CRÓNICA

Una foto de Felipe VI del año 99, novelas en gallego y poemas japoneses: la reina Letizia se calza las deportivas para inaugurar la Feria del Libro

La monarca se ha llevado casi una treintena de títulos de los 14 expositores que ha visitado, seguida de un séquito de editores, libreros, autoridades y vecinos de Madrid 

La reina Letizia es una apasionada de la literatura y  es fiel a una de sus citas favoritas del año

La reina Letizia es una apasionada de la literatura y es fiel a una de sus citas favoritas del año / EFE

Marta Alberca

Marta Alberca

Parecía que el calor no iba a llegar, pero hoy, los asistentes a la inauguración de la edición número 83 de la Feria del Libro de Madrid, buscaban la sombra entre millones de libros y cientos de casetas. Cualquier rincón, por pequeño que fuera, era apto para refugiarse de los rayos del sol. También los hay quienes solo querían hacerse hueco entre la multitud para ver a la protagonista de la jornada, la reina Letizia, que en deportivas llegaba muy puntual a su cita anual con autoridades, libreros, editoriales y periodistas que, a la carrera, evitábamos que los ciudadanos cogieran mejor sitio que nosotros para intentar descubrir qué títulos escogía su majestad en esta ocasión

Ha sido una tarea difícil abrirse paso entre las señoras que coreaban: “¡Viva la reina!”; los adolescentes que luchaban por hacerse un selfie con ella; los escolares que gritaban: “¡Mamá, voy a salir en la tele”!; y aquellos que con fotos de la Casa Real deseaban que Letizia pudiera firmarla. He de decir que, aun con el amplío cordón de seguridad, alguno se ha ido a casa contento por haber conseguido su propósito. En medio de este escenario con cierto parecido a una gimkana o a la cola del concierto de Taylor Swift lleno de swifties, Letiza ha cumplido con sus objetivos: dar el pistoletazo de salida a la fiesta literaria más importante del año, y llevarse casi una treintena de ellos. 

La reina ha estado acompañada por multitud de autoridades como el ministro de Cultura, y la presidenta de la Feria del Libro

La reina ha estado acompañada por multitud de autoridades como el ministro de Cultura, y la presidenta de la Feria del Libro / EFE

Autoras, poesía y en diferentes idiomas

En total ha visitado 14 puntos, primero los de carácter institucional, la caseta de la Policía Nacional, el Ministerio de Cultura, el estand del Ayuntamiento y el de la Comunidad de Madrid. Lo interesante ha empezado en el Espacio Octogonal, en el que por primera vez 15 editoriales pequeñas comparten el mismo lugar. Ahí, Las Afueras le ha regalado Como bestias de Violaine Bérot, Premio Libro del Año en la categoría de Ficción de la Asociación de Librerías de Madrid 2023, y en Tránsito le han obsequiado con Ya casi no me acuerdo de Clara Morales y Solo quería bailar de Greta García. Le ha seguido el expositor de Acantilado, donde le han recomendado Las reinas del mar de Mauricio Wiesenthal, La escuela del alma de Josep María Esquirol, Valentino de Natalia Ginzburg, y El murmullo del agua de María Belmonte. 

La reina, que en más de una ocasión ha vestido de alguna firma de moda gallega, también ha demostrado que la literatura nacida en esta tierra le convence. Por eso, de la caseta de Alvarellos, un sello familiar nacido en Lugo, se llevado Poesía mínima de Helena Villar Janeiro, un libro de haikus japoneses, “combina tres lenguas, el castellano, el gallego y el inglés, seguro que le gusta”, comentaba Henrique Alvarellos, dueño de la editorial. No es el único que ha escogido de este género, de la caseta de Papeles Mínimos Ediciones, ha comprado Guadarrama, del poeta granadino, Luis Muñoz. 

Letizia ha decidido llevarse varios libros escritos en gallego

Letizia ha decidido llevarse varios libros escritos en gallego / EUROPA PRESS

Una foto del rey, protagonista

La anécdota de la jornada se ha producido en la librería La Felipa cuando su dueño, Juan José Asenjo, le ha regalado marco con las tres fotos de la visita que Felipe VI hizo a esta caseta en la edición del año 1999, “en ellas se ve cómo el rey se llevó un libro de cocina y le regalamos también una morcilla, porque antes cuando se compraba algún ejemplar de gastronomía dábamos algo de comer”, cuenta a los periodistas. Dice que Letizia no se esperaba para nada la sorpresa, “de hecho me ha confesado que ese mismo año, ella era reportera de TVE de la Feria del Libro”, relata entre risas. 

Otro momento improvisado ha sido cuando su majestad se ha dirigido al estudio de radio que RNE ha montado en pleno pulmón de la feria, donde el grupo de indie Vetusta Morla se encontraba haciendo una entrevista y la reina les ha saludado en directo y les ha preguntado qué libro estaban leyendo. No ha sido el último, los editores de la novela póstuma de Gabriel García Márquez, En agosto nos vemos, le han entregado una copia, y ella les ha confesado que ya lo había leído. Entre los millones de ejemplares que hay en los 359 expositores seguro que podemos encontrar Letizia en Vetusta, de Martín Bianchi Tasso. No sabemos si la monarca ya lo ha leído, pero lo que sí podemos confirmar es que no ha sido uno de los elegidos en su paseo. 

La Feria del Libro estará abierta hasta el próximo 16 de junio. El año pasado, a pesar de las lluvias frecuentes, registró más de 1.100.00 visitantes, una cifra que se debería poder superar este año si el tiempo acompaña; fueron más de 4.000 los autores que acudieron a firmar y las ventas se situaron por encima de los 11 millones de euros. El presupuesto con el que cuentan este año es de 1.741.000 euros.