafone en el mismo sentido.

El CEO mundial de Orange, Stephan Richard, ha reconocido en una conferencia con analistas que la operadora está "trabajando activamente" para impulsar la consolidación en el mercado español y ha mostrado su respaldo a que se materialice una ola de integraciones y alianzas que reduzca el número de operadores, tanto si finalmente Orange participa directamente en una operación o no. La compañía en cualquier caso no confirma mantener conversaciones con MásMóvil o incluso con Vodafone en busca de una integración en España, y de momento califica de "rumores" esos movimientos.

"En España hay un gran número de competidores. No sólo los tres grandes, el cuarto, el quinto, el sexto o el séptimo no son nada pequeños. Esto no sucede en otros países de Europa", ha apuntado Jean François Fallacher, consejero delegado de Orange España, en un encuentro con medios de comunicación. "Todo lo que haga que haya mayor consolidación y simplificación del mercado será positivo para los operadores que estamos invirtiendo. Estamos a favor de cualquier consolidación, con nosotros o sin nosotros en una operación".

Objetivo: crecer en 2023

Los ingresos comerciales sufren un fuerte descenso del 8% en el conjunto de 2021 por la guerra de precios, para aportar 3.180 millones. El negocio mayorista (alquiler de redes y grandes contratos con clientes institucionales, fundamentalmente) sufrió una caída del 1,8%, hasta 900 millones facturados, mientras que la venta de dispositivos se ha disparado un 13,6%, hasta los 621 millones.

Orange subraya, en cualquier caso, que en la recta final de 2021 registró una estabilización de los resultados y un menor deterioro de sus cuentas que en la primera mitad del ejercicio. La caída de la rentabilidad, en efecto, fue mucho más pronunciada en el primer semestre (-16,2%) que en la segunda mitad del año (-9%).

La caída de los ingresos en el último trimestre fue ligeramente más moderada, con un descenso del del 4%, hasta los 1.176 millones. Una facturación que contiene su caída de los meses anteriores gracias a una recuperación de los ingresos comerciales (-5,4%), pero que ha sido lastrada por peores comportamientos en las ventas de dispositivos (+1,8%) y en los ingresos mayoristas por el alquiler de redes (-2,9%), un negocio fundamental para la compañía en España.

"2021 ha sido un año de grandes transformaciones", ha subrayado Fallacher, en el que ha mejorado el rendimiento en los últimos trimestres frente al desplome de meses previos, en que se ha conseguido frenar la sangría de pérdida de clientes (con descensos del churn de 5 y 6 puntos porcentuales en banda ancha y móvil, respectivamente) y en que se ha ejecutado una simplificación de las marcas de la compañía para cada tipo de cliente. Ahora la compañía sólo opera con las marcas Orange (para el cliente premium), Jazztel (con una oferta sencilla a precio medio) y Simyo (orientada al bajo coste y que ha absorbido las enseñas Amena y República Móvil). Orange España se ha marcado como objetivo volver a crecer en rentabilidad no este año, sino ya en 2023.

Las inversiones en España han sido de 1.598 millones de euros, un 52% más que el año anterior, con 980 millones de euros destinados a capex (inversión en infraestructura), que han servido para aumentar la huella de fibra en alrededor de 800.000 unidades inmobiliarias, hasta alcanzaron los 16,1 millones.

FÚTBOL EN TV

En los últimos años, Orange ha hecho una puesta clara por la emisión del fútbol español (tanto LaLiga como las competiciones europeas) como gancho para su oferta premium de paquetes convergentes de móvil, internet y televisión y lo hacía aprovechando la obligación legal de Telefónica -hasta ahora adjudicatario único de los derechos de TV- de compartir ese contenido con sus rivales como exigencia de Competencia para autorizar la compra de Canal+ en 2015. Telefónica se adjudicaba los derechos y Orange los compartía a un precio establecido.

Para las próximas temporadas la situación va a ser algo más compleja. El último concurso de derechos de TV de LaLiga se ha saldado con dos adjudicatarios para las próximas cinco temporadas: Telefónica y la plataforma digital DAZN. Orange reconoce que la posibilidad de renunciar a seguir emitiendo fútbol en su televisión de pago es "muy pequeña", pero no desvela sus cartas de negociación.

El CEO de Orange España ha apuntado como una solución posible recomprar sólo los derechos que se ha adjudicado Telefónica aprovechando su obligación regulada, dando a sus clientes la opción de suscribirse directamente a DAZN para disponer de la parte de derechos que tiene adjudicada la plataforma online.

Noticias relacionadas