EL IMPACTO ECONÓMICO DE ÓMICRON

La sexta ola provoca un roto inesperado de 1.500 M a la hostelería en Navidad

  • La patronal de los restaurantes rebaja a última hora sus previsiones de ventas para las fiestas por la ola de cancelaciones de cenas de empresas. Los ingresos seguirán un 25% por debajo de los niveles precovid.

  • La asociación Hostelería de España augura un parón de la recuperación y advierte de que el primer trimestre de 2022 será peor que la recta final de este año.

  • Hoteleras y aerolíneas alertan del golpe por las nuevas restricciones contra la pandemia con cancelaciones y caídas de las reservas. 

Un grupo de clientes muestra el pasaporte covid para acceder a un restaurante de Barcelona

Un grupo de clientes muestra el pasaporte covid para acceder a un restaurante de Barcelona / Manu Mitru

5
Se lee en minutos

La sexta ola amenaza con poner de nuevo en jaque al turismo y la hostelería, y provocar un parón en la recuperación que para ambos sectores aún estaba lejos de ser completa. El crecimiento de los contagios, que los expertos vinculan con la variante ómicron del virus, han vuelto a disparar la incidencia acumulada por encima de los 600 casos por cada 100.000 habitantes y Gobierno y comunidades autónomas preparan nuevas restricciones o reforzamiento de las actuales que pueden afectar a los establecimientos hosteleros.

Antes de la adopción de nuevas medidas, que la Conferencia de Presidentes analizará este miércoles, los ciudadanos y compañías ya están tomando medidas de prevención por iniciativa propia que se están traduciendo en una ola de cancelaciones de comidas y cenas de empresa y aplazamiento de reservas de encuentros y eventos previos a las fiestas. Un parón del consumo que supone otro golpe al negocio de la restauración que aspiraba a que la Navidad sirviera para consolidar la reactivación.

Hostelería de España, la patronal que agrupa a restaurantes, bares y cafeterías, augura que la sexta ola va a provocar un roto inesperado de entre 1.000 y 1.500 millones de euros en los ingresos esperados para la Navidad. La asociación empresarial ha revisado sustancialmente a la baja sus previsiones de ventas durante la campaña navideña por la ola de cancelaciones acumuladas durante las últimas semanas.

La patronal augura que las ventas del sector hostelero nacional rondará los 8.500 o 9.000 millones de euros, lo que supondrá un descenso de entre el 20 y el 25% en relación a los niveles precovid de 2019. Pero Hostelería de España había calculado, hasta hace apenas unos días, que la caída de los ingresos en relación de los registros prepandemia sería esta Navidad sólo de entre el 10 y el 15%, con unos ingresos globales de unos 10.000 millones de euros.

“La complicación de la situación hizo que en las últimas semanas las grandes celebraciones de empresas con grupos muy numerosos empezaran a cancelarse, alcanzándose el 75% de cancelaciones en este segmento. Pero se mantenían las pequeñas reservas casi por encima de 2019”, indican fuentes de la asociación hostelera a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA . “A partir de la semana pasada estas reservas más pequeñas también empezaron a estar afectadas, lo que nos obligó a modificar nuestras previsiones con un descenso de la facturación de entre 1.000 y 1.500 millones de euros adicionales”.

Bares y restaurantes confiaban en afianzar la recuperación en la recta final de 2021. Las ventas del conjunto del año estarán entre un 25 y un 30% por debajo del nivel precrisis, y las primeras estimaciones para Navidad suponían una clara mejora. Pero la sexta ola ha dado al traste con sus expectativas y ahora el sector prevén que el parón se mantendrá también en los primeros meses del nuevo año y que la reactivación no tomará fuerza hasta el segundo trimestre de 2022.

"El comienzo de 2022 será muy duro para el sector, no sólo por el impacto de la nueva ola, sino también por el aumento generalizado de los costes”, advierte el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel. “El primer trimestre de 2022 será mucho peor que el cierre de 2021, pero mantenemos la esperanza de que a partir de ahí comience la senda de la recuperación que habíamos iniciado en este último semestre, si bien la recuperación de las cifras de empleo y facturación no se producirán hasta 2023".

Parón de reservas turísticas

El turismo también está sufriendo muy directamente el parón de la demanda en plena sexta ola. La incertidumbre por la intensidad de la pandemia o por la-posible aplicación de nuevas medidas restrictivas han hecho que los clientes durante el último año hayan estado apurando los plazos para hacer sus reservas y que haya proliferado la última hora.

Según alertan desde el sector turístico, ahora esas reservas de último minuto se están resintiendo también en esta sexta ola; en especial las reservas del cliente nacional, que es el que ha salvado al sector este verano y este otoño, mientras la demanda de los turistas internacionales aún siguen a medio gas.

“El sector se ha subido a una montaña rusa, con continuas subidas y bajadas”, resume José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur, un lobby sectorial que agrupa a una treintena de las mayores empresas turísticas del país, que advierte de que las reservas están frenándose y las cancelaciones se están produciendo a un ritmo creciente. “La sexta ola va a provocar otro roto al sector cuando ya empezaba a salir del túnel”.

El miedo a que la variante ómicron del covid vuelva a desbocar el número de casos ha llevado a varios países europeos a retomar algunas restricciones o a endurecer los controles en los viajes. “Es un gran palo para el turismo y para el sector hotelero en concreto”, subraya Jorge Marichal, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat). “El covid no entiende de fronteras, entiende de controles y de medidas sanitarias. Exigimos a los gobiernos que de una vez por todas, y después de un año y medio, establezcan los protocolos necesarios para garantizar la movilidad entre países con condiciones claras y fijas”.

Desde Cehat se ha venido alertan en las últimas semanas del “efecto devastador” de la decisión de la UE de obligar a todos los viajeros mayores de 12 años procedentes de Reino Unido a contar con la pauta completa de vacunación, cuando en aquel país aún no se está vacunando a los menores de 16 años. Una medida que ha provocado un desplome del turismo familiar británico hacia España, con caídas del 60% de las reservas, y con Canarias como principal destino afectado en su temporada alta invernal. “Nos estamos haciendo el harakiri. La restricción supone un duro golpe para la temporada de invierno en toda España”, sentencia Marichal. 

El sector aéreo también confirma estar sufriendo un descenso de las reservas en vuelos y también detecta un aluvión de clientes que aprovechan las políticas de flexibilidad de las compañías para cambiar los vuelos que tenían programados para las próximas semanas y las están trasladando para Semana Santa o incluso para el verano. "Las compañías aéreas estamos sufriendo continuos altibajos por la pandemia. Y ahora estamos en uno de los bajos", resume con resignación Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA). "Las nuevas restricciones que están aplicando los países europeos están haciendo que se resienta la demanda. En noviembre, las aerolíneas habíamos conseguido recuperar un 70% de los viajeros de antes de la pandemia. En diciembre y en enero se está evitando viajar".

Noticias relacionadas