ÚLTIMA JORNADA (42)

El Almería y el Valladolid ascienden a Primera y el Eibar firma un siniestro total ante el colista Alcorcón

  • El jeque Turki Al-Sheikh consigue devolver al equipo andaluz a Primera, categoría en la que estarán los pucelanos gracias al tropiezo eibarrés

  • El equipo de Ronaldo Nazario gana con solvencia al Huesca y Zarfino frustra, con un tanto en prolongación, el ascenso del Eibar, líder durante jornadas

  • El conjunto de Garitano jugará los 'playoffs' frente al Girona; el ganador se enfrentará al vencedor del Las Palmas- Tenerife de la otra eliminatoria

El delantero del Eibar, Francisco Sol (2i), intenta rematar ante el guardameta del Alcorcón, Jesús Ruiz, durante el encuentro correspondiente a la última jornada de segunda división que disputan hoy domingo en el estadio Santo Domingo, en la localidad madrileña.

El delantero del Eibar, Francisco Sol (2i), intenta rematar ante el guardameta del Alcorcón, Jesús Ruiz, durante el encuentro correspondiente a la última jornada de segunda división que disputan hoy domingo en el estadio Santo Domingo, en la localidad madrileña. / EFE / Fernando Alvarado

7
Se lee en minutos

Nada es lo que parece en Segunda División. Pero absolutamente nada. Si ves a un equipo colista como el Alcorcón, colista confirmado, descendido hace jornadas, lo mejor es respetarlo y plantearle un partido con absoluta seriedad. Sobre todo si eres el Eibar, líder durante un gran tramo de la temporada, y dependes de ti mismo para subir a Primera. Un gol en el descuento de Zarfino, que ya había frustrado el ascenso del Almería la pasada jornada, obliga al equipo vasco a jugar los playoffs

El Almería, el otro conjunto que ganaba si ascendía, tampoco ganó al Leganés, pero el empate (2-2) le sirvió para volver a Primera tras siete años. A la tercera fue la venida para el megaproyecto del jeque saudí Turki Al-Sheikh. El Real Valladolid de Ronaldo Nazario dependía de un pinchazo de alguno de los dos primeros. Aprovechó el tropiezo del Eibar, que llegó líder al lance final, para regresar a la máxima categoría solo un año después. Venció con holgura al Huesca (3-0) en un partido trabajado. 

Al equipo vasco le tocará jugar los playoffs frente al Girona, que terminó sexto tras no pasar del empate ante el Burgos (0-0). El otro duelo de las eliminatorias por el ascenso será un derbi canario entre la UD Las Palmas, cuarto después de superar al Sporting (0-1), y el Tenerife, quinto finamente tras perder contra el Cartagena (1-2). Los resultados no acompañaron al Real Oviedo, que a pesar del triunfo ante el Ibiza (3-2) se quedó a las puertas de la fase decisiva. Aunque a los jugadores ovetenses les fallaron los cálculos y celebraron sin tener en cuenta la diferencia de goles con el Girona.

El sur de Madrid compitió en intensidad con lo que sucedía en la capital, centrada en la celebración de la 14ª Champions. Santo Domingo (Alcorcón) y Butarque (Leganés) iban a decidir los ascensos a Primera División del Almería y del Eibar. En ambos campos, los locales no tenían más reto en juego que frustrar el sueño del rival, algo siempre apetecible en cualquier equipo con un mínimo de competitividad. El Leganés agitó primero el marcador con un gol de Borja Garcés en el minuto 8 que aprovechó un mal rechace de Pozo. 

El delantero melillense hizo palpables los nervios del equipo de Rubí, que llegaba a este desenlace tras perder una bola de partido la pasada semana ante, precisamente, el Alcorcón. El Almería consiguió sacarse de encima de la presión con un empate rápido que llevó la firma de Rodrigo Ely, uno de tantos jugadores rojiblancos que elevan el nivel de la categoría de plata. Se impuso a su marca en un remate a la salida de un córner. Recogió el rechace que él mismo generó para igualar el duelo. 

Pero el Almería tenía la mayor presión de todos los implicados. El proyecto del jeque saudí Turki Al-Sheikh, que compró en 2019 el club para subir por la vía rápida, no podía permitirse un nuevo tropiezo. Omeruo volvió poner en ventaja al Leganés de Nafti, un entrenador con un alto nivel de jerarquía y competitividad contra el que nadie querría jugarse un ascenso. Menos aún si el rival, el Leganés, es un claro candidato caído en la lucha por subir a Primera. 

