POBREZA ENERGÉTICA

El Gobierno planea dar ‘cheques ayuda’ a hogares vulnerables también para pagar el recibo de luz

  • El Ejecutivo quiere reforzar el bono social eléctrico en plena crisis energética y valora dar ayudas directas (que pagaría vía presupuesto público) o elevar los descuentos en la tarifa a familias vulnerables (con lo que se lo cargaría a las eléctricas).

  • Pedro Sánchez anuncia 100 millones de euros para los hogares vulnerables ante la llegada del invierno para financiar el bono social térmico, que cubre gastos de la calefacción y el agua caliente.

Teresa Ribera, vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, durante la entrevista.

Teresa Ribera, vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, durante la entrevista. / José Luis Roca

4
Se lee en minutos

El Gobierno quiere reforzar la protección que reciben los consumidores vulnerables para amortiguar el impacto de la subida del recibo de la luz a un colectivo ya en problemas. El Ministerio para la Transición Ecológica aprovechará la norma con la que quiere introducir aclaraciones y cambios a su última reforma eléctrica (aprobada hace apenas un mes) para introducir nuevas fórmulas con las que aumentar las ayudas a hogares pobres en plena crisis energética.

En España cerca de 1,2 millones de hogares reciben el bono social eléctrico, que contempla descuentos de entre el 25% y el 40% de la factura de la luz en función de su grado de vulnerabilidad (y que puede llegar al 100% en los casos más graves y de riesgo de exclusión social). Son descuentos cuyo importe asumen todas las comercializadoras eléctricas de manera proporcional en función de su número de clientes, por lo que Endesa, Iberdrola y Naturgy financian más del 82% del presupuesto total anual (en torno a 200 millones de euros).

Los planes del Gobierno pasan por reforzar el bono social eléctrico para que las familias vulnerables no noten las subidas. Entre las medidas que baraja el Ministerio para la Transición Ecológica figura la de repartir ayudas directas para que estas familias paguen el recibo de luz, para que estos cheques cubran la subida de la factura de los últimos meses. La otra alternativa es la de elevar los porcentajes de los descuentos de los que se benefician estos hogares.

Las dos opciones no son excluyentes y podrían activarse de manera simultánea. La diferencia entre una y otra es quién asume el coste de financiarlas: si se aumentan los descuentos en las facturas el coste de la medida, en principios, se cargaría a las eléctricas; y si se reparten cheques entre los beneficiarios, el coste se trasladaría a los presupuestos del Ministerio.

“Trabajamos en distintas hipótesis, aumentar los porcentajes de descuento o acompañando con un cheque. Estudiamos las diferentes medidas que nos permitan garantizar esa protección especial allí donde se necesite”, subraya Teresa Ribera, vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, en declaraciones a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA. “Los clientes vulnerables con derecho a bono social es un colectivo que merece una especial protección, y permanecemos atentos por si es necesario completar esa protección para que no vean incrementada su factura en escenarios de altísima volatilidad en el mercado eléctrico”.

Para poder recibir el bono social, los hogares deben cumplir determinados umbrales de baja renta y han de tener contratada la tarifa regulada, denominada Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). El precio de la parte energética de esa tarifa regulada está directamente vinculada a la evolución del mercado mayorista de la electricidad, que es el que en los últimos meses ha ido de récord en récord. Es por eso que los consumidores vulnerables son uno de los colectivos que están notando directamente en sus facturas la espiral de subidas.

Ayuda de 100 millones

Desde hace dos años, los beneficiarios del bono social eléctrico perciben también de manera automática el bono social térmico, una ayuda para cubrir costes de la energía destinada a la calefacción, el agua caliente sanitaria o cocina. En este caso la ayuda no se articula a través de descuentos, sino mediante un pago único anual a los consumidores mediante transferencia bancaria cuya cuantía depende del grado de vulnerabilidad y de la zona climática en la que esté su lugar de residencia. Lo que se plantea ahora el Gobierno es exportar por primera vez este sistema de ayudas directas para el pago también del recibo de la luz de los consumidores vulnerables.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este domingo una partida de 100 millones de euros para cubrir costes energéticos de los hogares vulnerables durante el invierno. Los planes del Ejecutivo pasan por destinar esos 100 millones de euros para financiar el bono social térmico, el destinado al pago de la calefacción y el agua caliente, según confirman a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA fuentes conocedoras del Real Decreto-Ley que se aprobará el próximo martes por el Consejo de Ministros.

El real decreto que prepara el Gobierno también incluirá medidas para dar "mayor transparencia, y por tanto control, en la formación de precios de la tarifa eléctrica", según ha desvelado Sánchez durante su intervención en la clausura en el Congreso del PSOE de Extremadura sin ofrecer más detalles. El presidente ha subrayado que el objetivo es conseguir un "mayor control ante las empresas energéticas", en un nuevo episodio del choque frontal que llevan manteniendo en las últimas semanas el Gobierno y las grandes eléctricas -de manera más evidente con Iberdrola- por los recortes a los ingresos de las compañías aprobados por el Ejecutivo para amortiguar el impacto en el recibo de luz de la subida del precio de la electricidad y del gas.

Noticias relacionadas