FENÓMENO DE AUTOAYUDA

El fenómeno inaudito de Marian Rojas, la persona que más libros vende en España: "Tiene la misma base que el pensamiento religioso"

La psiquiatra Marian Rojas Estapé.

La psiquiatra Marian Rojas Estapé. / EPE

  • La psiquiatra Marian Rojas Estapé es un fenómeno editorial nunca visto: sus dos libros fueron los más vendidos en 2022, pese a estar publicados en años anteriores

  • Su discurso combina pensamiento positivo e ideología conservadora

11
Se lee en minutos

¿Puede un repartidor de Glovo cuya madre ha enfermado en Venezuela conseguir el dinero que necesita para el tratamiento poniendo, sencillamente, "ilusión y pasión" en su trabajo? Según la escritora que más vende en España, sí. Este es el pasaje:

"Vio mi libro encima de la mesa y me preguntó cómo podía hacer para que le pasasen cosas buenas a un repartidor de Glovo. No tenía duda.

—Los repartidores acudís a las casas, pero el contacto que se genera con el comprador es casi imperceptible. En muchas ocasiones, uno no ve la cara del otro, le tapa el casco, y ese instante dura por lo general menos de quince segundos. Yo te recomiendo que pongas ilusión y pasión en tu trabajo. Por dos razones: la primera es que cuando introduces pasión en tu vida surgen cambios neurológicos importantes en tu cerebro; la segunda es que cuando actúas desde la ilusión, la gente lo capta, lo percibe y pueden suceder cosas maravillosas. Alguien con ilusión se convierte en persona vitamina. — Y por supuesto le hablé de la oxitocina.

Unas semanas más tarde, Juan me telefoneó. Había acudido a entregar comida a las afueras de Madrid. Desde hacía unos días había cambiado su "forma de entrega": saludaba al que abría la puerta, se quitaba el casco, sonreía... Y un mediodía algo sucedió.

Estaba en el jardín de una casa donde había entregado un pedido. Fue amable con el dueño y le dijo que la comida todavía estaba caliente y que había oído en la cocina que si la recalentaba perdía sabor. El señor, muy cordial, le comentó que a la mañana siguiente empezaba a entrevistar para contratar un conductor. (...)

—Fui sincero, le narré mi historia y la enfermedad de mi madre. Me ha contratado. Marian, tu consejo me ha servido de mucho. Gracias de corazón.

(...) El señor que le contrató trabaja en un banco y ayudó a Juan a conseguir el dinero que necesitaba para el tratamiento de su madre. Siempre que pienso en su historia me emociono".

Moraleja: ¿está mal? No esté mal. Vaya usted a trabajar con alegría y ya verá cómo se alinean los planetas para solucionarle sus (graves) problemas. Y si no se solucionan, quizá es que no sonrió suficiente.

Un fenómeno editorial inaudito

Marian Rojas Estapé (Madrid, 1983) es, además de médica psiquiatra, escritora superventas y autora del fragmento que acaba de leer. Publicó su primer libro —Cómo hacer que te pasen cosas buenas, Ed. Espasa— en 2018; desde entonces, se ha convertido en un gran fenómeno que sorprende hasta a los veteranos de la industria editorial.

Según los datos de ventas elaborados por la consultora GFK y a los que tuvo acceso EL PERIÓDICO DE ESPAÑA en noviembre, Rojas no solo es la autora de no ficción que más vende. Es también la segunda autora de no ficción que más vende. En la semana analizada, sus obras copaban el primer y segundo puesto de la lista. Juntos, Cómo hacer que te pasen cosas buenas y Encuentra tu persona vitamina —publicado en verano de 2021— acumulan más de 560.000 copias vendidas por valor de once millones de euros en España. Los autores suelen llevarse el 10% de las ventas, de modo que Rojas habría ganado ya más de 1,1 millones de euros con sus libros. El suyo es un dato solo comparable al de Carmen Mola, ganadora del Premio Planeta 2021 y cuyos libros superan los 600.000 ejemplares vendidos, con la diferencia de que Mola escribe ficción y no es una autora, sino tres (tres escritores escondidos bajo un único pseudónimo).

"Fue la más vendida en 2022 y sigue siendo la más vendida de calle. Nunca había pasado antes que el mismo autor copara el número uno y el dos", analizan con asombro fuentes del sector. También, indican desde la editorial, "es la primera vez que estos dos puestos son ocupados por libros no publicados durante el año, sino que son títulos editados en años anteriores convertidos en auténticos fenómenos editoriales".

