Patrocina:

Escritora

Paula Bonet se retira de la esfera pública porque su acosador sale de la cárcel

La artista ha anunciado que cancela las presentaciones de su nuevo libro para preservar su seguridad

Paula Bonet se retira de la esfera pública porque su acosador sale de la cárcel

Fernando Bustamante

2
Se lee en minutos
C. Melchor

La artista Paula Bonet, que se encontraba en plena gira de presentación de 'Los diarios de La Anguila', ha anunciado que se retira temporalmente de la esfera pública porque su acosador, al que denunció, ha salido de la cárcel. El anuncio de Bonet ha dejado en 'shock' a sus seguidores.

"A pocos días de la celebración del juicio ha salido en libertad el hombre que me ha estado acosando motivo por el cual, para preservar mi seguridad, he de limitar mi presencia pública tal y como se me ha aconsejado". De esta manera, la artista de Vila-Real ha cancelado la presentación que tenía prevista en Madrid y en Balaguer (Lleida).

"Agradezco el cariño y los cuidados que estoy recibiendo de mis amigos, familia, pareja, editorial y abogada. No haré declaraciones. Para cualquier consulta podéis dirigiros al despacho de la abogada penalista Carla Valls", ha indicado Bonet.

A continuación, la artista ha dejado un vídeo en el que lee uno de los fragmentos de su novela en el que habla del cuerpo de la mujer en el espacio público.

El acosador entró en prisión a finales de 2021. Al parecer, el hombre se había saltado la orden de alejamiento que le había impuesto el juez. De hecho, Bonet lo contó hace algunos meses, ya que este acosador se presentó a las puertas de su taller, donde Bonet y sus alumnas tenían que trabajar 'a puerta cerrada' por temor a ser sorprendidas por este individuo.

La valenciana llevaba sufriendo más de dos años el acoso. Este hombre se presentaba en su taller, la seguía y le mandaba mensajes amenazadores. Bonet se vio obligada más de una vez a cancelar un acto público, ya que el acosador se presentaba en sus charlas y se sentaba en primera fila.

"La historia lleva alargándose más de un año: golpes en la puerta de mi taller, subidas y bajadas de persiana a última hora del día cuando la luz se cuela por debajo de la puerta, anguilas cortadas en trocitos con la bromita 'el violador' escrita en el sobre, decenas de mails, asistencia a mis charlas sentado en primera fila, insultos por mail (el insulto más curioso es 'solterona', qué mal y con qué mala baba sigue nombrando este contexto patriarcal, ¿no os parece?), declaraciones de amor, deseos de muerte, y un largo etcétera que no contempla el formato twitter", relató la pintora el año pasado.

Noticias relacionadas