Patrocina:

HISTORIA DE LA MÚSICA

La herencia de Elvis: ¿cuánto saben los jóvenes del rey del rock?

En el 45º aniversario de la muerte del artista, preguntamos a las nuevas generaciones sobre el cantante

Elvis, en las décadas de 1950 y 1970.

Elvis, en las décadas de 1950 y 1970. / ARCHIVO

3
Se lee en minutos
Judith Navarro

Comenzaba el año 1956 cuando un joven, y por entonces todavía solo conocido a escala regional, Elvis Presley lanzaba su primer superéxito musical, Heartbreak Hotel. Aquel innovador sonido conectó con millones de fans, sobre todo adolescentes blancos alimentados por la abundancia de la posguerra, optimistas del sueño americano que celebraban la vida al ritmo del rey del rock y formaban ante las tiendas larguísimas colas para hacerse con sus singles.   

Pero, ¿ha logrado su música conquistar a los jóvenes de hoy en día tanto como a los chavales de la década de 1950?  

La realidad es que, si bien su nombre e imagen residen en la cabeza de todos, que además lo califican de "icono", solo los más aficionados al género reconocen su música por encima del individuo, pues su trayectoria artística toma en la mente de los jóvenes un plano secundario, sobrepasada por la leyenda de su personaje. 

"Cuando pienso en Elvis, me vienen a la cabeza sus excéntricos trajes, su tupé, su movimiento de caderas y su canción de Viva Las Vegas. Lo poco que se de él es porque lo he visto en las películas y por parte de gente de mi entorno que vivió su época de resplandor, y que solo me han contado de él cosas buenas", explica Pau Navarro, de 17 años. 

"Personalmente no conecto con su música, pero entiendo por qué marcó tanto. En su momento fue revolucionario y sé que él tuvo muchísima influencia por su apariencia, que era muy característica y le sirvió como seña de identidad. Marcó tendencia en la moda de su época, muchas de las personas que le seguían querían imitar su estilismo, y lo mismo pasó con otros artistas, que también se vieron influenciados por él y comenzaron a explotar su imagen para crearse algún rasgo tan característico como los de Elvis y ser recordados en el mundo de la música", añade Álex Fabón, también de 17 años. 

Reuniones en Graceland

Elvis fue uno de los mayores ídolos adolescentes. Aquellos jóvenes que ahora ya son adultos y que cada 16 de agosto, día del aniversario de su muerte, continúan reuniéndose frente a la mansión de Graceland, en Memphis, para recordarlo. La casa que el cantante compró con solo 20 años, gracias a la fortuna que tan pronto acumuló, y que terminó siendo escenario de su triste muerte. Sobre el suelo del baño, tumbado boca abajo, yacía el cuerpo del rey del rock, consumido por el decadente estilo de vida que mantuvo durante su última etapa.  

Desgraciadamente, han calado mucho en la mente de los jóvenes de hoy en día los años turbios del cantante, aquellos durante los que la rebeldía de sus inicios se fue desinflando por culpa de sus adicciones: la bebida, las drogas, los medicamentos… Ellos recuerdan a otro Elvis, el agotado, el de los visibles problemas de salud, el que casi no abandonaba su lujosa finca… Aquel rockero que se convirtió en uno más de los juguetes rotos de Hollywood, una simple caricatura de lo que fue en su era dorada.  

"Cuando vi por primera vez las últimas imágenes de Elvis y cómo era antes de morir, me impactó mucho. No tenía nada que ver con aquel cantante alegre que movía las caderas y llevaba el ritmo en la sangre. No solo había engordado mucho, sino que parecía que no tenía ganas de estar sobre un escenario o que le faltaba energía. Ahora siempre que veo vídeos de él de joven, cuándo se convirtió en una estrella, no puedo evitar compararlos con los de su final y pensar en lo que tuvo que sentir y vivir para acabar decayendo así", cuenta Albert de Dios, de 19 años.  

No obstante, quienes lo vivieron en toda su grandeza no se cansan de celebrarle y rendirle homenaje, porque el éxito que Elvis alcanzó no se detuvo con su muerte. Su imagen y su música siguen cautivando a un público muy variado entre el que también pueden encontrase los jóvenes, ya que la excepcionalidad de su sonido ha sido, durante décadas, capaz de conquistar a cualquiera. Tal y como dijo John Lennon: "Antes de Elvis no había nada".

Noticias relacionadas
Temas

Música