En el momento de escribir estas líneas, Rojas tiene el honor de liderar la lista de podcasts más escuchados en Spotify. Fue, según datos de la plataforma, el quinto podcast más escuchado de España el año pasado. Es una extensión del contenido que aparece en los libros, como lo son los vídeos de su canal de YouTube (619.000 suscriptores) y la ingente cantidad de clips con intervenciones suyas que se viralizan en TikTok. Por eso algunos medios la presentan como la "psiquiatra influencer".

Su discurso combina pensamiento positivo y conservadurismo: participó, por ejemplo, en un vídeo contra la "ideología de género" de una productora cristiana y acudió a una manifestación antiabortista apoyada por Vox. "Se lió en redes, pero no tuvo ningún efecto sobre las ventas", reconocen las fuentes editoriales consultadas.

"Hay una capitalización del malestar y una necesidad de alejar las explicaciones del contexto", considera el psicólogo y divulgador Ramón Nogueras al ser preguntado por el éxito de los libros de autoayuda.

"Desplazamos la responsabilidad contextual de los problemas al individuo. Tú tienes precariedad laboral y no sabes si puedes formar una familia: soluciónalo encontrando a tu persona vitamina o con pensamiento positivo. Tiene la misma base que el pensamiento religioso", continúa. "Si no lo consigues, es que no has pensado lo suficientemente fuerte. Marian Rojas pertenece a un grupo de autores, como Mario Alonso Puig, que es estomatólogo, o Víctor Kuppers, que es coach, que son los grandes nombres de la autoayuda. Y la autoayuda por definición es acientífica. Este pensamiento mágico de que si mejoras tu actitud te pasarán cosas buenas no tiene una sola explicación basada en la ciencia."

Actitud y hormonas

Para Rojas, y según se desprende de la lectura de sus libros, lo más importante es la actitud. "No podemos elegir gran parte de lo que nos sucederá en la vida, pero somos absolutamente libres, todos y cada uno de nosotros, de elegir la actitud con la que afrontarlo", dice uno de los fragmentos más subrayados de Cómo hacer que te pasen cosas buenas. Además, la autora estructura cada libro en torno a una hormona: el primero habla del cortisol, vinculado al estrés; y el segundo de la oxitocina, coloquialmente conocida como hormona del amor. El problema de base, según varios psicólogos consultados, es que no hay hormonas específicas de nada.

"No hay una relación unívoca. La oxitocina aumenta durante el orgasmo y el parto, pero también lo hace el cortisol. No podemos decir que tal hormona cause tal cosa, ni que todos los besos aumenten la oxitocina", considera Aitor García, experto en terapia conductual. Rojas propone una revolución del abrazo —"regar con chorros de oxitocina a las personas que nos gustan"— ante la que los expertos arquean la ceja. "Yo tengo contacto con gente autista, a la que no le suele hacer gracia que la abracen. Me contestaron al tuit diciendo: cosas de neurotípicos", continúa García.

"Es como la máquina de abrazos de The Big Bang Theory", añade el psicólogo Carlos Sanz. "No digo que el contacto físico sea malo, pero no por abrazar a una persona vas a segregar oxitocina. Es lo que llamamos 'cerebrocentrismo' o 'biologicismo'. He visto a Rojas explicar crisis de pareja por intoxicación de cortisol. Usted no puede vivir preocupado por sus niveles de cortisol. ¿No estará la pareja en crisis por determinadas conductas?", sostiene. "Los psicólogos lo vemos al revés. Yo estoy convencido de que hay gente que se ha suicidado con el cerebro lleno de serotonina, porque el suicidio es multifactorial. Es esa visión tan limitada la que critico".

Ana González-Pinto es patrona de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental. Defiende que ni tanto, ni tan calvo. "Las enfermedades del cerebro son tremendamente complejas. No podemos obviar que en algunas depresiones hay un componente genético ni que en otras influye la parte social. No podemos pensar que todo es social", dice. "A veces es como explican los psicólogos, pero dependerá. Lo que pasa es que Marian Rojas simplifica una situación compleja para que se entienda de manera gráfica".

Si sus libros y la autoayuda en general triunfa, entiende González-Pinto, es porque "no ha habido educación para la salud. Antes la gente era más religiosa, que es una especie de mindfulness. Eso no lo tenemos ahora y la gente se busca la vida de otra manera. Cuando a alguien le leen tanto, es que su mensaje es útil".

