FÚTBOL

Guadalupe Porras lleva a las árbitras españolas a la Champions: "Hace unos años era impensable"

Guadalupe Porras Ayuso, a la derecha, junto a Marta Huerta de Aza, antes de un partido de LaLiga.

Guadalupe Porras Ayuso, a la derecha, junto a Marta Huerta de Aza, antes de un partido de LaLiga. / Archivo

  • La asistente extremeña debutará este miércoles en el Nápoles-Liverpool, integrada en el equipo de Del Cerro Grande, tras tres temporadas en Primera y un verano sin apenas descanso

  • "Pronto veremos a chicas en un Mundial o una Eurocopa, pero el día que llegue será porque se lo merezca y no por ser mujer, seleccionan a los mejores independientemente del sexo", afirma

4
Se lee en minutos

La carrera como asistente arbitral de Guadalupe Porras Ayuso lleva grapada una recurrente coletilla: "la primera que". En un mundo como el del fútbol, que no es hombres pero que sí ha sido indudablemente monopolizado por los hombres durante décadas, la colegiada extremeña abre nuevos caminos. La primera que arbitró un partido de LaLiga, la primera que lo hizo en Europa League, la primera en una final de Copa, la primera en estar presente en un gran torneo femenino de selecciones... Y ahora, tal y como adelantó EL PERIÓDICO DE ESPAÑA será la primera española que arbitre un partido de Champions.

"Hace unos años no podía ni pensarlo, ni se me pasaba por la cabeza", confesaba Porras a este periódico hace un par de semanas desde Costa Rica, donde se celebraba el Mundial femenino sub'20 en el que representó al arbitraje español junto a Marta Huerta de Aza, a la que asiste. Las dos también compartieron equipo en la Eurocopa femenina de Inglaterra y lo hacen en competiciones internacionales de clubes. También formaron parte del primer cuarteto arbitral paritario de la historia de LaLiga, el Getafe-Real Sociedad de la pasada temporada, en el que Huerta fue cuarta colegiada y Porras ejerció de asistente de Jorge Figueroa Vázquez.

Porras y Figueroa compartían siempre equipo arbitral la pasada temporada. Ella empezó, en 2019, como asistente de Estrada Fernández, pero tras la retirada del catalán en 2021 pasó al equipo de Figueroa. Ese matrimonio profesional se rompe de cara a esta temporada. Carlos del Cerro Grande, uno de los tres árbitros españoles de mayor caché junto a Mateu Lahoz y Gil Manzano debía seleccionar dos nuevos asistentes, ya que los que tenía hasta ahora se han jubilado este verano. Y no lo dudó, eligió a Porras.

"Estoy muy contenta de trabajar con uno de los mejores árbitros del mundo. He sentido su confianza desde el primer momento y eso todavía me hace tener más ilusión. En cuanto regrese de Costa Rica estaremos preparados para sumar partidos y grandes experiencias", explicaba la asistente natural de Badajoz de cara a su cuarta temporada en la élite.

Una de las mejores

¿Por qué Del Cerro le ha elegido? La respuesta es sencilla: según las evaluaciones internas del Comité Técnico de Árbitros (CTA), Porras es una de las cinco mejores asistentes de Primera División. "Es una máquina, no falla nunca", cuentan quienes siguen de cerca su trabajo.

Formar parte del equipo de Del Cerro le garantizaba debutar como asistente en Champions esta misma temporada. El árbitro madrileño es un habitual de la competición (ha dirigido 18 partidos, tres de ellos la última temporada) y lo seguirá siendo este curso. Este lunes, se ha anunciado que Del Cerro, con Porras en una de las bandas, arbitrará uno de los encuentros estrella de la primera jornada, el Nápoles-Liverpool de este miércoles.

Guadalupe Porras Ayuso en un partido de Europa League.

/ Archivo

"Siempre he ido marcando los objetivos a corto plazo y eso es lo que me ha hecho ir consiguiendo todo lo que me iba proponiendo. Siento que paso a paso, valorando cada uno de ellos, he ido alcanzando objetivos dentro de este mundo. Siempre he sentido que todo se puede conseguir en la vida a base de esfuerzo, trabajo y disciplina y creyendo en las capacidades de una misma", contaba Porras a este diario en medio de un verano a pleno rendimiento.

Pocas vacaciones

"No he podido tener casi vacaciones, pero eso significa algo maravilloso", prosigue. Una vez acabó LaLiga, a finales de mayo, y tras un seminario previo a la Eurocopa femenina, tuvo "cinco días de desconexión" antes de retomar la preparación para el torneo que se disputó en Inglaterra. Estuvo presente hasta semifinales y después tuvo menos de una semana de descanso, que destinó a visitar a su familia, antes de poner rumbo a Costa Rica: "Estar presente para dos de los mejores torneos internacionales del mundo es un verdadero orgullo".

Su juventud (35 años) le confiere margen suficiente para seguir fijando hitos en el mundo del arbitraje. El siguiente llegará, previsiblemente, el verano de 2023, cuando se disputa el Mundial femenino. La FIFA todavía no ha hecho la selección definitiva de árbitros, pero tiene todos los boletos para volver a formar tándem con Marta Huerta.

El siguiente reto sería estar en un Mundial o Eurocopa de hombres. "Estoy segurísima que, con la línea de trabajo que se está llevando en el arbitraje español, pronto veremos a chicas en las mejores competiciones internacionales masculinas. Pero el día que llegue será porque se lo merezca y no porque es mujer. Cuando arbitras ese tipo de competiciones se trata de que finalmente estén seleccionados los mejores independientemente del sexo", comenta.

Noticias relacionadas