PRESTACIONES

Claves de la ayuda contra la pobreza: hasta 100 euros por hijo para 600.000 hogares

  • El Complemento de Ayuda para la Infancia (API) cubrirá a los hogares con hijos de los perceptores del Ingreso Mínimo Vital (IMV), pero también a otras familias de rentas bajas

  • La prestación será de entre 50 y 100 euros al mes por menor, según su edad

  • Se podrán beneficiar de la API familias que tengan una renta de hasta el triple del IMV

  • Está previsto que se ponga en marcha antes de final de año

Varias personas se unen a las ’colas del hambre’ de Aluche para recoger comida, en mayo de 2020

Varias personas se unen a las ’colas del hambre’ de Aluche para recoger comida, en mayo de 2020 / JAVIER SORIANO

6
Se lee en minutos

Una nueva ayuda llamada a convertirse en el siguiente nivel de protección para las familias en situación de pobreza está a punto de nacer: su nombre es Complemento de Ayuda para la Infancia (API), consistirá en un pago fijo mensual por hijo (de entre 50 y 100 euros al mes, según la edad de los menores), y su misión es cubrir el terreno de nadie que ahora se extiende entre las situaciones de pobreza severa, a las que se orienta el Ingreso Mínimo Vital (IMV), y las ayudas por descendiente que reciben todos aquellos que ganan lo suficiente como para hacer la declaración de la renta. Los últimos cálculos de Seguridad Social sitúan en esas situaciones de necesidad a unas 600.000 familias, según adelantó este jueves EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

Las cifras de la API

Requisitos para ser beneficiario:

Tener hijos menores

Renta no superior a 3 veces el del IMV

Patrimonio no superior a 1,5 veces el del IMV

Cuantías mensuales por hijo:

0-3 años: 100 euros

3-6 años: 70 euros

6-18 años: 50 euros

Para ser beneficiario de la API, además de tener hijos menores, habrá que cumplir ciertos requisitos de ingresos. Las rentas del hogar no podrán superar en 3 veces los niveles necesarios para acceder al IMV; las cifras concretas dependen del tamaño de la familia, pero se mueven entre un límite inferior de hasta 2.205 euros al mes para un adulto con un menor, y un límite superior de hasta 3.195 euros mensuales en el caso de dos adultos y tres o más menores. Hay también un requisito de patrimonio: no superar en 1,5 veces el umbral máximo que da acceso al IMV. De nuevo, el tamaño de la familia es el que marca los límites, que oscilarán entre 39.690 y 57.510 euros.

Antes de fin de año

La API remplaza y mejora la Prestación Familiar por hijo a cargo, una ayuda que está en proceso de absorción por parte del IMV y que aportaba 28 euros al mes por hijo menor. El universo de potenciales beneficiarios del nuevo complemento son tanto las familias que perciben ahora el IMV y las que puedan acceder a él en el futuro inmediato, y los perceptores que todavía están incluidos en la Prestación Familiar o que reúnan las condiciones para estarlo: las estimaciones de la Seguridad Social a las que ha tenido acceso este diario cifran en 260.000 hogares el primer grupo y unos 350.000 el segundo, para un total de unas 600.000 familias.

La entrada en vigor de esta ayuda tendrá que esperar a que termine la tramitación parlamentaria del IMV, porque se va a incorporar como enmienda a ese proyecto de ley que en estos momentos está estudiando la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Congreso. Se estima que su aprobación podría producirse antes de final de año.

Ejemplo de API: El caso de Ana

La Seguridad Social ha ilustrado con ejemplos ficticios cómo funcionará la nueva prestación. Uno de esos casos paradigmáticos es el de Ana, madre en un hogar monoparental del que forman parte sus hijos de 2 y 5 años. Con ingresos de 200 euros al mes, el IMV le complementa sus rentas para llegar al umbral de 881 euros mensuales, que es el que corresponde a una familia con un adulto y dos niños. Así que Ana recibiría 681 euros al mes del IMV, y 170 euros más de la API (70 por su hijo de 5 años y 100 por su hijo de 2). En total, Ana recibiría al mes 851 euros sumando IMV y API

Ejemplo de API: el caso de María

Otro de los ejemplos ficticios con los que la Seguridad Social ilustra el funcionamiento futuro de la API es el de María. Es madre en un hogar monoparental del que forman parte sus hijos de 1 y 4 años, pero sus ingresos mensuales son de 1.000 euros, así que no puede recibir el IMV por no tener rentas inferiores a 881 euros al mes, el umbral previsto para una familia de un adulto y dos menores. Pero sí puede recibir la API, porque en este caso el umbral es de 2.630 euros al mes (tres veces el límite del IMV). Así que recibiría una cantidad mensual de 170 euros, 70 por su hijo de 4 años y 100 por su hijo de 1 año.

Nuevo sistema de protección

La API se va a convertir en la primera primera pieza de un nuevo sistema integrado de protección social, presidido por el IMV, que tiene el objetivo de cubrir las situaciones de necesidad de la población más vulnerable con prestaciones y rentas que se complementen entre sí. En su comparecencia para explicar la parte de los Presupuestos Generales del Estado que gestiona su departamento, el ministro de Inclusión enfatizaba que, una vez puesta en marcha la API, "seguiremos trabajando para subsumir otras ayudas dentro del Ingreso Mínimo Vital para que el diseño tan moderno y el potencial redistributivo tan fuerte del IMV sea el marco de referencia de las prestaciones no contributivas en España".

Este sistema integrado está comprometido con Bruselas en el Plan de Recuperación y Resiliencia, en concreto como parte de la reforma 5 del Componente 22: allí se dice que se acometerá “una progresiva reorganización del conjunto de prestaciones estatales de naturaleza no contributiva” diseñando un nuevo modelo de inclusión que tome como base el IMV “evitando solapamientos y procurando la complementariedad, de modo que la ciudadanía no sufra lagunas de protección”.

¿De quién es la API? Una medida que reivindica Derechos Sociales pero que elaboró Inclusión

El ministerio de Derechos Sociales, dirigido por la Secretaria General de Unidas Podemos, Ione Belarra, fue el primero en atribuirse la creación del nuevo Complemento de Ayuda a la Infancia (API). En una publicación en redes sociales el miércoles por la noche, Belarra escribía: "En el marco del acuerdo de PGE, hemos logrado que las familias que reciban el Ingreso Mínimo Vital y las que tengan bajos ingresos cobren un complemento de hasta 100 euros por hijo/a". Horas después, en una entrevista en Onda Cero, volvía a atribuir a la insistencia de su grupo el hito, que calificó como "avance al que llegamos ayer por la tarde, in extremis". Sin embargo, la medida ya había sido adelantada en sus líneas generales por el ministro de Inclusión, José Luis Escrivá, el pasado mes de junio, y estaba prefigurada en dos enmiendas del Grupo Parlamentario Socialista al proyecto de ley del IMV que se tramita en el Congreso. En esos textos, también de junio, ya se recoge un nombre similar (entonces se llamaba "complemento de apoyo a la infancia") y una cuantía parecida (50 euros por menor) a los que al final se han anunciado en la presentación de las cuentas públicas de 2022. Este inusual anuncio en dos tiempos por distintos ministerios se produce justo después de que quedase fuera de los Presupuestos una reivindicación de Unidas Podemos con un contenido también orientado a la infancia: la extensión de la ayuda de 100 euros mensuales que ahora reciben las madres trabajadoras durante los tres primeros años de vida del bebé a todas las madres, trabajen o no.

Noticias relacionadas