Psiquiatras de clase alta

Rojas ha agradecido la solicitud de entrevista de este medio, pero la ha declinado por no estar concediendo entrevistas en estos momentos. La doctora sigue la estela de su padre, el también psiquiatra y superventas Enrique Rojas Montes (no confundir con Luis Rojas Marcos, psiquiatra español residente en Nueva York). Juntos administran el Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas, la sociedad bajo la que —por lo que se desprende de sus webs personales— ofrecen consulta y que multiplicó por cuatro sus beneficios en 2021, pasando de ganar 36.000 a 161.000 euros. Está situada en la exclusiva calle Serrano de Madrid.

Además de influencer, Rojas es una de las profesionales que ayudó a Tamara Falcó a superar su ruptura y posterior reconciliación con Íñigo Onieva, según reveló la propia Falcó en una entrevista reciente. Su padre, al que menciona constantemente en sus libros como máximo referente, es conocido por ser el "psiquiatra de la jet": la familia se codea con personajes de la altura de Ana Botella y José María Aznar. El historial de Rojas padre incluye, sin embargo, una condena por violar el derecho a la intimidad de una paciente aristócrata durante un proceso de divorcio. Asegura ser catedrático de psiquiatría, si bien en su web no se aclara en qué universidad tiene la cátedra. Preguntado por esta cuestión, no ha respondido a varios emails.

Rojas padre se declara abiertamente en contra de la adopción por parte de parejas homosexuales y, en el pasado, ha declarado que la homosexualidad es un "desorden psicológico".

"Ella es menos vocal que su padre", considera Nogueras, "pero mete justificaciones gratuitas que no cuelan a poco que sepas". Por ejemplo, con respecto a la homosexualidad, la doctora dice que "es difícil aceptar matrimonio [entre personas del mismo sexo] cuando la palabra matrimonio desde siempre es entre un hombre y una mujer", que "en las relaciones entre dos hombres no existe una fidelidad exacta en la mayoría de los casos" y critica a los asistentes al Orgullo Gay por ir en carrozas "semidesnudos, bailando y bebiendo alcohol" al tiempo que sus amigos homosexuales celebran fiestas bajo el lema "huyo del Orgullo" porque no son todos son iguales.

La ideología de Rojas se deja notar en sus libros y conferencias. Es crítica con el sexo casual —"nos encontramos en una etapa de la historia en la que todo vale. Contamos con el poliamor, las relaciones abiertas o el sexo casual (...) La gente se conoce una noche, busca placer, ansía una vía de escape y acaba en la cama sin reflexionar sobre lo que ha sucedido. Lo curioso es que cuando en terapia entro en la vida de esas personas en muchas ocasiones percibo una gran tristeza y un inmenso vacío"— y habla de diferencias "bioquímicas" entre hombres y mujeres. "Las mujeres", dice, "son más tendentes al sentimentalismo" y los hombres tienden a ser "agresivos" cuando suben sus niveles de testosterona.

"De creer que los hombres y mujeres tienen comportamientos naturales a considerar que la homosexualidad es un desvío hay un paso", dice García.

"Ella hace bromitas en sus conferencias que implican la existencia de cerebros rosas y azules, un neuromito ya superado. Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, decía que las mujeres no tenían que ser sabias sino discretas. Sus bromas implican lo mismo", critica el psicólogo Sanz. "Existe una corriente psiquiátrica de apellidos históricos en este país que defienden este tipo de cosas: López Ibor, Rojas o Antonio Vallejo Nágera, que hablaba del gen rojo".

Noticias relacionadas

"La medicina, lógicamente, tiene un sesgo de clase. Es un sitio donde la participación y la entrada requiere recursos, porque tienes que estudiar y no trabajar. No digo que todos los médicos sean de derechas, pero es innegable que hay un sesgo de clase e ideológico", considera Noguera. "Y la psiquiatría de siempre ha estado ligada con la clase social porque los que ingresan son los pobres".

"¿Por qué triunfan estos libros? Puedo especular: el lenguaje es muy asequible y dan consejos que no sirven, pero que dan la impresión de que sí", concluye García. "Cuesta muy poquito y, si te toca, el premio puede ser muy grande. Pero si no sale puede ser muy perjudicial. Acabas pensando que si lo único que tienes que hacer es ser positivo y regalar abrazos, pero intentas dar un abrazo y te apartan, el problema puedes ser tú".

Temas

Libros