FÚTBOL

Los 'señalados' por Florentino y relegados por Ancelotti ya tiran del carro

La unida B, con Ceballos y Asensio a la cabeza, dieron por fin un puñetazo en la mesa para rescatar al equipo en Villarreal y llaman a la puerta de la titularidad en San Mamés

Camavinga, Asensio y Ceballos celebran el gol del triunfo del Madrid en Villarreal. 

Camavinga, Asensio y Ceballos celebran el gol del triunfo del Madrid en Villarreal.  / Biel Alino/ EFE

3
Se lee en minutos

El pasado jueves Dani Ceballos y Marco Asensio provocaron, sin pretenderlo, dos efectos con su revulsiva actuación ante el Villarreal en Copa. El primero, quitarle la razón a Ancelotti en su apuesta por mantener a las vacas sagradas en el once en lugar de premiar la meritocracia. La segunda, dar la razón a Florentino Pérez y a los dirigentes que señalaban a los suplentes como el recurso clave para remontar la mala racha que atraviesa el equipo blanco.

La derrota ante el Barcelona en la final de la Supercopa dejó muchos señalados, pero desde los despachos no se cargó contra Ancelotti. El técnico sigue teniendo crédito entre los dirigentes, que acusaban a la unidad B de la plantilla de no ayudar a unos titulares que han llegado a la reanudación de la competición tras el parón mundialista agotados, en unos casos, y sin chispa, en otros.

Un equipo de 15 jugadores

Dani Ceballos, Marco Asensio, Camavinga o Rudiger son los únicos suplentes en los que se apoya Carletto en un curso en el que ha convertido a Hazard, Vallejo, Odriozola o Mariano en figuras de atrezzo en el banquillo. El sevillano lleva meses llamando a la puerta del técnico, que ha admitido que no ha sido justo con él, por más que el jugador ha mostrado ganas y actitud en los pocos minutos de los que ha dispuesto. Ante el Villarreal, aprovechando las ausencias de Modric y Tchouameni, se echó el equipo a la espalda en la última media hora participando de forma decisiva en los dos primeros goles y anotando el postrero tanto del triunfo. A día de hoy Ceballos, que concluye su contrato el 30 de junio, sigue con la puerta abierta del Betis, donde llegaría gratis y con la seguridad de que va a tener minutos y galones. Algo que en el Madrid se atisba que podría llegar a pasar, pero que, de momento, no ocurre y le mantiene frustrado en el banquillo.

Marco Asensio admitió en la zona mixta en Castellón, donde volvió a mostrar una buena imagen, que ha habido un acercamiento del Madrid sobre su futuro. Pero el balear alterna buenos partidos con actuaciones intrascendentes. Esa intermitencia se suma a la irrupción de Valverde, que se ha ganado la titularidad junto a Vinicius y un Benzema que no atraviesa por su mejor momento. A Asensio le adelantó incluso Rodrygo, pero el brasileño ha perdido la chispa y es ahora el español quien parece ser el primer recambio a la hora de revolucionar los partidos arriba.

Nacho, siempre fiable, también demostró que Ancelotti está siendo injusto con él. El canterano fue mucho más seguro que Rüdiger, que se ha convertido con Mendy en un sospechoso habitual, e incluso que Militao, que alterna luces y sombras atrás. Incluso Camavinga realizó una buena segunda parte cuando el partido se rompió y se convirtió en un choque de ida y vuelta, escenario en el que brilló en el despliegue pese a tener una amonestación.

Noticias relacionadas

Esa unidad B era señalada por los dirigentes como ‘culpable’ del desmoronamiento del equipo tras el agotamiento de los titulares. Carletto, en su línea habitual, no quiso señalar a ningún jugador y se limitó a pedir más concentración y menos errores, tras los cometidos ante el Barça. Algo que acompañó de un once que muchos calificaron de “político” con Ceballos y Asensio en el banquillo mientras eran titulares jugadores como Rodrygo o Valverde, quien ha sufrido un notable bajón al tiempo que vive momentos familiares complicados como advirtió en redes su esposa.

En San Mamés se da por hecho que el sevillano será titular en la medular y el balear en punta junto a Vinicius y Benzema. Dejando en el banquillo a Rodrygo, al que Ancelotti le afeó de forma paternal un mal gesto en La Cerámica. Todo lo que no sea ver a Dani y Marco en el once será una sorpresa y una decepción, especialmente para las altas esferas del club, que ven en esta resurrección de Ceballos y Asensio una buena oportunidad para darles protagonismo y generar un entorno favorable para intentar cerrar la renovación de dos jugadores de futuro que en junio podrían ser pasado en el Bernabéu.