El futuro del turismo en España

Chris Lehane (Airbnb): "Para nosotros es clave una regulación europea del alquiler a corto plazo"

 Chris Lehane es uno de los directivos más influyentes de Airbnb, la mundialmente conocida plataforma de alquiler, donde ocupa el cargo de vicepresidente de Políticas Públicas Globales y Comunicación. Con una larga trayectoria profesional como abogado y portavoz en la Casa Blanca (en las campañas presidenciales de Bill Clinton y Al Gore), ahora su reto ahora pasa por defender el impulso positivo a la economía real que genera esta plataforma en los más de 220 países en los que opera. A través de una videoconferencia, Lehane comenta con EL PERIÓDICO DE ESPAÑA su visión sobre el sector del turismo en el país, los precios del alquiler y la regulación europea.  

Chris Lehane de Airbnb

Chris Lehane de Airbnb

7
Se lee en minutos

El beneficio de Airbnb se ha disparado el 280% en el último trimestre del año (834 millones de dólares). ¿Qué papel juega España en estas cifras?

La semana pasada reportamos nuestros resultados financieros correspondientes a tercer trimestre del ejercicio y, a pesar de la pandemia, ha sido el más exitoso, pero lo más importante es lo que estamos creando: Hay más de 100.000 millones de anfitriones de Airbnb en todo el mundo. España ha estado históricamente en el top 5 de mercados mundiales, creo con los más de 160.000 anfitriones que tenemos en el país superamos los datos de antes de la pandemia. El coronavirus aceleró un gran cambio en la industria del turismo y revolucionó los viajes. Ahora estamos viendo cómo esos cambios mundiales se están trasladando a España. En primer lugar, se está ampliando el porcentaje de usuarios que apuesta por las estancias de amplia duración (28 días o más), en torno al 20%. Eso significa que no sólo van a visitar una ciudad y hacerse un selfie para Instagram. Van a un barrio y viven allí durante un periodo de tiempo. La segunda cosa que vemos es que el mundo se ha redistribuido y el turismo se ha dispersado. En el último trimestre ha subido el 40% la ocupación en zonas rurales. Mientras que Madrid y Barcelona representaban en torno al 26% de los viajes en España, ahora está por debajo del 17%. Los viajes se han dispersado a través de todo el país. El tercer punto es que los viajes se han reorientado y se organizan mucho más en función a las familias y menos hacia los negocios, algo que se ha visto beneficiado por el teletrabajo. En toda esta revolución de los viajes, España está increíblemente bien posicionada pues tiene atributos naturales muy atractivos. En el país tenemos una comunidad de anfitriones increíblemente fuerte, lo que significa que España está participando en la economía mundial de los viajes no solo como proveedor de servicios, sino como propietarios de empresas. Eso se va directamente al PIB del país, que encima sale más beneficiado de las estancias de larga duración en la economía. Hay un montón de oportunidades en España. A nivel tecnológico, Madrid también está muy bien posicionada para convertirse en el hub tecnológico del Sur de Europa, lo que puede ayudar mucho.

Madrid y Barcelona han sido dos de las ciudades donde más creció su negocio históricamente, ¿ahora ven muchas diferencias entre ambas con sus políticas?

Me encantan las dos ciudades y las respeto, pero son muy diferentes. Es un poco como San Francisco y Los Ángeles, ambas están en California, pero son muy diferentes. En Madrid están entusiasmados y deseos de trabajar en el desarrollo de una normativa y hay un verdadero esfuerzo para llegar a una solución que tenga sentido. Creo que Airbnb ha demostrado que puede trabajar muy bien como socios del gobierno, la clave es llegar a un equilibrio como en toda Europa. En Madrid generábamos cerca de 13.000 puestos de trabajo antes de la pandemia y perdimos 12.500 empleos directos ahí en ese momento, así como 1.000 millones de dólares que movían los huéspedes que iban ahí al año. Obviamente con la pandemia los viajes se han movido más hacia lo rural y menos hacia lo urbano, pero sigue habiendo mucha gente interesada en las grandes ciudades. Si piensas que en el último año no ha habido toneladas de actividad en Barcelona y la mayor parte de la actividad ha sido fuera de la ciudad. Espero que la gente lo vea y entiendan que algunas cosas de las que hablaban seguían sucediendo pese a que Airbnb no estaba allí.

¿Qué le diría a la gente que les acusa de la subida en el precio de los alquileres?

