Valorada en 60 millones

Iberia negocia vender su filial de carga aérea al fondo de capital riesgo Talde

La compañía española mantiene negociaciones en exclusiva con la gestora de capital riesgo para traspasarle esta división, especializada en el transporte de mercancías

Iberia negocia vender su filial de carga aérea al fondo de capital riesgo Talde
4
Se lee en minutos

 Iberia ultima la venta de su filial de carga aérea, Cacesa, al fondo de capital riesgo español Talde Private Equity. Según han confirmado diferentes fuentes financieras a El Periódico de España, ambas compañías negocian en exclusiva desde hace semanas la compra de esta división, a la espera de que el fondo cierre los últimos detalles para financiar la adquisición, que podría llegar en los próximos días. Cacesa presta diferentes servicios que van desde logística, envíos urgentes o el transporte de carga de mercancías. La compañía, que nació hace más de tres décadas para dar respuesta a la demanda creciente de envío de productos a diferentes partes del mundo, está valorada en torno a 60 millones de euros, según indican las mismas fuentes.

Cacesa Forwarding & Logistics está presente en los cinco continentes mediante oficinas propias o con acuerdos con franquiciados, registrando una facturación de 36 millones de euros a cierre del pasado ejercicio de 2020. En la actualidad, la compañía proporciona sus servicios a multitud de industrias, que van desde el mundo de la distribución o la alimentación hasta productos sanitarios o químicos, pasando por prensa o artículos de lujo, entre otros. La antigua Compañía Auxiliar del Cargo Express está participada al 75% por Iberia, mientas que el 25% restante está en manos de Maresa Logística, fruto de la fusión entre Maresa con Martín e Hijos hace dos años y participada a su vez por el fondo Nexxus Capital (capitaneado por la famosa ejecutiva del sector, Maite Ballester). Según las mismas fuentes, Talde se quedará solo con la participación de Iberia, valorada en 45 millones de euros, mientras que Maresa permanecerá en el accionariado de la compañía. Desde el pasado mes de febrero, la filial de carga de la aerolínea es liderada por Ángel Marcos Fernández, el antiguo director de la división de Servicios Aeroportuarios de Iberia.

Pese a que la venta estaba prevista antes del estallido de la pandemia del coronavirus, la entrada de nuevos recursos que se conseguirá una vez que se cierre la desinversión servirá para que la aerolínea española obtenga una inyección de liquidez extra en un momento en el que el sector de la aeronáutica todavía atraviesa un momento complicado. El alto precio del combustible unido a la lenta recuperación del turismo está retrasando la vuelta a la normalidad del conjunto del sector, uno de los más afectados por las restricciones de movilidad. En este contexto, Iberia registró unas pérdidas de 330 millones de euros en el primer semestre del año, unos números rojos muy abultados, pero que se redujeron el 61% en comparación con las pérdidas registradas por la aerolínea en los primeros seis meses de 2020. En el caso de la matriz de Iberia, IAG, sus números rojos ascendieron a 2.048 millones (el 46% menos que en los primeros seis meses de 2020). Los expertos hablan de una recuperación de cierta normalidad para el próximo año, aunque no será hasta el 2025 cuando esta industria recupere el esplendor perdido.

Impacto positivo del coronavirus

Frente a esta situación, el coronavirus sí ha beneficiado en cierto modo a Cacesa en la medida en que el comercio electrónico se ha disparado en los últimos meses. Según el Estudio E-Commerce 2021 de IAB Spain, 25,8 millones de personas en el país son compradores online. Es más, España es uno de los países de Europa en los que más ha crecido el comercio electrónico durante la pandemia, llegando a registrar un avance del 41% frente al 29,4% de Estados Unidos o el 29,1% de Reino Unido. Aprovechando esta coyuntura, se retomó la venta de esta división de Iberia articulada como una subasta competitiva, despertando el interés de diferentes inversores (especialmente, otras compañías del sector). Finalmente, ha sido Talde el ganador de la subasta consiguiendo cerrar unas semanas de negociaciones en exclusiva para cerrar la transacción. Esta gestora es una de las más antiguas de España, donde ha invertido en conocidas compañías como Palacios (alimentación), Neinor (inmobiliario) o Teknia (automoción). El fondo presidido por José María Zalbidegoitia cuenta con tres estrategias de inversión: capital riesgo puro, deuda e inmobiliario.  

El otro frente de Iberia: la compra de Air Europa

 La venta de la filial de carga de Iberia llega en uno de los momentos más complicados de la gran operación corporativa en la que está involucrada IAG: la compra de Air Europa, que en noviembre de 2019 estaba valorada en 1.000 millones de euros. Sin embargo, el impacto de la pandemia en el negocio hizo que el holding dueño de Iberia, Vueling y British Airways rebajara el precio a la mitad. Pese a esto, el estado de la aerolínea de la familia Hildalgo se encuentra en uno de los peores momentos de su historia: ha tenido que solicitar un rescate a la SEPI de 475 millones, debe pagar un crédito ICO de 140 millones y su deuda asciende a 800 millones. Por eso, en el sector se habla de que IAG se está replanteando la operación, por lo que tendría que pagar una penalización de 40 millones a Air Europa. Una cantidad insignificante en la complicada situación de la aerolínea de los Hidalgo, pero que la pone contra las cuerdas y la obliga a buscar otro comprador o a conseguir el rescate estatal que todavía no ha llegado.  

Noticias relacionadas
Temas

Iberia