FÚTBOL FEMENINO

El Gobierno blindará la venta conjunta de los derechos de TV de la liga femenina

  • El CSD trabaja en la modificación del Real Decreto-ley 5/2015 para equiparar la comercialización audiovisual de las principales competiciones de hombres y mujeres

  • Los 16 clubes de la nueva liga se reunirán en los próximos días para levantar acta de la creación de la nueva sociedad y convocar sus primeros comicios para elegir presidente

  • Ainhoa Tirapu y Maria Teixidor han anunciado su deseo de presidir la competición, pero la favorita es una candidatura que todavía no ha querido salir a la luz

El Gobierno blindará la venta conjunta de los derechos de TV de la liga femenina
5
Se lee en minutos

Tras la aprobación de los estatutos que le conceden la categoría de liga profesional, el Gobierno prepara una modificación del Real Decreto-ley 5/2015 para blindar la comercialización conjunta de los derechos de televisión de la liga femenina de fútbol. El objetivo del Ejecutivo de Pedro Sánchez es equiparar las condiciones en las que las principales competiciones de hombres y mujeres explotan sus contenidos audiovisuales.

Fuentes del Consejo Superior de Deportes confirman a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que ya se está trabajando en ese cambio normativo, remarcando que en ningún caso afectará a las competiciones masculinas que se someten a este decreto (Primera y Segunda División, Copa del Rey y Supercopa de España).

El objetivo es que la igualdad que se ha promovido desde el organismo, primero bajo la presidencia de Irene Lozano y ahora con José Manuel Franco al frente, para la profesionalización de la liga femenina tenga también ese reflejo legal en la forma en que los clubes venden sus derechos audiovisuales.

El Decreto

El Real Decreto-ley 5/2015 cambió por completo la manera en que los equipos masculinos explotaban sus derechos audiovisuales. Hasta entonces, cada club negociaba por su cuenta con productoras y operadoras, principalmente con Sogecable y en los últimos años con Mediapro, lo que acabó derivando en la llamada 'guerra del fútbol'. La primera de las muchas que ha habido en las última década y media.

Bajo la presidencia de Mariano Rajoy, LaLiga consiguió impulsar este cambio. Los clubes seguían (y siguen) siendo los titulares de sus propios derechos audiovisuales, pero la capacidad de comercialización pasaba a manos del organizador de la competición: LaLiga en el caso de Primera y Segunda y la RFEF para la Copa del Rey y la Supercopa de España.

Esta modificación, muy criticada por los clubes más poderosos porque promovía una mayor equidad en la distribución de ingresos totales, contribuyó al saneamiento del fútbol español y a incrementar su competitividad en el mercado europeo, además de a la estandarización del producto LaLiga y a impulsar su internacionalización.

Ahora el Gobierno quiere que la nueva liga femenina, que arrancará la próxima temporada, se guíe por parámetros similares. Los estatutos recientemente aprobados ya recogen que la venta de los derechos de televisión se realizará de forma conjunta, pero desde el CSD buscan que ese acuerdo tenga un rango superior.

Letra pequeña

Lo que todavía no está decidido es el desarrollo normativo en el caso particular de la liga femenina. El Real Decreto-ley 5/2015 recoge las condiciones del reparto de los ingresos de cada una de las competiciones por separado, en función de sus peculiaridades y ahora deberá hacerlo también con la nueva competición profesional. O, en su defecto, dejarlo en manos de los propios clubes.

Esta modificación, en todo caso, no podrá hacerse efectiva hasta que se constituya la asociación deportiva que se encargará de gestionar la competición profesional. Los clubes vienen trabajando en las dos semanas que han pasado desde la aprobación de los estatutos para armar la estructura burocrática necesaria que desembocará en la constitución formal de la liga: CIF, sede, nombre oficial...

Clubes consultados por este diario prevén que en el plazo de dos semanas se redacte el acta de constitución de la nueva sociedad y sea firmado por los 16 clubes que forman la competición. A partir de entonces, se designará a seis de ellos para que formen una comisión que ponga en marcha un proceso electoral para elegir a los primeros presidente y vicepresidente de la liga. "Antes de que acabe abril estará todo lanzado, con un presidente o presidenta ya elegido", coinciden varios de estos clubes.

¿Una presidenta?

Desde el Gobierno ya han mostrado públicamente su deseo de que sea una mujer quien esté al frente de la nueva liga profesional y hasta ahora las dos candidaturas que se han hecho públicas están, en efecto, conformadas por mujeres. Pero está por ver que no sea un hombre quien acabe presidiendo la competición.

Las primeras en salir a la palestra, en una fecha tan significativa como es el 8 de marzo, fueron Ainhoa Tirapu y Dolores Martelli, con la ex futbolista del Athletic como presidenta y la ex directora de fútbol femenino de la RFEF como vicepresidenta. Posteriormente, el día en que se aprobaron los estatutos, la ex directiva del Barça Maria Teixidor anunció su candidatura a la presidencia, con Reyes Bellver como número dos.

Ambas se definen como candidaturas independientes y trabajan ahora para superar el primer corte, la consecución de un mínimo de cuatro avales que les conviertan en candidatas de pleno derecho al proceso electoral. Por pura matemática, y dado que cada uno de los 16 clubes solo puede avalar a una candidatura, el número máximo de candidatos finales será de cuatro.

Candidatura tapada

Pero lo previsible es que no se llegue a esa cifra. Existe una candidatura que por ahora se mantiene tras bambalinas que, según las fuentes consultadas, cuenta con el apoyo de un buen número de clubes. No han salido todavía a la palestra públicamente porque entienden que hacerlo antes de tiempo solo les generaría un potencial desgaste mediático innecesario.

"Esto no es una consulta popular, en la que vota la ciudadanía. Aquí votan 16 y lo importante es ganarse esos votos con discreción, no convencer a los aficionados a través de los medios", apuntan fuentes próximas a esta candidatura que permanece oculta y que, aseguran, está encabezada por una persona con amplia experiencia en la gestión del fútbol femenino.

Una vez resuelta la estructura directiva de la nueva liga profesional, pasarán al primer plano un buen número de tareas pendientes antes del descorche de la competición. Una de ellas, y de ahí que el Gobierno ya trabaje en la modificación del 5/2015, será la adjudicación de los derechos audiovisuales en España.

Los clubes confían en que Mediapro retome su apuesta por el fútbol femenino tras este año de zozobra y que otros agentes como Movistar y Dazn puedan entrar en la puja por emitir los partidos. Para más adelante, aunque con cierta prisa, quedarán el convenio de coordinación con la RFEF y las negociaciones del nuevo convenio colectivo, entre otras cuestiones.

Noticias relacionadas