BALANCE DE LA TEMPORADA

Los 10 protagonistas de LaLiga: la estrella de Benzema, la clase de Pellegrini o el adiós de Luis Suárez

  • El ariete francés se ha erigido como el gran jugador del Real Madrid y del campeonato nacional: pichichi y uno de los máximos asistentes en una dupla mortal con Vinicius

  • Bono le da el primer Zamora al Sevilla, que se consolida en Champions, y lo hace por delante de Courtois, otro de los referentes del núcleo duro de Ancelotti

Benzema y Bono, ’pichichi’ y ’zamora’ de LaLiga, en un Real Madrid-Sevilla.

Benzema y Bono, ’pichichi’ y ’zamora’ de LaLiga, en un Real Madrid-Sevilla. / Archivo

8
Se lee en minutos

La salida de Leo Messi del Barcelona en agosto dejaba a LaLiga huérfana de grandes estrellas. Jugadores que, más allá de los números de un curso, están por historia y marca un punto por encima. Aquellos álbumes de cromos donde Cristiano Ronaldo aparecía enfrentado al argentino eran historia.

La portada del Panini 2021/22 fue un diseño coral en el que aparecía, a la altura del resto, la gran estrella de esta temporada: Karim Benzema, máximo goleador con 27 goles del curso que acaba de clausurarse. 

Pero hay más protagonistas individuales. Desde Bono, el primer Zamora en la historia del Sevilla hasta Aspas, el incombustible máximo goleador nacional del Celta (privilegio compartido con Raúl de Tomás), pasando por Pellegrini, padre de un Betis de autor o por técnicos de primeros auxilios como Quique Sánchez Flores (Getafe).

También hubo mitos caídos, tal que Jorge Molina (Granada) o Morales (Levante) y otros como Pedri (Barça) que reverdecerán el próximo curso. No llegarán megajugadores, proyectos en extinción, pero se mantendrán referentes en sus campos de actuación.

KARIM BENZEMA

La incontestable estrella de esta temporada. Un jugador que se ha superado a sí mismo con un sinfín de recursos que, ahora mismo, le convierten en un futbolista de proyecto. Incluso a sus 34 años, rejuvenecidos con 27 goles y 12 asistencias, cifras con las que supera cualquiera de sus registros anteriores. Un curso de acierto y esfuerzo para Karim Benzema. A su lado ha explotado Vinicius, con el que ha hecho una pareja infalible e intergeneracional. El brasileño termina con 17 goles y 10 asistencias. Dos imprescindibles del núcleo duro de Ancelotti que ha dominado con solvencia el campeonato nacional. Karim ha ocupado el lugar de gran estrella.


/ EFE

YASSINE BONO

El portero menos goleado de LaLiga y primer Zamora para un Sevilla que en su historia ha tenido a cancerberos como Palop. En los 31 partidos que ha disputado ha encajado 24 tantos y ha firmado 13 porterías a cero. Lopetegui lo reservó frente al Atlético en el último encuentro para no empeorar su coeficiente. Se perdió parte del curso por la Copa África y el covid. Su coeficiente fue mejor que el Courtois (0,77 frente a 0,81), otro de los puntales del campeón. Los dos han sido porteros que han ganado puntos. El internacional marroquí compensó además la falta de acierto ofensivo del conjunto hispalense, que terminó con Rafa Mir (10 goles) como máximo realizador.


/ Efe

PEDRI GONZÁLEZ

El Golden Boy 2021 sacó de la depresión al Barça durante los meses que cogió la batuta del equipo azulgrana. Empezó la temporada sin descansar de la maratón que le llevó a jugar la Eurocopa o los Juegos Olímpicos. Se lesionó en el primer gran varapalo de los múltiples sufridos por el conjunto azulgrana: en el 3-0 del Benfica en Champions. Regresó en enero, para la Supercopa, ya con Xavi en el banquillo, quien lo convirtió en su faro espiritual a pesar de sus 19 años. Volvió a romperse en el infausto Barcelona 2 - Eintracht 3. Antes, protagonista en el triunfo del Clásico, en la racha que ha permitido al Barça ser segundo, y con la selección española. Arquitecto del presente del club junto a Ansu Fati.


/ Archivo

MANUEL PELLEGRINI

El Betis ha sido uno de los grandes animadores de LaLiga y eso tiene un gran responsable: Manuel Pellegrini. El técnico chileno ha hecho disfrutar a la afición verdiblanca hasta el punto de repetir clasificación europea y con la guinda de la Copa del Rey. Si hay que individualizar el éxito de un equipo que no para de crecer, hay que hacerlo en la figura de su entrenador, que ha sabido sacar lo mejor de un núcleo de virtuosos liderados por Fekir y Canales. Pellegrini ha hecho de la competitividad interna una virtud. La mejor evidencia, en la delantera, donde han sobresalido, según la fase del campeonato, un cazagoles como Juanmi o el MVP copero Borja Iglesias. Un equipo de autor como lo es también la Real Sociedad de Imanol Alguacil, que tras la grave lesión de Mikel Oyarzabal ha sabido reinventarse para mantener a los donostiarras una temporada más en la Europa League.


