TRANSICIÓN ENERGÉTICA

Enagás y Acciona se adelantan a la lluvia de millones para el hidrógeno y conectan la primera planta de España

Ultiman el inicio de la producción de hidrógeno verde en Mallorca junto a Redexis y Cemex, y ya tienen cerrados contratos para suministrar el gas a hoteles de la isla, autobuses, edificios públicos y al Puerto de Palma.

Enagás y Acciona se adelantan a la lluvia de millones para el hidrógeno y conectan la primera planta de España
3
Se lee en minutos

España quiere tener un papel protagonista en la revolución energética del hidrógeno verde que viene. El Gobierno aprobó la pasada semana un ‘megaproyecto’ con fondos europeos para conseguirlo. El Ejecutivo dio luz verde al proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (PERTE) de energías renovables, hidrógeno renovable y almacenamiento, con el que pretende movilizar 16.300 millones de euros (6.900 millones de recursos públicos y 9.500 millones de inversiones del sector privado).

La del hidrógeno es la rama del proyecto que más recursos concentra, con 1.555 millones de fondos públicos y otros 2.800 millones de inversión privada para impulsar una fuente energética libre de emisiones que promete ser clave en la transición energética. España aspira a conseguir una potencia de hidrógeno verde de 4 gigavatios (GW) de aquí a 2030, lo que supondría quedarse con el 10% del objetivo total marcado por la Unión Europea en su estrategia del hidrógeno para todo el continente.

Antes de esa lluvia de millones, antes del impulso que dará a la nueva industria del hidrógeno el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, Enagás, Acciona, Redexis y Cemex ultiman la puesta en marcha en Mallorca de la primera planta que cubrirá la cadena completa del hidrógeno verde: producción de hidrógeno con energía renovable, transporte y distribución del gas, y suministro a clientes finales para su uso efectivo. Las compañías empezarán a producir de manera inminente, en los próximos días, y tendrán la planta a pleno rendimiento en el primer trimestre de 2022.

La planta está en el municipio de Lloseta, en el centro de Mallorca, en los terrenos de una fábrica de cemento de Cemex. Allí se realizará el proceso de producción de hidrógeno, alimentando las instalaciones con dos plantas de energía solar fotovoltaica localizadas tanto en Lloseta como en el municipio vecino de Petra. El objetivo es producir unas 330 toneladas de hidrógeno verde cada año, prácticamente una tonelada cada día. La inversión para poner en marcha todo el proyecto ascenderá a 50 millones de euros.

El consorcio ya cuenta con contratos en firme para suministrar el hidrógeno. Enagás y Acciona han acordado el suministro de hidrógeno a los hoteles del grupo Iberostar en Mallorca, que reducirán hasta un 5% su consumo de gas natural gracias a la inyección de hidrógeno a la red. Y también suministrará hidrógeno a cinco autobuses de la empresa pública de transportes de Palma, para lo que se construirá una hidrogenera en la capital mallorquina; a las instalaciones del Puerto de Palma; y a edificios públicos del Ayuntamiento de Lloseta. Los planes del consorcio pasan por ampliar la cartera de clientes a nuevas industrias y más adelante también a consumidores domésticos a través de la red de gas.

La construcción de la planta de producción de hidrógeno es el núcleo del proyecto europeo Green Hysland, que es el primero de todo el sur de Europa que ha contando con ayudas comunitarias para impulsar un ecosistema de hidrógeno renovable completo. El proyecto ha recibido 10 millones de euros de fondos europeos, pero se trata de ayudas previas e independientes al Plan de Recuperación y que se han concedido a través de la FCH JU (Fuel Cell and Hydrogen Joint Undertaking).

Green Hysland está integrado por 30 socios de once países -nueve de la Unión Europea además de Chile y Marruecos-, con Enagás como principal coordinador. La iniciativa también cuenta con el aval y el respaldo del Gobierno español, a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Gigantes empresariales como Iberdrola, Endesa, Naturgy, Repsol o Cepsa están en esta carrera por entrar en el gran negocio del hidrógeno verde (que no emite gases de efecto invernadero al ser producido con energías renovables) y cuentan con proyectos millonarios para poner en marcha plantas de producción en España. Los fondos europeos canalizados a través del PERTE de renovables, hidrógeno y almacenamiento pueden servir para impulsar algunos de estos proyectos.

Con el nuevo megaproyecto del Plan de Recuperación, el Ejecutivo pretende también subvencionar aplicaciones del hidrógeno en varios ámbitos, como el transporte pesado (embarcaciones, ferrocarriles, camiones y autobuses) y proyectos de electrolizadores de gran escala, impulsando clústeres de hidrógeno renovable ligados a los actuales puntos de consumo del hidrógeno de origen fósil.

Noticias relacionadas