Patrocina:

IRON MAIDEN

Las 10 caras del sorprendente Bruce Dickinson, cantante de la banda de heavy metal Iron Maiden

Dickinson abrió su propia empresa de mantenimiento de aviones y formación de pilotos, Cardiff Aviation.

Dickinson abrió su propia empresa de mantenimiento de aviones y formación de pilotos, Cardiff Aviation. / ARCHIVO

Conocido mundialmente por ser la voz de la legendaria banda británica, este inquieto, brillante y polifacético británico es lo más parecido que ha dado el mundo del rock a un hombre del Renacimiento

10
Se lee en minutos
Juanjo Talavante

Conocido mundialmente por ser la voz de la legendaria banda británica Iron Maiden, este inquieto, brillante y polifacético británico es lo más parecido que ha dado el mundo del rock a un hombre del Renacimiento. Además de cantante, es compositor, piloto de avión, esgrimista, empresario, conferenciante, novelista, guionista, licenciado en Historia y locutor de radio. En EL PERIÓDICO DE ESPAÑA realizamos un recorrido por diez de las diferentes facetas de este poliédrico artista.  

1. Cantante

El próximo 29 de julio Bruce Dickinson (Worksop, Nottinghamshire, Inglaterra, 1958) visitará Barcelona, donde Iron Maiden ofrece un concierto para presentar su reciente trabajo (Senjutsu, 2021). Sobre el escenario no es que este juglar metalero se desenvuelva como pez en el agua, es que fluye como el liquido elemento, corriendo, saltando, empleándose a fondo para motivar y animar al público. Su manera de entender el heavy metal es casi épica, y la teatralización y la narrativa forman una parte importante del espectáculo. Él no se limita a cantar: describe, cuenta… y seduce.

Y pudo haber sido boxeador, que fue la primera de sus vocaciones tempranas. O militar, si hubiera seguido los consejos del señor y la señora Dickinson, pero un buen día, en casa de un amigo, escuchó la voz Ian Gillan, de Deep Purple, interpretando Child In Time, y el pequeño Bruce decidió que quería ser cantante. Tras un paso por algunas formaciones juveniles formó parte de un grupo llamado Samson con el que grabó algunos discos. De ahí dio el salto a los Maiden, allá por 1981, tras la salida de Paul Di’Anno, un cantante algo conflictivo con el que no congeniaba demasiado bien Steve Harris, bajista y líder de la formación.

Al año siguiente la banda publicó uno de sus trabajos más relevantes The Number Of The Beast (1982), alabado por unos y tildado de satánico por otros. El debut de Dickinson supuso un punto de inflexión en la trayectoria de los Maiden. Aquellos agudos, gritos desgarrados y colosales ejercicios vocales que incluía aquel álbum se consideran entre los mejores de la historia del género. En 1993 decidió dejar el grupo e iniciar una carrera en solitario. Regresó seis años después. Y hasta la fecha. Por el medio, más de 100 millones de discos vendidos, miles conciertos y la superación de un cáncer de lengua que le fue diagnosticado a finales de 2014.

Ahora, a sus 63 años, Dickinson sigue brincando entre la sofisticada parafernalia escenográfica que lleva Iron Maiden en cada gira. Y su garganta y sus pulmones se mantienen con la fuerza suficiente para seguir pidiendo a los fans de Maiden su característico “Scream for me” (Grita para mí).

2.Compositor

Este versátil cantante se ha mostrado a lo largo de los años también como un destacado compositor, haciendo que su nombre aparezca en los créditos de algunas de las grandes creaciones de la Doncella de hierro: Revelations y Die With Your Boots On, del álbum Piece of Mind (1983); 2 Minutes To Midnight, de Powerslave (1984); Can I Play With Madness, de Seventh Son of The Seventh Son (1988); Brave New World, del disco homónimo (2000); y The Writing On The Wall, de Senjutsu (2021), por citar algunas de ellas. También es el autor de la mayoría de canciones de sus seis álbumes en solitario.

La de compositor es una faceta que ha desarrollado ayudándose de la guitarra y los teclados, dos de los instrumentos que toca.

