COMUNIDAD VALENCIANA

Clases con abrigo y manta ante la negativa de la Universidad de Alicante a encender la calefacción

  • Estudiantes aseguran que el centro se justifica en el "gasto energético" que supondría

  • El vicerrector advierte de que la puesta en marcha de la climatización llevaría tiempo

Un alumno en un aula de la Universidad de Alicante con el abrigo y la bufanda puestos.

Un alumno en un aula de la Universidad de Alicante con el abrigo y la bufanda puestos. / JOSÉ NAVARRO

4
Se lee en minutos
Alejandro J. Fuentes - Victoria Bueno

El pronunciado descenso de las temperaturas que se está produciendo en la Comunidad Valenciana en los últimos días se ha hecho notar en la Universidad de Alicante, y de qué manera.

Estudiantes denuncian que la UA "se niega a poner la calefacción por el gasto energético que supone", lo que les ha llevado a tener que acudir a las clases con abrigos, bufandas, guantes o incluso mantas.

Una decisión, la de la universidad, que no ha sentado nada bien a los alumnos de los grados y másteres universitarios, quienes aseguran que siguen "pagando una matrícula que no es precisamente barata" y que, por ello, "el ahorro energético de la universidad no puede ser a costa de la salud de quienes la estamos costeando". Los jóvenes, aunque entienden que "los costes de la luz están afectando a todo el mundo y también a la UA", consideran que "no es normal que tengamos que estar con el abrigo puesto o tapados con mantas para no temblar dentro de clase".

Sin embargo, a pesar de que sus efectos se han acrecentado con la ola de frío de estos últimos días, la directriz de la universidad no es nueva.

Estudiantes afirman que desde el 16 de marzo existe la orden de no encender la calefacción para disminuir el gasto. Además, mantienen que entre los motivos esgrimidos por la Universidad de Alicante se encuentra que "los aparatos son muy antiguos" por lo que "no se pueden regular para poner una temperatura más baja" y disminuir así el consumo, por lo que se opta por no hacer uso de ellos.

A pesar de la polémica, estudiantes y profesores afrontan con "buen humor" la ola de frío. Los alumnos de diferentes titulaciones han ironizado con la situación en redes sociales, donde han insinuado que para poder calentarse se verán obligados a quemar sus apuntes en una hoguera.

Una situación agravada por el covid

Por si fuera poco, a la ola de bajas temperaturas se suma también el protocolo seguido actualmente en la universidad para disminuir los contagios de covid.

Según esta directriz, las ventanas deben mantenerse abiertas para favorecer la renovación del aire en las aulas, lo que hace que dar clase durante estos días sin hacer uso de la calefacción se haya convertido en un serio problema para estudiantes y docentes.

Desde el vicerrectorado de Infraestructuras explican a preguntas de este diario, que los grandes equipos de climatización no funcionan como una caldera en casa, y que necesitan un tiempo prolongado para que los efectos del calor puedan hacerse notar.

Este motivo, sumado a que las previsiones meteorológicas apuntan a un singular aumento de temperaturas en un par de días, a partir del miércoles, han llevado al vicerrectorado a mantener las restricciones de consumo energético apelando al conjunto de la comunidad universitaria.

"Los equipos de climatización centralizados son grandes instalaciones, no son comparables con las pequeñas instalaciones de casa, en las que el encendido y apagado es automático", precisa el vicerrector Salvador Ivorra.

Previsión

Añade Ivorra que estos equipos necesitan que "el personal frigorista de la Universidad se desplace a las instalaciones y los ponga en marcha, uno a uno por edificio, con lo cual la activación no es inmediata".

Grandes volúmenes con puertas y ventanas abiertas por la situación COVID, tardarán un tiempo importante en que se aprecie la variación de temperaturas

Salvador Ivorra

Vicerrector de Infraestructuras de la Universidad de Alicante

Además, sobre los aularios 1 y 2, de donde más quejas se están recibiendo entre los representantes de alumnos consultados por este diario, el vicerrector subraya que " estamos hablando de grandes volúmenes a calentar, que tienen puertas y ventanas abiertas por la renovación de aire impuesta por la situación covid, tardarán un tiempo importante en que se aprecie la variación de temperaturas y en este momento ya se habrían finalizado las clases del día".

En similar situación se encuentran en el edificio de la Escuela Superior Politécnica IV, con aulas abiertas a pasillos al aire donde esta misma mañana de lunes incluso han visto cómo las hojas de árboles que desplazaba el viento se colaban en las aulas, según concreta Fran Espada, representante estudiantil y a su vez alumno del doble grado en Ingeniería Informática y ADE.

El vicerrector Ivorra concluye por su parte que "la situación extraordinaria que se está observando en este mes de marzo y abril, con toda probabilidad, según las previsiones meteorológicas, revertirá a partir del miércoles próximo, por lo que en muy breve tiempo ya no será necesaria la calefacción".

Protestas

No obstante los representantes de los alumnos siguen recogiendo quejas porque, como explican, aunque mejore el tiempo, se han recibido protestas frente a la recomendación de no recargar los móviles en los enchufes de las aulas para reducir los consumos.

"Alumnado que pasa casi todo el día en el campus porque procede de pueblos de la provincia, y utiliza el móvil como herramienta de trabajo, necesita recargar los dispositivos. Aunque sea una recomendación no es posible cumplirlo", advierte Fran Espada.

Desde el vicerrectorado se asegura que la restricción sobre la recarga de los móviles supone un ahorro tan "absolutamente despreciable", frente al consumo de iluminación y de calefacción, que "yo no pondría ninguna restricción" al respecto, concluye Ivorra.

Noticias relacionadas