POLÉMICA

Por qué están tan enfadados los fans de 'El señor de los anillos' con la nueva serie de Amazon ‘Los anillos de poder’

Tras la emisión de las primeras imágenes hace unas semanas, la expectación inicial se ha transformado en miedo a que el legado de Tolkien no se haya respetado para beneficiar al espectáculo y cumplir con la supuesta corrección política que exige el momento.

Una imagen de la nueva serie de Amazon.

Una imagen de la nueva serie de Amazon. / Amazon Prime Video

9
Se lee en minutos
Juanjo Villalba

El pasado Día de San Valentín, durante el descanso de la SuperBowl, probablemente los minutos televisivos más caros del mundo, se presentó el teaser de Los anillos de poder, la nueva serie basada en el universo de El Señor de los Anillos creado por J.R.R. Tolkien.

La nueva producción, que se estrenará el próximo 2 de septiembre, narrará los hechos ocurridos en la Segunda Edad del Sol, un periodo que abarca más de 3.400 años y durante el cual se forjan los anillos de poder que después darán origen a la odisea de Bilbo Bolsón. Sí, esa que Peter Jackson adaptó al cine hace ya casi dos décadas.

Rodada en Nueva Zelanda y codirigida por el español J. A. Bayona, todo es caro en esta serie que, con un presupuesto que supera los 400 millones de dólares para la primera temporada, se ha convertido en la más costosa de la historia.

Pero el adelanto, que obviamente estaba destinado a crear expectación entre los fans de la saga, tuvo un efecto inesperado ya que, parafraseando al escritor británico, lo que extendió fue una sombra en sus almas, el murmullo de un temor a que, tras años de espera, la nueva entrega de las historias de la Tierra Media fuese un monumental fiasco.

Unos días antes del estreno del teaser, la edición estadounidense de Vanity Fair había difundido varias fotografías de los personajes de la serie en un extenso artículo. “Cuando salieron las primeras fotos, en general la gente estaba bastante contenta”, cuenta Elia Míriel, miembro de la Sociedad Tolkien Española y responsable del pódcast oficial de la misma, Regreso a Hobbiton. “Se notaba que la factura era buena. Era de esperar porque sabíamos que era la serie más cara de la historia. Parecía que los trajes y las armaduras estaban muy bien hechos, los elfos eran claramente reconocibles, la arquitectura de los enanos continuaba el estilo art déco utilizado en las películas de Peter Jackson… Nos gustó todo mucho, la verdad”.

Expectativas contenidas

Desde que en noviembre de 2017 Amazon se hizo con los derechos de los libros en los que estará basada la serie, internet se llenó de rumores sobre hasta qué punto la producción iba a respetar o no el legado de Tolkien. En general, los fans no eran muy optimistas. “A pesar de todo lo que se había dicho en internet, yo estaba dispuesto a darle una oportunidad”, comenta Bernad Torelló, conocido en la red como Kai47, escritor, experto en la obra de Tolkien y creador de un exitoso canal de YouTube con más de 800.000 seguidores dedicado a analizar varias sagas de fantasía como El Señor de los Anillos, Juego de Tronos o Harry Potter, entre otras. “Era de suponer”, continúa, “que para rodar una serie ambientada en la Segunda Edad de la Tierra Media, de la cual casi no hay información, tenían que inventarse muchas cosas. Por tanto, el hecho de que se juntaran líneas temporales o de que hubiera personajes y situaciones inventadas no me pareció en principio muy problemático”.

Pero tras ver el vídeo del día 14, la buena voluntad de Torelló con respecto a la serie se hundió como la isla de Númenor. Bernard fue invitado por Amazon al acto de presentación del teaser en España que se realizó en el impresionante Castillo de Bellver en Palma de Mallorca. “Aunque cuando vi el vídeo, no me di cuenta de casi nada”, explica, “solo eran imágenes y escenas que pasaban a toda velocidad durante un minuto. Me pareció un poco raro que, habiéndome leído todos los libros muchas veces, no reconociera nada de lo que veía en la pantalla”.

Ya de vuelta en casa, Torelló analizó más profundamente el teaser, casi fotograma a fotograma. “Me di cuenta de que no es que estuvieran inventando algunas tramas y personajes, es que ni un 10% de lo que se mostraba tenía que ver con los libros”.

Elia, que debido a su trabajo al frente de Regreso a Hobbiton tiene contacto con muchos fans, reconoce que el teaser desinfló el entusiasmo de muchos de ellos. “Hay algunas cosas que no han gustado nada porque se alejan del canon más de lo que nos parece necesario”, remarca. “Y lo peor es que parece que podrían reescribir el pasado de personajes relevantes de la obra de Tolkien, lo que inevitablemente cambiaría su futuro”.

