El próximo jueves

Tras Halloween y el Black Friday, llega la moda de Acción de Gracias: "No tenemos ni una mesa libre"

  • Cada vez más restaurantes y servicios de catering se apuntan a preparar el pavo asado el cuarto jueves de noviembre

  • "Hay más demanda año tras año y viene mucha más gente española", afirman en Puerto Lagasca, un local de cocina mediterránea que prepara un menú especial para el 25

El catering de Silvia Lodares lleva años sirviendo el pavo asado el Día de Acción de Gracias.

El catering de Silvia Lodares lleva años sirviendo el pavo asado el Día de Acción de Gracias. / EPE

7
Se lee en minutos

Primero fue Halloween, la tradicional festividad estadounidense de la Noche de Brujas, que le ha ido robando poco a poco todo el protagonismo al día de todos los Santos. 

Después, muchos españoles empezaron a asumir como propio el Black Friday, el llamado 'viernes negro', fecha en la que se dan por inauguradas en EEUU las compras navideñas con importantes descuentos en los comercios. 

Y ahora le toca el turno al Día de Acción de Gracias, la fiesta más importante de Estados Unidos, y cuyo tradicional menú comienza a copar el cuarto jueves de noviembre las mesas de los restaurantes madrileños. Algunos de los cuales no tienen ya mesas disponibles, mientras vuelan los productos para hacer las salsas en los establecimientos especializados.   

"Lo hicimos ya el año pasado, y tuvo éxito, pero lo de ahora está siendo tremendo. Lo tenemos todo reservado para el jueves (día 25), unas 70 personas, pero también hay mucha reserva para viernes, sábado y domingo". Quien habla es Paco Carrascosa, el chef de Puerto Lagasca, un restaurante de Chamberí de cocina mediterránea tradicional que viene a ser el paradigma del boom que vive la hostelería en la capital con el Thanksgiving Day.

Cada vez más restaurantes madrileños, y no sólo de cocina americana, ofrecen menús especiales para conmemorar esta festividad caracterizada por que la familia se reúne en los hogares para preparar un banquete donde el plato tradicional es el pavo asado que va acompañado de un relleno hecho de pan, maíz y salvia. 

Dos horas

Así lo prepara Carrascosa en Puerto Lagasca, acompañándolo con salsa de arándonos rojos, judías verdes, y boniato asado. "Entre los clientes tenemos un poco de todo, por lo general es gente extranjera, pero cada vez hay más españoles y gente que tiene amigos americanos", afirma el chef, que suele tardar dos horas en asar el pavo, que viene a pesar entre cuatro y seis kilos. 

En Desencaja, el restaurante de Iván Sáez en Paseo de la Habana, llevan varios años dando importancia a este día y notan también el aumento de peticiones. "Yo creo que hay más demanda incluso del menú de Acción de Gracias que sitios donde se ofrezca", afirma Jesús, hermano del chef y maître del establecimiento, que tiene un sol Repsol, y que prepara el pavo relleno con puré de patata, salsa Cumberland, jugo de carne, champiñones salteados, judías verdes y coles de Bruselas. 

"Cada vez se corre más la voz, y este año lo tenemos lleno. Son 120 personas y las hay de todos los ámbitos; muchos son españoles que pasaron tiempo en EEUU y les gusta celebrarlo o que tienen familia que ha estado allí. Por ejemplo, para el 25 tenemos una reserva importante de una empresa americana", señala Jesús. 

Como no puede entrar más gente ni en Desencaja ni en el restaurante que los hermanos tienen muy cerca, Tajada, también ofrecen el pavo asado para degustar en domicilio. "Hay mucha gente que prefiere celebrar la festividad en casa", asegura el maître. El precio del pavo asado son 70 euros y ya tienen numerosos pedidos para el próximo jueves. "Prepararemos como 300 kilos de pavo ese día", asegura. 

Imagen del restaurante Dingo el Día de Acción de Gracias del año pasado.

/ EPE

En Dingo, en Recoletos, un restaurante de cocina americana, tienen casi lleno ya para el próximo día 25. Del servicio total de 120 comensales ya tienen copadas 90 reservas. "Cada vez hay más demanda. Llevamos cinco años haciéndolo y va a más. Es una mezcla de gente muy rara. Gente española, americana...", señala Ángel García, uno de los colaboradores del chef del restaurante, José Luis Inarejos

Horno texano

Quién no podía faltar a la cita es New York Burger, la cadena de comida americana donde Pablo Colmenares, el chef ejecutivo, ha preparado un menú especial para los cinco restaurantes de Madrid. El pavo se ahuma durante cuatro horas en un horno texano. "Empezamos hace unos años con un menú con pavo ahumado y sus salsas. Al principio la gente no lo asociaba a un día de celebración en España, pero la oferta gastronómica es chula y original y está muy rico, y ha ido apuntándose poco a poco la gente de aquí", afirma.