3. Esgrimista

“La esgrima es física, mental y espiritual”, asegura Dickinson, que reconoce que seguir practicando este deporte en la actualidad le ayuda a desenvolverse mejor sobre los escenarios. Fue un profesor del colegio quien le descubrió al pequeño Bruce este deporte de combate. Tenía 13 años, 3así que probó y percibió rápidamente que tenía una habilidad especial con el florete. A los 15 ganó el campeonato del colegio y fue nombrado capitán del equipo. Comenzó a entrenar con más intensidad y compitió durante unos años, aunque acabó perdiendo el interés porque prefería pasar más tiempo con sus amigos en el pub y dedicar más tiempo a la música.

Siendo ya vocalista de los Maiden recuperó su afición, volvió a los entrenamientos y las competiciones y se propuso ir un paso más allá. Entre concierto y concierto, incluso cuando estaba de gira, trataba de sacar tiempo para mejorar sus técnica y recibir clase de algunos grandes maestros de la disciplina. Volvió a competir en torneos regionales y cambió el manejo del florete a su mano izquierda. A finales de los 80 logró situarse séptimo en el ranking británico.

Siempre se dijo que, poco después, a Bruce Dickinson le ofrecieron convertirse en olímpico acudiendo a los Juegos de Barcelona como integrante de la selección británica, pero este, al parecer, rehusó porque ese verano Iron Maiden emprendía su gira para presentar su disco Fear Of The Dark (1992).

4. Piloto de avión

No es precisamente frecuente que el piloto del avión que transporta a una banda de rock en sus giras por todo el mundo sea su propio cantante, pero así se las gasta Bruce Dickinson. La realidad es que, desde su 1,68 de estatura, siempre sintió pasión por las alturas (su tío fue miembro de la RAF, la Real Fuerza Aérea Británica) “Lo de ser piloto se metió en la sangre”, ha señalado en más de una ocasión el músico británico.

Eso le llevó a hacerse con una licencia de piloto comercial en Florida (EEUU) a principios de los 90. Después, y especialmente tras su salida de Iron Maiden, compaginó su carrera musical con una actividad como piloto, acumulando miles de horas de vuelo, principalmente en la aerolínea de vuelos chárter Astraeus, donde además fue director de marketing. En 2020 fue nombrado Capitán Honorario de Grupo del Escuadrón 601 de la Royal Air Force.

Sus más de 20 años de experiencia como piloto comercial incluyen haber llevado la voz cantante a los mandos del avión que transportó a los miembros de Iron Maiden y todo el montaje en tres giras mundiales. Los Boeing 747 y 757 utilizados a tal efecto se bautizaban con el nombre de Ed Force One, en referencia a la terrorífica mascota de la banda, y se personalizaban con la iconografía característica de la Doncella de Hierro. Ha sido hasta ahora, ya que para la nueva gira que emprende el grupo, su hasta ahora líder vocal y piloto ya ha anunciado que no estará a los mandos del aparato porque a sus 63 años “ha llegado el momento de ir sentado atrás”.

5. Empresario

Con la misma decisión con la que planeaba por los cielos de medio mundo, este intrépido rockero se enfrascaba en proyectos empresariales. El primero de ellos le llevó a desarrollar una marca de material deportivo de esgrima. La llamó Duellist, en honor a uno de los temas incluidos en el álbum Powerslave (1984). En poco tiempo se convirtió en proveedor de algunos de los más destacados esgrimistas del Reino Unido.

Su segunda aventura emprendedora llegó tras la quiebra de la compañía aérea Astraeus para la que trabajaba. En poco menos de un año Dickinson abrió su propia empresa de mantenimiento de aviones y formación de pilotos, Cardiff Aviation. Rebautizada hoy como Caerdav y situada en Gales del Sur. Corría el año 2012, y la empresa goza hoy, diez años después, de una excelente salud financiera.

Aunque quizá su negocio más conocido es el que emprendió junto a sus compañeros de Iron Maiden y una conocida cervecera británica, dando como resultado el lanzamiento en 2013 de una cerveza a la que llamaron Trooper, título de una de sus canciones más emblemáticas, incluyendo en el etiquetado la imagen de la mascota del grupo portando la bandera de la Union Jack. Dickinson visitó frecuentemente la fábrica y se implicó más que el resto de sus compañeros para definir un sabor tradicional pero que a la vez tuviera personalidad propia. Debió de conseguirlo, a tenor de los más de 30 millones de pintas que ya se han vendido a lo largo de más de 60 países, siendo, según el fabricante, una de las cervezas británicas de mayor exportación.