El Alcorcón ha practicado mejor fútbol desde que se confirmó su descenso. Sin presión y siendo colista declarado dejó seco al Eibar en la primera mitad. Los grandes derrotados confesaron que jugaron en exceso con el resultado, demostrando una apatía que acabó en harakiri. El Real Valladolid, el tercero de esta película por el ascenso, esperaba un fallo de los líderes armeros o de los almerienses. Aunque para aprovechar el desliz rival tenía que vencer al Huesca en Zorrilla. Los de Pacheta tampoco fueron capaces de anotar en un primer acto eléctrico que terminó con dos palos.

El primero de Gaich, jugador oscense que pertenece a una taxonomía de futbolista peligroso en este tipo de partidos. El que busca demostrar lo que no ha sido capaz durante el curso.  No es el caso de Weissman, uno de los hombres franquicia del Valladolid, que envió al travesaño un testarazo tras una magnífica galopada de Plata. Era solo la advertencia de lo que vendría. Tras la reanudación se desencadenó la revolución pucelana. En la segunda que tuvo no falló el delantero israelí. Aunque su gol subió con suspense al marcador tras la revisión del VAR. 

Especular y sufrir

Cuando se abre la veda en ese tipo de partidos hay que ir con el cuchillo entre los dientes. Ni cinco minutos tardó el Valladolid en poner el 2-0, una ventaja crucial sellada por un jugador que ya había enseñado sus armas: Plata, quien aprovechó una deliciosa asistencia de El Yamiq. Ese gol ponía al equipo de Pacheta líder en el camino hacia Primera. La locura estaba desatada en una categoría que tiende a implosionar jornada tras jornada. 

El Almería sintió frío polar en Santo Domingo y en la cuerda floja aparecieron las enormes botas de Umar Sadiq, su jugador más diferencial, quien puso el empate a dos goles en Butarque. En ese momento, minuto 53 de la segunda parte, había un triple empate a 81 puntos que permitía el ascenso del Valladolid, como primer clasificado, y del Eibar, como segundo. El Almería, líder durante tantas jornadas en Segunda, estaba condenado a jugar los playoffs. Ahora sí, iba a experimentar lo que era depender de sí mismo, como el equipo vasco, porque los blanquivioletas tenían completamente controlado su partido. El Valladolid certificó el triunfo en el 80 y Zorrilla cedió la presión al resto.

Eguaras tuvo en sus manos convertirse en el héroe absoluto del ascenso del Almería. Pero precisamente un ex del Eibar como Asier Riesgo no estaba dispuesto a concederle este privilegio. Ejecutó una enorme parada. Pero quedaba un giro de guion final. Zarfino, un futbolista que sería una pieza importante en un equipo como el de Garitano, dio el segundo petardazo en menos de 15 días. Si hace una semana frustraba con su empate el ascenso del Almería, este domingo compensaba el favor y hundía en Santo Domingo el Eibar con un remate con la derecha tras pase de Hugo Fraile. 

Los 'playoffs', a partir del miércoles

Los azulgranas no tendrán tiempo para lamerse las heridas, porque este miércoles jugará la ida de los playoffs de ascenso frente al Girona. La vuelta será en Ipurúa el fin de semana. El otro duelo será el derbi canario entre UD Las Palmas y Tenerife.  El Real Oviedo era el aspirante. Necesitaba ganar y esperar un favor de secundarios como el Sporting ante la UD Las Palmas, con quien el pacto parecía de difícil; o del Burgos, una de las revelaciones de Segunda, frente al Girona. 

Pero antes de mirar a campos ajenos, los de Ziganda tenían que resolver la papeleta ante el Ibiza, con nada y todo en juego. Un equipo más de los implicados que tenía trampa: Paco Jémez y el deseo de bordar una temporada que ha sido magnífica para un recién ascendido. Golpearon primero los locales en el Tartiere por medio de Borja Sánchez.

Empató Claverías para los visitantes. Vuelta a empezar. Apareció la efectividad de Borja Bastón, un delantero letal en cualquier división, para devolver la ventaja al Oviedo. Apagó la euforia Davo con un golazo que fue más que un empate. Bastón firmó un doblete al final, desde el punto de penalti, pero ya no importaba. La historia terminó para los de Ziganda, no así en el caso de los cuatro involucrados en los playoffs que se decidirán, como todo en esta categoría, con sudor y lágrimas.

Noticias relacionadas