Opinión | OPINIÓN | FÚTBOL

Fermín de la Calle

Fermín de la Calle

Redactor de Deportes de El Periódico de España

Ni Oyarzabal es Gavi ni Valladolid es Dallas

Se reabre la polémica por los lesionados en la ventana de selecciones tras caer jugadores del Real Madrid y del Barcelona como Vinicius, Camavinga o Gavi

Cartel anunciador del Barça-América de México en Dallas

Cartel anunciador del Barça-América de México en Dallas / FCB

Hace cinco días Mikel Oyarzabal se lanzó en el Limassol Arena chipriota con todo a rematar un centro de Joselu y desde el mismo suelo pidió el cambio. Sintió un pinchazo en la cara posterior del muslo izquierdo que le obligó a retirarse en el minuto 40 y hoy está sometido a un tratamiento de fisioterapia progresivo para que se recupere y pueda estar a las órdenes de Imanol Alguacil en dos o tres semanas. El domingo fue Muriki, el delantero del Mallorca, quien sufrió un “daño muscular en el gemelo izquierdo”, durante el Kosovo-Israel en Pristina, que le mantendrá fuera de los campos de 4 a 6 semanas con los de Aguirre.

Sin embargo, han tenido que producirse las lesiones de Gavi, Vinícius y Camavinga para que se haya recrudecido la polémica por las lesiones de los jugadores con las selecciones. Una vez más todo se polariza alrededor de Barcelona y Real Madrid, obviando a otros jugadores tanto o más importantes para sus equipos. Oyarzabal y Muriki son dos de esos futbolistas capitales, de los que ahora se llaman ‘franquicia’, para la Real y el Mallorca. Los clubes señalan a las selecciones, pero la realidad es que la acumulación de partidos implica tanto a unos como a otros en detrimento de unos jugadores que acaban exprimidos vistan la camiseta del equipo o de la selección. Lo advertía Sagnol en la sala prensa de Zorrilla, “estamos destruyendo el fútbol con este calendario porque los futbolista no son máquinas”.

El Barça a Dallas

Y lo que viene es peor. El mismo Barcelona anunciaba horas antes de la lesión de Gavi que los de Xavi se desplazarán a Dallas el 21 de enero, 24 horas después de medirse al Almería, parta jugar con el América mexicano y hacer caja. Nadie ha puesto el grito en el cielo en Barcelona por ese viaje relámpago con partido incluido y vuelta para recaudar dinero. Es más, en el cartel del amistoso hasta aparece el propio Gavi con Lewandowski y Cancelo.

Gavi es atendido por los médicos de la Federación tras su grave lesión ante Georgia.

Gavi es atendido por los médicos de la Federación tras su grave lesión ante Georgia. / PABLO GARCIA/RFEF

Analizando objetivamente cada lesión, tienen más que ver con la acumulación de partidos las de Oyarzabal o Muriki que las de Vinicius, Camavinga o Gavi. La tarascada del colombiano Davidson Sánchez en el caso del brasileño y la mala suerte en la caída de Dembelé sobre el madridista o la rodilla que se clavó sola en Zorrilla de forma inoportuna no tienen que ver con el cansancio. Pero toca buscar culpables fuera de casa y las cazas de brujas se hacen con la camiseta del club puesta mientras se escribe. De la Fuente hizo su trabajo y sacó al mejor equipo que tenía ante Georgia porque se jugaba ser cabeza de serie en la Eurocopa. Nadie preguntó en la rueda de prensa del sábado por la titularidad de Le Normand, Rodri o Unai Simón, tres tan ‘habituales’ como Gavi en el once de la selección desde que se hizo cargo de la selección el de Haro.

Es evidente que la acumulación de partidos castiga a los jugadores, tanto como hace crecer las cuentas de los clubes y las fichas de los futbolistas. Y también que las tres ventanas de FIFA y UEFA en este inicio de temporada han disparado las lesiones. En septiembre cayeron Marco Asensio, Dani Olmo, Nico Williams, Sabaly, Rodrigo de Paul, Gundogan o Luca de la Torre, y en octubre fueron víctimas Neymar, Balde, Aidoo, Danilo, Chukwueze, Koné o Nico Williams.

Es obvio que hay un problema. Y lo es más que solo lo solucionarán si clubes y selecciones se sientan juntos, en el caso de que les interese de verdad más la salud de los jugadores que aumentar los ingresos. Algo muy discutible. Pero resulta cínico resucitar el problema solo si afecta a jugadores del Real Madrid o del Barcelona. Como si hubiese lesionados de primera o segunda categoría. Aunque todos sabemos que ni Oyarzabal es Gavi ni Valladolid es Dallas.