6. Historiador

El frontman de Iron Maiden obtuvo en 1979 una licenciatura en Historia por la Universidad Queen Mary de Londres, que años más tarde, en 2011, le concedió un doctorado honorífico por su contribución a la industria de la música. Más recientemente, en 2019, ha sido nombrado doctor honoris causa por la Facultad de Filosofía de la Universidad de Helsinki, en Finlandia, en reconocimiento a su aportación a las artes.

Y es que su interés por la Historia, que comparte con Steve Harris, le ha llevado a incluir con cierta asiduidad canciones basadas en sucesos históricos en la discografía de Iron Maiden. Así, Run To The Hills describe la conquista de los indígenas americanos por los ingleses; Paschendale, se centra en una batalla de la Primera guerra mundial; The Trooper en la carga de la caballería ligera británica en la guerra de Crimea en 1854; Alexander The Great recrea la vida de Alejandro Magno; y Aces High rememora la batalla de Inglaterra en el verano de 1940.

7. Escritor

Otras de sus facetas es la de escritor. En 1987, inmerso en la gira Somewhere in Time comenzó a escribir su primera novela, que acabó publicando en 1990 bajo el título de The Adventures of Lord Iffy Boatrace, una obra satírica en la que algunos reconocían la influencia de Tom Sharpe. En 1992 apareció su segunda obra, The Missionary Position, en la que trataba de hacer escarnio del televangelismo. Su compromiso con la editorial contemplaba una tercera novela, que comenzó a escribir pero que no llegó a finalizar.

Sí completó su autobiografía, que se publicó en 2017, con el curioso título de What Does This Button Do? (¿Qué hace este botón?).

8. Locutor de radio

Bruce Dickinson presentó entre 2002 y 2010 el programa Friday Rock Show en la emisora BBC Radio 6, en el que combinaba la emisión de música rock y metal con entrevistas. Y como tener un solo programa debía de resultarle poca cosa, se embarcó en un segundo, que se emitió en BBC Radio 2 con el nombre de Monster Of Rock entre 2003 y 2007. Los recortes provocados por la crisis económica en la radio pública británica y un replanteamiento del tiempo dedicado en la BBC al rock duro pusieron fin a una de sus aficiones.

9. Conferenciante

Desde hace ya más de una década, el cantante de Iron Maiden recorre el planeta dando charlas y conferencias bajo la etiqueta de motivational speaker, smart speaker, entertainer, showman... Él lo simplifica apuntando que es un simple monologuista. La realidad es que miles de aficionados de todo el mundo pagan una cantidad nada despreciable (más que lo que cuestan algunas de las localidades de sus conciertos) por asistir a sus charlas, en las que intercala anécdotas personales con su experiencia como cantante, piloto o empresario. Lo hace echando mano del humor y la sátira, pero el trasfondo de su discurso es la inspiración para llevar a cabo proyectos profesionales y empresariales. Él sabe bien de lo que habla.

10. Guionista de cine

Y cerramos el repaso a las habilidades de este poliédrico artista con su trabajo como guionista cinematográfico. En mayo de 2008 se estrenó la película Chemical Wedding, con guion de... Dickinson, naturalmente (no en vano, uno de sus discos en solitario lleva ese mismo título). Se trata de un film de terror en el que además aparece haciendo un cameo. También suyas son varias de las canciones que se incluyen en la banda sonora. Ya bastante antes, en 1981, Dickinson había aparecido en la película Incubus, que protagonizaba John Cassavetes.

Toda esta experiencia multidisciplinar y el éxito con que la ha desempeñado a lo largo de su trayectoria llevaron a la revista Intelligent Life en 2009 a considerarlo un polímata, o lo que es lo mismo, alguien que posee conocimientos en diversas disciplinas de la ciencia, el arte o las humanidades.

Como señalaba la letra de Flight Of Icarus, una de sus más espectaculares interpretaciones como vocalista, Bruce Dickinson “vuela como un águila, tan alto como el sol”. Solo que, de momento, y a diferencia del personaje mitológico, nada parece que sea capaz de derretir las alas del ‘Leonardo Da Vinci’ del heavy metal.

Noticias relacionadas