SMI

El Gobierno convoca a los agentes sociales para negociar el Salario Mínimo el 7 de febrero

  • La mesa entre Trabajo, sindicatos y empresarios, convocada después del primer trámite parlamentario de la reforma laboral, debatirá si se fija la cantidad sólo para este año o también para 2023

La vicepresidenta Yolanda Díaz, en el Consejo de Ministros que aprobó la reforma laboral

La vicepresidenta Yolanda Díaz, en el Consejo de Ministros que aprobó la reforma laboral / Europa Press

2
Se lee en minutos

La subida del salario mínimo interprofesional (SMI) para 2022, que debería haberse fijado a finales del año pasado, empezará a debatirse este 7 de febrero en la mesa de negociación. Trabajo ha citado ya a UGT, CCOO, CEOE y CEPYME para estudiar el aumento de este indicador, que desde septiembre de 2021 está fijado en 965 euros al mes en 14 pagas.

El anuncio lo ha hecho la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, durante una visita oficial a Barcelona, antes de reunirse con responsables de UGT en Cataluña. Díaz ha insistido en que "vamos a seguir incrementando el salario mínimo interprofesional", sin dejar por tanto margen a una posible congelación. Los sindicatos abogan desde hace meses por un aumento del SMI en 2022 hasta los 1.000 euros mensuales. Además, dado que la negociación se acomete con retraso, quieren que la subida tenga efectos retroactivos desde el 1 de enero, una posición alineada con la del ministerio.

El retraso en la negociación del Salario Mínimo tiene que ver con la reforma laboral: el diálogo hasta las las puertas de la Nochebuena, primero, y el debate con los grupos parlamentarios, después de las vacaciones de Navidad, ha absorbido hasta ahora todas las energías del departamento de Yolanda Díaz. La fecha elegida para la celebración de la mesa es, en todo caso, posterior a la decisiva votación sobre la convalidación de la nueva regulación del mercado de trabajo, el día 3 de febrero.

En la reunión del 7 se discutirá sobre la conveniencia de negociar no sólo la cifra de 2022, sino también la de 2023. En este sentido, será decisiva la posición de la patronal, que es contraria a la subida del SMI pero que podría aceptar un diálogo sobre los dos ejercicios para tratar de cerrar un aumento menor al que podría resultar de hacer dos negociaciones separadas.

El documento de referencia para la discusión del SMI es, para Trabajo, el informe de la comisión de expertos a la que encargó el diseño de una senda de subidas para llevar ese indicador al 60% del salario medio al final de la legislatura, una de las promesas recogidas en el acuerdo de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos. Ese texto señala que para cumplir ese objetivo el SMI debería situarse en 2023 entre los 1.011 y los 1.049 euros al mes.

Noticias relacionadas