FÚTBOL

Las grandes diferencias económicas entre terminar LaLiga en segunda, tercera o cuarta posición

  • La posición final de Barcelona, Atlético y Sevilla impactará en al menos 17 millones de euros en sus ingresos por derechos de televisión

  • A esa cantidad habría que sumar la que percibirá el equipo que quede segundo por disputar la Supercopa, una cifra variable

Koke, Busquets y Suárez durante el último partido entre el FC Barcelona y el Atlético de Madrid.

Koke, Busquets y Suárez durante el último partido entre el FC Barcelona y el Atlético de Madrid. / Alejandro García / Efe

4
Se lee en minutos

Con el Real Madrid a solo un punto de cantar el alirón, puede parecer que lo único que se juegan los equipos que le suceden es atar su clasificación para la próxima Champions. Que con acabar entre los cuatro primeros basta, pues del segundo a cuarto todos reciben idéntica recompensa continental. Sin embargo, Barcelona (2º, 63 puntos), Sevilla (3º, 63) y Atlético (4º, 61) se juegan en estas cinco últimas jornadas algo más que eludir la persecución de Betis (5º, 57) y Real Sociedad (6º, 55). [CONSULTE LA CLASIFICACIÓN DE LALIGA]

Más allá de que solo el segundo disputará la próxima Supercopa de España (junto a Madrid, Betis y Valencia), con lo que ello supone para las arcas de los clubes, la posición de cada club al final de temporada determinará en parte los ingresos por derechos de televisión que reciba durante los cinco próximos cursos. Una variable nada desdeñable, pues la diferencia entre quedar segundo o cuarto en LaLiga equivale a un mínimo de 17 millones de euros en las cuentas de los clubes.

Reparto legal

Para explicar de dónde surge este cifra hay que recurrir al Real Decreto ley 5/2015 de 30 de abril, que rige los criterios para el reparto de los ingresos por derechos de televisión obtenidos por LaLiga y que en un futuro próximo también regirá la distribución del dinero de la liga femenina profesional.

El Decreto establece que, en Primera División, la mitad de los ingresos totales se divide a partes iguales entre los 20 participantes. Un cuarto va en función de la implantación social (abonos, taquillas y generación de recursos para el conjunto de la competición) y otro 25% se reparte tomando como referencia la clasificación liguera del club en cuestión en las cinco últimas temporadas.

Aquí radica la diferencia, dado que el primer clasificado recibe un 17% de ese cuarto del total de ingresos, mientras que el colista de cada curso se queda con un 0'25%, en una tabla progresiva: el segundo se queda un 15%, el tercero un 13%, el cuarto un 11%...

Tomando como referencia la cifra total de reparto de la temporada 2020/21, que fue de 1.444,7 millones de euros (cifra que engloba los derechos de televisión nacionales y los internacionales), el segundo clasificado de esta Liga recibirá por su posición final unos 57 millones de euros, el tercero cobrará 49,5 millones y el cuarto se quedará con 40 'kilos'.

Cinco temporadas

Cifras, no obstante, que los clubes no cobrarán de golpe, puesto que su posición final de cada temporada repercute en sus ingresos de las cinco siguientes. Un ejemplo para entenderlo mejor: los ingresos de un club esta temporada vienen condicionados en un 35% (de la parte correspondiente al reparto por clasificación liguera) por su puesto en esta misma temporada, en un 20% por la que obtuvieron en la campaña 2020/21 y por un 15% de cada una de las tres anteriores.

Todas estas cifras tienen además un impacto directo en los límites salariales de los equipos de cara al mercado de verano. El que quede segundo clasificado recibirá una inyección de 21,5 millones de euros por su clasificación, mientras que el que quede cuarto se quedará con 13,9. Esto significa, a grandes rasgos (porque hay letra pequeña), que el segundo podrá invertir 7,6 millones más en su plantilla de la próxima temporada que el cuarto. El tercero, por su parte, recibirá 19 'kilos'.

Puesto que, escrito queda, su posición esta temporada repercute en las cinco siguientes, cada equipo arrastrará durante un lustro las consecuencias, también en sus límite salariales. Al final de la temporada 2026/27, el equipo que quede segundo habrá tenido la capacidad de invertir 17 millones de euros más en su plantilla que el que haya terminado cuarto.

A estas diferencias de ingresos derivadas de los ingresos de televisión hay que sumar también las que surgen de disputar o no la Supercopa de España. En este caso la cuenta es más compleja, dado que cada competidor recibe diferentes recompensas económicas en función de su caché. A nivel meramente estimativo, acudir el próximo mes de enero a Arabia Saudí podría reportarle seis millones al Barça, cuatro y medio al Atlético y algo menos al Sevilla. Es decir, que en el caso de los azulgrana, ser cuarto en vez de segundo puede provocar una merma acumulada de sus ingresos de unos 23 millones de euros.

Cambios en los límites salariales

La Comisión Delegada de LaLiga aprobó este miércoles variaciones en el cálculo de los límites salariales, destinadas a amortiguar el impacto de las pérdidas económicas derivadas del Covid-19. El impacto de ese déficit podrá distribuirse a lo largo de cinco temporadas, en lugar de tener que ser absorbido íntegramente de cara a este mercado de verano. De este modo, para la próxima temporada solo se descontarán el 15% de las pérdidas Covid generada por los clubes, un 20% en las dos siguientes y un 22,5% en cada uno de las dos posteriores. Además, los equipos con límite salarial excedido podrán seguir beneficiándose de la norma que les permite utilizar un excedente del dinero que liberen por traspaso o baja de 'jugadores franquicia', aquellos cuyo salario supere el 5% del total. Hasta ahora podían utilizar libremente el 50% de ese dinero, una cantidad que para el mercado de verano se reduce al 33% y que posteriormente se reducirá hasta el porcentaje habitual, un 25%.

Noticias relacionadas