MÚSICA

La banda ucraniana DakhaBrakha: "Nuestras canciones aportan esperanza, una esperanza de justicia y victoria"

El colectivo musical de Kiev presenta en Madrid su espectáculo, que es a la vez un acto de resistencia contra la ofensiva y la propaganda rusa

La banda ucraniana DakhaBrakha, que actúa estos días en España.

La banda ucraniana DakhaBrakha, que actúa estos días en España. / Andriy Petryna - islandpic.com

4
Se lee en minutos

En 2004, el actor, director y dramaturgo ucraniano Vladyslav Troitskyi creó en el Centro DAKh de Arte Contemporáneo de Kiev, DakhaBrakha, una propuesta artística que aglutinaba teatro y música. Casi dos décadas después, el proyecto ha ido evolucionando hasta decantarse en favor de la parte musical, aunque sin olvidar por completo su preocupación por la escenografía o la dramaturgia.

"Cuando empezamos éramos un proyecto teatral puro y duro, por lo que la música debía tener ese carácter teatral. El dramatismo, la atmósfera y el silencio son elementos inherentes al trabajo de Vlad Troitskyi, por lo que ahora también forman parte de nuestra música. En ese sentido, aunque hoy actuamos sin acompañamiento actoral, sí que se proyecta en vídeo una escena representada por actores, como vestigio de ese origen teatral", explican los miembros del grupo a través del mail en un descanso de la gira europea en la que están inmersos y que hace parada estos días en España. Al Lula Club de Madrid llegan este domingo 22 de enero, dentro de la programación del Festival Inverfest. Una cita en la que los espectadores podrán disfrutar de la particular propuesta musical que ellos mismos denominan Etno-Caos.

"Entendemos el caos como la base principal de la creación del mundo. Además, utilizamos diversos elementos étnicos para crear nuestro universo musical: instrumentos, ritmos y sonidos que muchas veces nos llegan de manera caótica", explican los miembros de DakhaBrakha, que acostumbran a presentarse en escena con atuendos tradicionales ucranianos. "En realidad, ni nuestra música ni nuestra vestimenta son realmente tradicionales o pertenecientes al folclore. Lo que hacemos es utilizar elementos étnicos y experimentar con ellos. En todo caso, lo que está claro es que nuestra existencia misma niega las afirmaciones de la propaganda rusa relativas a que no existe el idioma, la música, la cultura e incluso el pueblo ucraniano".

El próximo 24 de febrero se cumplirá un año de la invasión de Ucrania por parte de las tropas rusas. En un primer momento, los miembros de DakhaBrakha decidieron cesar su actividad y abandonar las actuaciones. Sin embargo, transcurridas unas semanas desde el inicio del conflicto, consideraron que su trabajo también podría resultar útil en tiempo de guerra.

"Actuar es lo que mejor sabemos hacer. Además, nuestro público, tanto el de origen ucraniano como de otros países, nos ha comentado que nuestros conciertos son muy importantes para ellos. En algunos casos les resultan un apoyo, en otros son una terapia, para otros suponen nuevas emociones y para otros más es una forma de recibir información actualizada sobre la guerra. Por eso, superado el susto de los primeros días, pensamos que debíamos hacer tantos conciertos como fuera posible para encontrar apoyo y solidaridad del mundo civilizado", comentan DakhaBrakha, que lamentan no poder realizar esas actuaciones en Ucrania, para que esos beneficios también sean disfrutados por sus compatriotas. "Estamos muy tristes porque no podemos tocar en nuestro país. Sabemos que para los ucranianos es muy importante recibir apoyo y consuelo, así que soñamos todos los días con poder actuar en Ucrania. Esperamos que este año sea posible".

Embajadores culturales

Para poner en marcha este tour de conciertos, DakhaBrakha ha contado con el apoyo del Ministerio de Cultura de Ucrania, institución que ha avalado su salida del país y les ha nombrado embajadores culturales, por entender que su trabajo es un medio óptimo para dar a conocer la realidad que está viviendo la población ucraniana. Además, la banda se ha comprometido a enviar al país parte de los ingresos que se obtengan de los conciertos y cualquier otra forma de ayuda humanitaria que puedan conseguir a lo largo de la gira.

A menudo subimos al escenario sabiendo que, en ese mismo momento, los misiles rusos están sobrevolando nuestro país"

Noticias relacionadas

"Llevamos ya once meses viajando y, psicológicamente, es muy complicado. A menudo subimos al escenario sabiendo que, en ese mismo momento, los misiles rusos están sobrevolando nuestro país, como sucedió el pasado 14 de enero, cuando se destruyó un edificio de apartamentos en la ciudad de Dnipro provocando la muerte a 44 personas e hiriendo a más de 70", explican los miembros de DakhaBrakha que, a continuación, detallan las limitaciones de la defensa aérea ucraniana ante ese tipo de ataques y las promesas por parte de occidente de facilitar al país sistemas antimisiles Patriot, las cuales aún no se han materializado. "¿Cuántas más personas morirán antes de que realmente funcionen esos sistemas? Nadie lo sabe. Lo cierto es que el ataque de Dnipro provocó una gran alegría en las redes sociales rusas, cuyos usuarios se mostraban felices de haber matado a tantos ucranianos. Por eso, pedimos el apoyo del mundo civilizado para superar este 'fascismo del siglo XXI', darnos cuenta del origen de ese mal y reflexionar sobre cómo prevenir casos semejantes en el futuro. Hasta entonces, nuestras almas están desgarradas por lo que está pasando nuestro pueblo, y el precio que paga por el deseo de vivir en un país democrático, libre y europeo".

DakhaBrakha, durante un concierto en Los Ángeles en 2019.

/ Annie Lesser

Como es de suponer, todo este desgaste emocional está teniendo efectos en la creatividad de DakhaBrakha, cuyos miembros reconocen que, desde que comenzó la invasión, no han compuesto ninguna canción ni han ensayado nuevo repertorio. "Elegimos el camino de ofrecer el máximo número de conciertos por todo el mundo. Unas actuaciones cuyo programa es diferente al que teníamos antes del comienzo de la guerra. El actual es más atmosférico, más dramático pero, al mismo tiempo, tenemos canciones que aportan esperanza. Una esperanza de justicia y victoria. Creemos en la victoria, y haremos todo lo posible para conseguirla".