Vista del menú de 'Thanksgiving' de The New York Burguer. 

/ EPE

El año pasado sirvieron 400 comensales, "sobre todo parejas y grupos de amigos", y eso que era en mitad de la pandemia, pero este año esperan recibir más. Aquí lo sirven con gravy (salsa) de pavo y de manzanas asadas y puré de batata con un toque de mantequilla.

A domicilio

Para los que quieran comer el tradicional pavo en casa hay varias opciones. Desde hacerlo en domicilio comprando los ingredientes a pedirlo hecho. Ahí quien se lleva la palma es el Catering The Cook de Silvia Lodares, que lleva preparándolo desde hace seis años. "Le damos nuestro toque al relleno, con migas, salchichas y algún fruto seco", afirma la cocinera. 

"Cada vez hay más demanda, y más este año, que la gente está agradeciendo muchas cosas", señala en referencia a la pandemia del coronavirus. "Nuestros clientes suelen ser gente que tiene cenas en casa, grupos de amigos y familiares", asegura Lodares, que ya tiene apuntados 40 pedidos para ese día.  

Otra empresa de catering que sirve el pavo recién horneado es la del chef Yago de la Cierva, fundador de Yagou.es, que antes del Covid era profesor de una escuela de cocina. "Dábamos distintos talleres, y uno de los que más éxito tenía siempre era pavo de 'Acción de Gracias'". Durante la pandemia montó el servicio de catering, e incluyó el tradicional menú "con distintos toppings".

"No le hice mucha publicidad, y el año pasado ya tuve varios encargos, pero este tengo bastantes, de hecho, tengo que mirarlo porque creo que he hecho sold out", afirma el cocinero. "Aquí en España no es tanto para agradecer lo que ha pasado en el año como hacer cena con amigos. Todas las peticiones que tengo son de gente española, principalmente jóvenes. Hay gente que aprovecha el Thanksgiving para hacer ya la cena de Navidad de amigos", revela.

La alta demanda se nota también en las tiendas de alimentación especializadas en aves. "Nosotros tenemos pedidos 11 pavos, entre restaurantes y particulares, que suelen ser americanos", afirma Juan, responsable de Pollería Herrero, en Malasaña. "Cada año se celebra más, aunque tampoco es que sea una locura. Nosotros tenemos más o menos las mismas peticiones que el año pasado".  

A la hora de prepararlo en casa, las tiendas The Taste of America ofrecen todos los productos necesarios. "Es nuestro mes más fuerte", señala Juan José Fernández, responsable del establecimiento de Lavapiés -también hay tiendas en Chueca, Fuencarral, Serrano o Pozuelo-. 

"Está pasando como con Halloween, si es que el cachondeo nos gusta a todos, en EEUU es una fiesta principal porque no es religiosa, es una tradición de los nativos americanos", señala el responsable, que apunta que sobre todo están vendiendo el stuffing (relleno) que acompaña al pavo y las tartas tradicionales: de campay, que se hace con nuez pecana, propia de EEUU; con sirope de arce natural, de maíz o de calabaza.  

En su origen, a principios del siglo XVII en EEUU, el objetivo de los colonos con la cena de Thanksgiving era reunirse para dar gracias a Dios por la cosecha y por las bendiciones recibidas durante el año. Aunque la tradición tiene raíces religiosas, muchos lo celebran como una fiesta secular.

"Los españoles cada vez los celebran más. Porque han viajado, o porque se lo cuentan los hijos que han estado allí. Los españoles lo suelen comprar hecho", afirma. De hecho, al tener cocina, en esta franquicia el pavo que venden es del de Cascajares, asado al estilo americano. "Este año ya hemos vendido cuatro o cinco en esta tienda", afirma Fernández.  

Este es el menú de pavo asado del Meet You Restaurant para Acción de Gracias.

/ EPE

Otro de los restaurantes que vienen dando importancia a esta festividad desde hace años es el Meet You Restaurant & Lounge, en Gran Vía, que prepara un menú especial compuesto por sopa de almejas y el tradicional pavo horneado, relleno según la receta de Nueva Inglaterra, bañado en la popular salsa gravy y acompañado de todas las guarniciones tradicionales: ensalada de col, purés y cremas variadas, cebollas glaseadas, tiernos guisantes con mantequilla, o salteado de zanahorias y coles de Bruselas. Acompaña al plato, cómo no, la tradicional salsa de arándanos. El pastel de calabaza fresca batida pone el broche a este menú, que ronda los 35 euros. 

El hotel Urso también ha elaborado un menú especial para ese día en su restaurante, Media ración, con el pavo asado con salsa de arándanos, judías verdes, puré de patatas y boniatos, crema de calabaza y de postre un pastel de ruibarbo con nata reducida. Para acompañar la comida, cómo no, un vino de los Ranchos de California. El precio, en este caso, es un poco más elevado, 75 euros.

Noticias relacionadas