Antes ya decían eso, acabamos de tener una pandemia y estamos en medio de ella, pero esos problemas continúan en algunas de estas ciudades, pese a que la presencia de Airbnb se ha reducido porque nuestro negocio se ha movido fuera de las grandes ciudades y a otras partes del país. Solo espero que así la gente de un paso atrás y mire los hechos objetivamente, que creo que lo dejan bastante claro. El modelo de Airbnb se basa en impulsar la economía real. La gran mayoría de nuestros anfitriones en España son personas que están utilizando los hogares en los que viven o casas de su familia y es su forma de quedarse en sus barrios y en sus comunidades. Desde nuestra perspectiva, no solo estamos añadiendo riqueza al país, sino que estamos ayudando a mantener a la gente en sus hogares, barrios y comunidades. La pandemia ha sido terrible en todos los aspectos, pero sirve para hacer un análisis objetivo de lo que ha seguido pasando en las ciudades a pesar de que Airbnb no estaba presente. Hay muchos desafíos en materia de la vivienda. Pero dicho todo esto, estamos comprometidos a ser buenos socios para ayudar a las ciudades a alcanzar el equilibrio adecuado con los alquileres, trabajamos y colaboramos con ellos en todo el mundo.

¿Qué opina de la regulación europea de las plataformas digitales y de los alquileres de corta estancia?

La UE está trabajando en el mercado digital con la Ley de Servicios Digitales y luego tiene una iniciativa específica en torno a los alquileres de corta estancia, que es algo que habíamos propuesto desde hace varios años, por lo que acogemos esta iniciativa con satisfacción y estamos trabajando estrechamente en el proceso. Nuestro pensamiento siempre ha sido que es necesario tener un marco de regulación a nivel de la UE para ayudar a armonizar las distintas regulaciones que existen con la teoría del mercado único. Al final es clave tener un enfoque holístico que considere a todos los diferentes actores de la industria. Nuestro negocio es diferente a otros sectores porque se construye principalmente en torno a las personas que están utilizando sus propios hogares. Sin embargo, es fundamental la flexibilidad para que las ciudades puedan, en última instancia, abordar alguno de sus problemas específicos. Detrás de cada ciudad hay diferentes culturas, economías y geografías, por lo que hay que asegurarse de que tienen la suficiente flexibilidad para tener en cuenta las necesidades locales. Pero creemos que Europa, incluida España, se beneficiaría mucho de un marco general en el que todos pudiéramos trabajar. Voy a utilizar la analogía del fútbol: cada estadio o terreno de juego puede ser distinto, pero hay una razón por la que la portería tiene que tener el mismo tamaño en todas partes.

Otra de las denuncias habituales contra los gigantes digitales es la relativa a los impuestos. ¿Qué opina del acuerdo del G7 para acabar con la deslocalización fiscal?

Creo que tener un marco regulatorio es bueno para Europa, para el mundo y para empresas como la nuestra. Sin embargo, también diría que hay diferentes tipos de tributos, como el de la UE y el del G7. Este último impacta en el impuesto de sociedades. Airbnb es un poco diferente al resto de plataformas tecnológicas en el sentido de la actividad económica que genera, por lo que al final somos también una fuente nueva de ingresos para las ciudades. Sí apoyamos al G7, pero también hay que fijarse en cómo pueden afectar los impuestos sobre los viajes y el turismo. En particular estoy pensando en cómo una ciudad genera ingresos para el país a través de los viajes y el turismo. No estoy seguro de que haya una plataforma digital en el mundo que esté generando más economía directa para Europa. Al final hay diferentes modelos de negocio. Hay algunas plataformas digitales que extraen las ganancias de un país llevándolas a otro lugar, lo que significa que están sacando actividad económica fuera de Europa o fuera de España. Ese no es el modelo de Airbnb. Nosotros estamos trayendo dinero de otros lugares de Europa directamente a España que de otra forma no ocurriría.

¿Cuál es su estrategia para seguir creciendo en España?

España tiene un enorme potencial y Madrid puede convertirse en una ciudad modelo para eso, en términos de cómo piensa y cómo trabaja para llegar a eso. El turismo es un recurso natural, pero hay que asegurarse de que las personas o los propietarios también se beneficien de ello. España tiene una gran oportunidad para seguir siendo uno de los cinco mejores destinos turísticos a nivel mundial, pero hay que pensar muchas cosas sobre cómo impacta en la economía y en la gente local. Por ejemplo, creo que en España más de la mitad de nuestros anfitriones son mujeres, algo que no suele ocurrir en todos los sectores económicos. También hay que pensar desde una perspectiva climática y crear un modelo de turismo sostenible. Con todo esto quiero decir que nuestra aspiración es trabajar con las diferentes ciudades y países, por lo que es fundamental que tengan una estrategia para este sector. Al final esto crea muchos puestos de trabajo y mucha actividad económica. Nosotros queremos realmente asociarnos con los países y las ciudades y apoyar este crecimiento.  

Noticias relacionadas