Patrocina:

CULTURA

Directoras y escritoras: la combinación ganadora de la nueva ficción

  • A la espera de anunciarse quien adaptará la celebrada 'Nuestra parte de noche' de Mariana Enriquez, hay otros tres proyectos en marcha

  • 'Un amor', la anterior y exitosa novela de Sara Mesa (va por su 12 edición), será una película. Y la dirigirá Isabel Coixet, que ha escrito el guion con Laura Ferrero

La escritora argentina Mariana Enriquez.

La escritora argentina Mariana Enriquez. / ARCHIVO

3
Se lee en minutos
Desirée de Fez

Un amor, la anterior y exitosa novela de Sara Mesa (va por su 12 edición), será una película. Y la dirigirá Isabel Coixet, que ha escrito el guion con la escritora Laura Ferrero (Qué vas a hacer con el resto de tu vida, La gente no existe). La traslación al cine de la historia de Nat, mujer en la treintena que busca un nuevo inicio en un pueblo rural, es una de las muchas películas (y series) que están por venir en las que directoras adaptan libros de éxito escritos por mujeres.

La relación entre cine y literatura no es nueva, pero no es casual la confluencia de tantas propuestas de directoras que se basan en novelas recientes escritas por autoras que, además de ser muy exitosas, han generado una conversación estimulante. Acotándolo a libros escritos originalmente en castellano y publicados en España, a finales del año pasado, por ejemplo, se estrenó Distancia de rescate (2021), película en la que Claudia Llosa adapta la novela homónima de Samanta Schweblin, y el festival de San Sebastián acogerá el estreno de la serie Fácil, creada por Anna R. Costa a partir del libro de Cristina Morales Lectura fácil

Según Marisa Fernández Armenteros, productora de Un amor junto a Sandra Hermida y Belén Atienza, el interés hacia esas novelas tiene que ver en parte con que, muchas veces y sin generalizar, reflejan realidades de las que durante mucho tiempo se ha hablado entre poco y nada: “No me gusta hablar de temas, detesto que se impongan a la ficción y a las historias, pero es verdad que hay algunos, que están en libros como Un amor, que tradicionalmente no han pertenecido al relato hegemónico y han estado ocultos”. La novela de Mesa aborda, entre otras cosas, el deseo femenino, la maternidad (de forma indirecta), la presión del paso del tiempo y el derecho a estar perdidas. 

Cuenta Armenteros que leyó el libro y tuvo la corazonada de que era para Coixet: “Llamé a Isabel el 5 de octubre y me dijo que era la tercera persona que se lo recomendaba. A las veinticuatro horas se lo había leído. El día 7 me llamó y me dijo, de forma rotunda, vamos a por ello. Sabíamos que no era una adaptación fácil porque Isabel y Sara son dos autoras muy distintas, pero teníamos que atrevernos”. ¿Era importante que fuera una mujer quien adaptara Un amor? “No sé si era importante, pero no es casual. Soy flexible en ese sentido, lo único importante es que quien haga la adaptación sienta una curiosidad genuina por la historia. Sé que mucha gente quería adaptar Un amor, y algunos eran directores. Pero, en este caso, como espectadora me interesaba más la mirada de otra mujer sobre los temas que plantea Sara, como el deseo y la reinvención de una misma. Sobre todo porque me intrigaba mucho por qué a tantas mujeres nos ha llegado tanto este libro. ¿Qué ha pasado para que nos haya conmovido y zarandeado así? Creo que es porque indaga en el deseo, en su carnalidad, en cómo no se vive del mismo modo en distintos momentos de nuestra vida. Y pocas veces se habla del deseo desde el prisma de una mujer”, cuenta Armenteros.

Por suerte, ninguna norma exige que los libros escritos por mujeres tengan que ser adaptados por directoras. Pero la atracción de las cineastas por novelas recientes o relativamente recientes escritas por mujeres, no siempre de anclaje real o en torno a temas concretos (muchos de esos libros son de géneros como el terror o la fantasía), es evidente. No todos los proyectos de adaptación acaban concretándose: a veces la opción de los derechos de un libro caduca antes de conseguir la financiación de la película. Pero los citados en este artículo son ya una realidad o están bien encauzados para serlo. A las películas y series comentadas pueden sumarse, por ejemplo, las adaptaciones de varios libros de Mariana Enríquez.

A la espera de anunciarse quien adaptará su celebrada novela Nuestra parte de noche, hay otros tres proyectos en marcha. La británica Prano Bailey-Bond (Censor) llevará al cine su relato Las cosas que perdimos en el fuego, incluido en su libro homónimo. La argentina Laura Casabé (Los que vuelven), trabaja en La virgen de la tosquera, basada en dos cuentos de su libro Los peligros de fumar en la cama. Y la mexicana Michelle Garza Cervera (Huesera) prepara la adaptación del cuento de Enríquez Ese verano a oscuras. Otro libro importante que llegará a la pantalla es Temporada de huracanes de Fernanda Melchor, en cuya adaptación para Netflix trabaja la cineasta mexicana Elisa Miller.

Noticias relacionadas