FESTIVALES

Qué es el Burning Man: arte, música, nudismo y ricos sin dinero durante una semana

Un festival en el que todo vale, desde el nudismo a los atuendos más extravagantes, siempre y cuando se respete el ecologismo, la inclusión y la autosuficiencia

El festival burning man, en una fotografía de archivo

El festival burning man, en una fotografía de archivo

5
Se lee en minutos
S. C.

Es una noche de verano en medio del desierto de Nevada. Una procesión de personas vestidas con túnicas adornadas con llamas bordadas y cargando con faroles a su espalda guían a miles de personas hasta un punto indeterminado del desierto. Allí les espera la colosal estatua de madera, arpillera y cera de un hombre. Una estatua que inmediatamente se quema y arde durante horas.

Este es uno de los momentos más icónicos que cada año, desde 1993, se dan en en Burning Man, un espectáculo en medio del desierto en el que todo vale. Hay música, arte, caravanas y mucha cultura hippie. ¿Qué no hay? Ni comercios, ni dinero.

ASÍ ES EL FESTIVAL MÁS EXTRAVAGANTE

Su origen, como todo el festival, es cuanto menos extravagante. Se remonta a 1986, cuando varios amigos quemaron una estatua hecha de madera con forma de hombre en la playa Baker Beach en San Francisco. Desde entonces, primero cientos y luego miles de personas decidieron juntarse cada año para hacer lo mismo. Hasta que acabó convirtiendo en una tradición y se trasladó al medio del desierto.

El Burning Man es más que un festival de música, es un evento multicultural con todo tipo de actividades lúdicas y artísticas. Cada año se queman varias estatuas hechas de madera. La principal, con forma humana, en la que los participantes pueden escribir sus mensajes y que se construye in situ, recibe el nombre The man y se quema el último día del evento.

El festival tiene unos valores muy claros, sigue la ideología 'neohippie'. Eso quiere decir que los protagonistas son el fuego, la música y el arte, no el dinero. De hecho, está absolutamente prohibido que entre dinero en el recinto, al igual que la entrada de comercios. Los asistentes deben traer todo lo que necesiten para sobrevivir: caravana, tienda de campaña, comida, ropa...Además, está obligado a ser altruista y regalar cosas a la comunidad, ya sean platos cocinados, bebidas o ropa.

Tampoco está permitido intercambiar dinero. Así que, solo hay una forma de conseguir objetos o comida, a parte de mediante regalos, y es con el trueque. Todos los asistentes están obligados a trabajar allí, llevando sus obras de arte, cantando, cosiendo o cocinando. Lo que quieran, pero deben trabajar e intercambiar esto por otros bienes. Tampoco hay internet o cobertura, prohibido el postureo.

Pese a estos valores en los que el dinero cuentan poco, cada año son más los ricos y famosos que se mueren por asistir al Burning Man. Quizás puede ser porque el precio de la entrada asciende a los 500 dólares y cada vez es más difícil hacerse con una plaza

LOS VALORES DE BURNING MAN

El festival promulga los valores progresistas, inclusivos y ecologistas. Un festival de todos y para todos en el que todos colaboran y todos disfrutan. Para respetar la naturaleza, por ejemplo, la limpieza es fundamental. Cada persona debe ocuparse de recoger lo que se encuentre, y una vez que el evento acaba todo debe desaparecer. Cada participante se lleva sus pertenencias, pero también los residuos que haya generado. El desierto queda, de nuevo, vació.

Una vez allí, siempre que se respete la prohibición contra el dinero y la obligación de aportar a la comunidad, todo está permitido. Desde el nudismo hasta los vestuarios más extravagantes y llamativos. Todo vale si es para disfrutar.

Los 10 principios de Burning Man según su fundador

El cofundador de Burning Man, Larry Harvey, escribió en 2004 los diez principios que rigen el Burning Man. Fueron elaborados no como un dictado o como una lista de normas para las personas, sino como un reflejo del espíritu y la cultura de la comunidad tal como se había desarrollado orgánicamente desde el inicio del evento.

Inclusión Radical

Cualquiera puede ser parte de Burning Man. Damos la bienvenida y respetamos al extraño. No existen requisitos previos para participar en nuestra comunidad.

Regalos

Burning Man se dedica a los actos de dar regalos. El valor de un regalo es incondicional. Regalar no contempla devolución o cambio por algo de igual valor.

Desmercantilización

Con el fin de preservar el espíritu de regalar, nuestra comunidad busca crear entornos sociales que no estén mediados por patrocinios comerciales, transacciones o publicidad. Estamos listos para proteger nuestra cultura de tal explotación. Nos resistimos a la sustitución del consumo por la experiencia participativa.

Autosuficiencia radical

Burning Man anima al individuo a descubrir, ejercitar y confiar en sus recursos internos.

Autoexpresión radical

La autoexpresión radical surge de los dones únicos del individuo. Nadie más que el individuo o un grupo colaborador puede determinar su contenido. Se ofrece como un regalo a los demás. En este espíritu, el donante debe respetar los derechos y libertades del receptor.

Esfuerzo comunal

Nuestra comunidad valora la cooperación y la colaboración creativas. Nos esforzamos por producir, promover y proteger las redes sociales, los espacios públicos, las obras de arte y los métodos de comunicación que respaldan dicha interacción.

Responsabilidad cívica

Valoramos a la sociedad civil. Los miembros de la comunidad que organizan eventos deben asumir la responsabilidad del bienestar público y esforzarse por comunicar las responsabilidades cívicas a los participantes. También deben asumir la responsabilidad de realizar eventos de acuerdo con las leyes locales, estatales y federales.

Sin dejar rastro

Nuestra comunidad respeta el medio ambiente. Estamos comprometidos a no dejar rastro físico de nuestras actividades dondequiera que nos reunamos. Limpiamos lo que ensuciamos y nos esforzamos, siempre que sea posible, por dejar esos lugares en mejor estado que cuando los encontramos.

Participación

Noticias relacionadas

Nuestra comunidad está comprometida con una ética radicalmente participativa. Creemos que el cambio transformador, ya sea en el individuo o en la sociedad, solo puede ocurrir a través de una participación profundamente personal. Logramos el ser a través del hacer. Todos están invitados a trabajar. Todos están invitados a jugar. Hacemos el mundo real a través de acciones que abren el corazón.

Inmediatez

La experiencia inmediata es, en muchos sentidos, la piedra de toque más importante de valor en nuestra cultura. Buscamos superar las barreras que se interponen entre nosotros y el reconocimiento de nuestro interior, la realidad de quienes nos rodean, la participación en la sociedad y el contacto con un mundo natural que supera las capacidades humanas. Ninguna idea puede sustituir esta experiencia.

Temas

Música