“Lo que como fan no me parece bien es que el noventa por ciento de las cosas sean inventadas”

“Lo que como fan no me parece bien es que el noventa por ciento de las cosas sean inventadas”, agrega Bernard. “Es decir, que si solo hay diez personajes canónicos de los libros en la Segunda Edad, entiendo que tengas que crear a muchos más para rodar las cinco temporadas que parece que tendrá la serie. Pero lo que no puedo entender es que solo pongas a dos canónicos y te inventes a dieciocho. Por ejemplo, no acepto que Galadriel no aparezca con su marido, Celeborn, ya que siempre estaban juntos, o que aparezca en la tercera temporada, ya que era superimportante en la Segunda Edad. No lo acepto si se están inventando a veinticinco personajes nuevos con tramas totalmente apócrifas”.

Los seguidores tampoco se han tomado nada bien algunos otros alejamientos del canon como que aparezcan hobbits en la Segunda Edad cuando esta raza no se nombra en las novelas hasta la historia de El Hobbit, que transcurre miles de años después de lo que veremos en la nueva serie. Eso por no hablar de multitud de inexactitudes en la vestimenta, las cualidades o la caracterización de algunos de los personajes; o de la extravagante llegada de un personaje a la Tierra Media a bordo de un meteorito que vemos fugazmente en el teaser.

El color de piel

Pero, sin duda, una de las polémicas más complejas e incómodas ha sido la relativa a que haya actores racializados en el reparto, en concreto elfos, enanos y hobbits. “Es cierto que Tolkien nunca especifica que ningún elfo sea negro”, explica Elia. “Y lo más probable es que, dado su contexto, su época y sus inspiraciones, es muy probable que en su imaginación ninguno lo fuese. Ahora bien, este cambio no hace daño a la historia como tal. Cambiar la historia del personaje de Galadriel sí que es problemático, mucho más que su color de piel. La verdad es que me ha sorprendido mucho la ferocidad y la toxicidad de estas críticas”.

“La cuestión es que, para Tolkien, toda su obra era como una mitología de Inglaterra y claro, estamos hablando de una Inglaterra, la de los años 30, en la que los habitantes eran casi todos caucásicos”, comenta Torelló. “De ahí se podría deducir que todas las criaturas de la Tierra Media son blancas. Esto es lo que defendería la gente que critica que haya elfos o enanos negros. Lo que pasa es que yo no he encontrado en ninguno de los libros ningún pasaje en el que se afirme textualmente que los elfos o los enanos sean blancos”. Salvo en el caso de los elfos Noldor, de piel clara, Tolkien no dedicó ni una línea al tono de Pantone de la piel de sus personajes.

Los que critican el color de la piel de los actores y no dicen nada de las barbas de las enanas no son fans de los libros, son racistas"

Pero hay que tener en cuenta que el mundo de las historias de Tolkien es un reflejo del nuestro y que el autor cuenta que en la tierra de Harad, al sur de Gondor y Mordor, los hombres son negros. Es de allí de donde vienen los elefantes gigantes que aparecen en las películas de Peter Jackson y para el autor era claramente un reflejo del continente africano. “Por lo tanto, tendría su lógica que los elfos que procedieran de esta zona también fueran negros”, afirma Torelló, para el que otra inexactitud, como que la reina enana que aparece en el tráiler no tenga barba, siendo que las mujeres enanas siempre la tenían, es mucho más grave. “Para mí, los que critican el color de la piel de los actores y no dicen nada de las barbas de las enanas no son fans de los libros, son racistas”, sentencia el escritor.

Noticias relacionadas

Muchos de los críticos atribuían la inclusión de actores negros a una supuesta epidemia de corrección política que afecta a muchas producciones audiovisuales en la actualidad, por un tema de cuotas. “Sí que es verdad que vemos cada vez más en los medios audiovisuales la necesidad de mostrar la mayor diversidad racial posible y eso está muy bien”, afirma Elia. “Pero es cierto que a veces el producto ni lo pide, ni lo necesita. En este caso creo que ocurre esto último, pero también es verdad que no le hace daño al resultado final. Si en las películas de Peter Jackson Idris Elba hubiese interpretado a Aragorn, quizá no sería el Aragorn que nos habíamos imaginado, pero lo habría hecho fenomenal y la película sería igual de buena”.

De cualquier modo, a pesar de todos los posibles problemas de la adaptación, tanto Elia como Bernard creen que a largo plazo, el estreno de la serie hará que toda una nueva generación se acerque a los libros de Tolkien de la misma forma que les ocurrió a ellos con las adaptaciones de principios de los 2000, que vieron cuando solo eran unos niños. “Por mucho que no se adapte al canon al cien por cien, es muy posible que cuando una niña vea al personaje de Galadriel en la serie, se sienta atraída por ella y quiera saber más,” explica Elia. “Entonces leerá los libros o se acercará a creadores de contenido como Kai o nuestro pódcast y profundizará en la obra de Tolkien, que es fascinante. Tolkien supo crear un mundo tan coherente, tan rico y tan lleno de detalles, que es casi imposible que no te cautive”, concluye.