/ Efe

ANDONI IRAOLA

Ninguno de los tres equipos ascendidos (Espanyol, Mallorca y Rayo) ha vivido un efecto yo-yo, pero solo uno ha terminado la temporada con el mismo entrenador que consiguió devolverlos a Primera. El Rayo de Andoni Iraola, una relación de amor que acaba de prolongarse una temporada más. Al técnico vasco, debutante en la categoría como entrenador, aunque de sobra conocida para él como jugador del Athletic, no le hizo falta recurrir al flamante fichaje de Falcao. Las lesiones pudieron con el colombiano, no así con los franjirrojos, que vivieron la Navidad en puestos de Champions. El bloque del curso pasado aguantó igualmente hasta las semifinales de Copa. El cansancio hizo mella en la segunda vuelta, pero el equipo nunca se cayó del todo hasta firmar una salvación sin apuros.


/ Archivo

IAGO ASPAS

Por cuarta vez en su carrera, Iago Aspas ha sido el máximo goleador nacional de LaLiga. Esta vez, comparte galardón con Raúl de Tomás, delantero del Espanyol. Ambos finalizaron la temporada con 17 tantos. Aunque la influencia del ariete del Celta va más allá de los números. A sus 34 años, conserva el instinto callejero y hace valer el sentido de pertenencia a un club más allá de los títulos que pueda brindarle. Un ejercicio similar al realizado por otros futbolistas de larga carrera como Raúl Albiol (Villarreal), Joaquín (Betis), Diego López (Espanyol), Morales (Levante) o Jorge Molina (Granada). Los dos últimos fueron protagonistas voluntarios y de forma cruel del descenso de los equipos a los que mantuvieron con vida.


/ Efe

QUIQUE SÁNCHEZ FLORES

Si a principio de temporada a un aficionado del Getafe le dicen que su equipo iba a salvarse sin grandes apuros, habría pedido una nueva bola de cristal. Hasta la octava jornada, con Míchel al frente, el equipo sumaba un solo punto. Había un cortocircuito en el sistema azulón que nadie era capaz de resolver. Hasta que llegó un viejo conocido como Quique Sánchez Flores para reflotar al club. Un trabajo de picapedrero con un artillero de referencia como Enes Ünal, autor de 16 goles. Otros giros de timón positivos: el protagonizado por Francisco en el Elche en una perfecta asociación de intereses o los salvadores de Aguirre en el Mallorca y Sergio en el Cádiz.


/ Efe

LUIS SUÁREZ

Esta temporada también ha supuesto la despedida de jugadores que han contribuido al desarrollo de LaLiga, incluso con diferentes camisetas. Es el caso de Luis Suárez, que puso fin a su etapa como jugador del Atlético después de una temporada con un nivel netamente inferior a la anterior, donde fue clave en la consecución del campeonato. El uruguayo dio una auténtica lección de cómo reivindicarse en el campo tras su salida del Barça. El campeonato que acaba de cerrar la persiana pierde a referentes de club como Oier Sanjurjo, despedido en el Sadar con los honores que merece. En los banquillos quedan demasiados frentes abiertos, pero la salida más importante por impacto y trayectoria puede ser la de Marcelino en el Athletic después de luchar por Europa hasta el final y en todos los torneos coperos.


/ Archivo

JORGE MOLINA

Él y solo él consiguió que el Granada llegara dependiendo de sí mismo para salvarse en la última jornada. Falló el penalti que habría dejado al conjunto nazarí en Segunda. No es un tópico: para fallarlo hay que tirarlo. Jorge Molina lo hizo después de haber liderado a un equipo destartalado durante tantas jornadas. Un conjunto atrapado en el recuerdo de un curso anterior de ensueño, viajando por Europa. Con lágrimas en los ojos, a sus 40, le dijo a la afición que renovará. Igual de relevante fue el papel de Alessio Lisci como técnico en el estrellado Levante, al que sacó de su miseria emocional, aunque no pudo impulsarlo hasta la salvación de la categoría. O el de Joselu en el Alavés, al que nutrió de goles en una temporada famélica que, desde el principio, estaba abocada al desastre.


/ Efe

JOSÉ BORDALÁS

LaLiga necesita héroes, pero también villanos. Aunque son dos etiquetas fácilmente intercambiables. Bordalás es el perfecto ejemplo. Elevó a la máxima potencia al Getafe lo que le permitió dar un previsible paso hacia delante al fichar por el Valencia. Pero el conjunto che ha demostrado ser una casa en ruinas donde el alicantino, además de los problemas internos, ha hecho frente a todo tipo de injerencias externas. Finalista de Copa y en medio de la tabla en LaLiga, su nombre ha estado en boca de la mayoría de entrenadores, con los que se ha enfrentado en el campo y en rueda de prensa. Lo ha hecho a través del debate del estilo, tan manido en los últimos tiempos. Acusado de plantear interrupciones en el juego, se ha rebelado sacando estadísticas de cómo el Valencia era el equipo que más faltas recibe. Sin duda, uno de los animadores de LaLiga, tan necesitada de símbolos, sea cual sea el resultado de su combinación.


/ Agencias

Noticias relacionadas