TRIBUNALES

Aganzo denuncia a Rubiales ante la Guardia Civil por presunto espionaje

El presidente de AFE abre un nuevo frente judicial a quien fue su jefe en el sindicato por la presunta contratación de una agencia de detectives

Luis Rubiales y David Aganzo durante un acto en 2017.

Luis Rubiales y David Aganzo durante un acto en 2017. / Efe

3
Se lee en minutos

Cada día (o casi), un nuevo frente abierto para Luis Rubiales. David Aganzo, presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), ha presentado una denuncia ante la Guardia Civil contra el presidente de la RFEF por el presunto espionaje al que fue sometido en agosto de 2019, mediante la contratación de una agencia de detectives, según ha podido saber EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

Esta denuncia, cuya existencia ha sido confirmada a este diario por fuentes del sindicato, se suma a la que, por vía administrativa, ha interpuesto AFE ante el Consejo Superior de Deportes para su posterior elevación al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD), a raíz de los audios y documentos privados de Rubiales desvelados en el último mes por El Confidencial.

Según dichas informaciones, Rubiales encargó a la agencia Cryptex Europa SL que espiara todos los movimientos de Aganzo durante cuatro días de agosto de 2019, en el contexto de una moción de censura en AFE que no acabó prosperando y que ha sido interpretada en diferentes ámbitos del fútbol como instigada por el propio Rubiales.

"Interés espurio"

En un comunicado hecho público tras la revelación de estas informaciones, AFE ya censuró esta presunta práctica de Rubiales "entendiendo que en este caso no hay ningún interés legítimo para contratar los servicios de una empresa de detectives con la intención de investigar a su presidente y sí un interés espurio para dañar su imagen, su reputación y la del sindicato al que representa".

Dicho espionaje, además, habría sido pagado presuntamente mediante una factura falsa de 11.674 euros. "No se ha destinado nada de dinero público a espionaje, pero tampoco dinero privado. La Federación no tiene nada que ver con ese tema y no ha pagado nada", aseguró este lunes Rubiales durante la asamblea ordinaria de la RFEF.

Aganzo y Rubiales mantienen una profunda enemistad prácticamente desde que el segundo de ellos fue elegido presidente de la RFEF. Promovió como su sucesor al actual presidente del sindicato nacional (también lo es el mundial, FifPro) y a partir de entonces su relación saltó por los aires.

Más frentes

De este modo, se abre un nuevo frente judicial más para Rubiales, a la espera también de que el CSD decida si envía al TAD alguna de las dos denuncias recibidas contra Rubiales: una de la propia AFE y otra del Dux Internacional. El TAD, en tal caso, debería estudiar si sanciona o incluso inhabilitad al presidente de la RFEF.

AFE también ha enviado cartas a los presidentes de UEFA (Aleksander Ceferin) y FIFA (Gianni Infantino) "al entender que podría haber alguna responsabilidad penal o disciplinaria apelando a sus respectivos códigos de conducta", según anunciaron en su comunicado de hace unos días.

La vía procesal más avanzada es la de la Fiscalía Anticorrupción, que abrió el 19 de mayo una investigación tras la denuncia presentada por el presidente de la escuela de entrenadores CENAFE, Miguel Ángel Galán, por presunta corrupción en los negocios y administración desleal. La semana pasada, la RFEF aseguró que había enviado toda la información requerida por la Fiscalía y este lunes, el tío y ex jefe de gabinete de Luis Rubiales, Juan Rubiales, ya acudió a declarar de manera voluntaria.

Dos juzgados

El propio Galán ha interpuesto también una querella contra Piqué y Rubiales ante los juzgados de Majadahonda, mientras que Manos Limpias ha presentado una denuncia contra ambos, además del secretario general de la RFEF, Andreu Camps, y los abogados Tomás González Cueto y Ramón Caravaca en los de Plaza Castilla de Madrid.

Todavía está por ver cuál de ellos asume el caso, si bien apunta a Majadahonda, cuyo reparto está menos saturado que el de la capital y es además el correspondiente al lugar donde se cometieron los presuntos delitos, la Ciudad Deportiva de la RFEF en Las Rozas, según fuentes jurídicas consultadas por este diario.

Como explicó este periódico, la admisión a trámite de cualquiera de estas dos acciones judiciales conllevaría de manera automática el cese de las diligencias abiertas por la Fiscalía Anticorrupción. En tal caso, el Ministerio Público deberá remitirle todo lo que haya investigado y perderá el control de los tiempos sobre el caso y la exclusiva sobre la petición de diligencias a realizar.

Noticias relacionadas