CRIPTOMONEDAS

Las criptomonedas apuntan al mundo del deporte: Iniesta, Brady o LeBron James son algunas de sus caras visibles

  • El sector ha puesto sus ojos marketinianos en los seguidores del deporte y los acuerdos de patrocinio de grandes eventos se disparan como vía para llevar las divisas digitales al gran público

Iniesta, anunciando criptomonedas.

Iniesta, anunciando criptomonedas. / Twitter

4
Se lee en minutos
Carles Planas Bou

El pasado 24 de noviembre Andrés Iniesta fue noticia, pero no por su talento deportivo, sino por un tuit en el que el exjugador del Barça alentaba el uso de criptomonedas. Aunque el mensaje no lo especificaba, se trataba de una campaña promocional pagada del bolsillo de Binance, uno de los mayores portales mundiales de compraventa de estos activos. Iniesta, pero también otros futbolistas como Luis Suárez o James Rodríguez, estaban sirviendo como puente para popularizar las divisas digitales, una estrategia que está invadiendo el mundo del deporte.

Las criptomonedas han sido una de las grandes historias del año pasado. En 2021, su uso como mecanismo de inversión pasó de ser algo de nicho a normalizarse, especialmente entre los jóvenes. El valor de este emergente mercado superó en noviembre los 3.000 millones de dólares, empujado por el creciente apoyo de grandes empresas a criptodivisas como Bitcoin e incluso su legalización como moneda de curso en El Salvador. Mientras el negocio se dispara también lo hace la preocupación de las autoridades, que alertan de la proliferación de delitos y de los riesgos de invertir en un entorno tan desregulado y especulativo.

Plataformas como Binance, FTX, Crypto.com o Coinbase destinan millones en fichar estrellas y poner su nombre en estadios y camisetas

El profundo y agitado debate en torno a los peligros del mundo cripto ha llevado a los gigantes del sector –ávidos de proseguir su meteórica expansión— a invertir miles de millones de dólares en conquistar los deportes más populares del planeta. Mientras que en 2019 y 2020 cerraron 31 y 32 acuerdos de patrocinio deportivos, el año pasado el mercado se disparó y se llegó a 201 nuevos acuerdos.

El sector ha puesto sus ojos marketinianos en los fanáticos del deporte y especialmente en aquellos que apuestan, pues son mucho más propensos a conocer y entrar en el mundo cripto. Pocos eventos reúnen la atención de tantas personas (y de tantos grupos demográficos) en un mismo momento como lo hacen competiciones como la Super Bowl, la Champions League, la NBA o la Formula 1.

Patrocinio de grandes equipos

Eso es lo que llevó a Crypto.com, otra de las grandes plataformas de comercio de criptomonedas, a pagar hasta 700 millones de dólares para colocar su nombre en el estadio antes conocido como Staples Center, hogar de Los Angeles Lakers o de los Grammys. El acuerdo, sellado para los próximos 20 años, es un golpe sobre la mesa para remarcar que esto no es un fenómeno pasajero, sino una industria en erupción. Unos meses antes, el gigante del comercio cripto FTX –fundado por Sam Bankman-Fried, la mayor fortuna del mundo cripto—pagó 135 millones para poner su nombre al estadio de los Miami Heat, otro gran equipo de la NBA.Otra vía de proyección de la marca pasa por pactar con grandes ligas o con sus grandes equipos para incrustarse en sus equipaciones. Binance y FTX negociaron para aparecer en la camiseta del Barça. Aunque ninguna lo logró, la primera patrocina la de clubes de fútbol como el Porto o la Lazio mientras que el segundo viste todos los uniformes de la MLB, la mayor liga de beisbol del mundo. Por otro lado, Crypto.com ha llegado a un acuerdo para aparecer en las camisetas de campeonato mundial de lucha libre UFC (175 millones) y patrocinar tanto la Fórmula 1 (100 millones) como el campeonato mundial de hockey hielo IIHF mientras Coinbase es socio exclusivo de la NBA y del equipo de deportes electrónicos Evil Geniuses.Estrellas como embajadores

En los últimos meses hemos visto como cada vez más celebridades se han apuntado al carro de la economía cripto, convirtiéndose –de Matt Damon a Paris Hilton— en embajadores de los gigantes del sector. Las grandes estrellas del deporte han sido siempre grandes reclamos publicitarios, pues arrastran a una legión de fans fieles abiertos a lo que sus ídolos les puedan vender. Lo único que ha cambiado es que además de zapatillas ahora también venden criptomonedas.

Así, FTX ha fichado a astros como Tom Brady, el mejor jugador de la historia del futbol americano; Stephen Curry, el mejor lanzador de la historia de la NBA; y las leyendas del beisbol David Ortiz y Shohei Ohtani. El temor a que bajo la promesa de hacerse rico sin esfuerzo lleve a pequeños inversores a engancharse los dedos ha llevado a vías de promoción de las criptomonedas maquilladas con mensajes pretendidamente sociales. Las estrellas de la NBA LeBron James y Jimmy Butler han cerrado acuerdos con Crypto.com y Binance para educar a menores en el entorno cripto y para recomendar precaución con las inversiones.Aunque no fuese adrede, la mejor advertencia sobre el riesgo que tiene apostar en este mercado de alta volatilidad la encarna Odell Beckham Jr., estrella de fútbol americano que, al fichar por Los Angeles Rams, decidió transformar todo su sueldo en Bitcoin para convertirse en el símbolo de una “nueva era”. Sin embargo, el valor de la popular criptomoneda se desplomó y con él su salario, que pasó de 750.000 dólares a apenas 35.000, incluyendo impuestos. A pesar del batacazo, Beckham Jr. puede sonreír: este domingo se proclamó campeón de la SuperBowl.

Noticias relacionadas