Tiempo de cuchara

Los 7 mejores cocidos madrileños para combatir la ola de frío

Ante el frío que se empeña en no irse, nada mejor que disfrutar de uno de estos platos estrella de la gastronomía madrileña

Plato de cocido madrileño tradicional. / MARTA JORDI

Plato de cocido madrileño tradicional.
El cocido de La Bodeguita del Arte llega a Madrid desde Bargas (Toledo).
El cocido de Picones de María tiene toques de autor.
El cocido de la Taberna de la Daniela es uno de los más premiados de Madrid.
El cocido de Taberna Pedraza lleva garbanzos pedrosillanos y morcilla de Beasain.
El cocido de Treze incorpora carnes de caza.
El cocido de Lhardy, un clásico que reverdece laureles.
El cocido de Cruz Blanca de Vallecas de Madrid es uno de los mejores de Madrid.

/

4
Se lee en minutos

El cocido madrileño es ese final que unifica a grandes, medianos y pobres del que hablaba Manrique. Esos ríos que, vengan de donde vengan, van a dar a la mar. El cocido madrileño es plato de bistró de alta alcurnia y de tasca de huesos de aceituna en el suelo. Es el que sirven las abuelas sin mesura y el que los chefs más reputados se pelean por versionar.

Sopa, garbanzos, verduras y carne, la receta perfecta para tirar de cuchara y sobremesa en estos días en los que las bajas temperaturas, que regresan con fuerzas renovadas, se niegan a abandonarnos. Aquí tienes los 7 mejores cocidos de Madrid que te ayudarán a alegrar el paladar y desterrar el frío polar.

1- CRUZ BLANCA DE VALLECAS

Desde que en 2008 el Club de Amigos del Cocido reconoció el cocido de este restaurante de Vallecas (Carlos Martín Álvarez, 58) como el mejor de Madrid su fama no ha dejado de crecer. Antonio Cosmen es el alma de una receta hecha con tiempo, mimo y buenos productos, entre los que destacan el garbanzo de Ávila y el chorizo, morcilla y gallina originales de Asturias, como el propio Cosmen, que también hace otro guiño a su tierra natal incluyendo berza entre las verduras.

El cocido de Cruz Blanca de Vallecas de Madrid es uno de los mejores de Madrid.

/

2- LHARDY

No podía faltar el mítico cocido de Lhardy (Carrera de San Jerónimo, 8) en la oferta de este renovado 'megaclásico' madrileño, que vuelve por la puerta grande de la mano de Pescaderías Coruñesas. En esta nueva etapa todo lleva apellido: repollo, patata y zanahoria de Carabaña; chorizo de León; morcilla de cebolla de Baeza; morcillo de buey gallego, foie del Ampurdán en escabeche… Una fantasía gourmet que, eso sí, se paga. Sus 60 euros lo convierten en el más caro de Madrid.

El cocido de Lhardy, un clásico que reverdece laureles.

/

3- TREZE

Saúl Sanz es uno de los cocineros que más alegrías dan en Madrid a los aficionados a la caza así que su cocido no podía ser menos. Sustituye el morcillo o la gallina por el jarrete de jabalí, el ciervo, la perdiz o el faisán. Además, lo presenta totalmente desgrasado, convirtiéndolo en un cocido apto para aquellos que buscan opciones más livianas pero de sabor igualmente potente. Treze está en el 37 de General Pardiñas.

El cocido de Treze incorpora carnes de caza.

/

4- LA BODEGUITA DEL ARTE

Chencho y Miguel Ángel Alonso, padre e hijo, elaboran por encargo uno de los cocidos más especiales de la ciudad. Cocinado a fuego lento sobre leña de olivo en su restaurante original de Bargas (Toledo), llega al local situado enfrente del Retiro (Menéndez Pelayo, 17) en vasija de barro. En sus tres vuelcos encontramos concentración de sabores, ingredientes de la mejor calidad y algún rasgo diferencial como la sopa, en la que dan a elegir entre pan y de fideos.

El cocido de La Bodeguita del Arte llega a Madrid desde Bargas (Toledo).

/

5- TABERNA PEDRAZA

Hay cocidos con prólogo, como el que prepara Carmen Carro en Taberna Pedraza (Recoletos, 4). En este caso, es una suntuosa croqueta hecha con la carne del cocido y con parte del caldo enriqueciendo la bechamel. Llega luego la sopa, los garbanzos pedrosillanos -sin rastro de hollejos, finísimos- y, finalmente, el apartado de carnes, en el que brillan con luz propia el chorizo y la morcilla de Beasain. De los más equilibrados de la capital.

El cocido de Taberna Pedraza lleva garbanzos pedrosillanos y morcilla de Beasain.

/

6- TABERNA DE LA DANIELA

Noticias relacionadas

Un clásico en el palmarés de la Ruta del Cocido Madrileño que cada año elige los mejores de los mejores. Mención aparte merecen los garbanzos de Fuentesaúco, quizá lo más destacable de un cocido junto al tocino, que llega tembloroso, listo para ser untado en pan. El resto de los ingredientes rayan a gran altura y la regularidad es envidiable: uno de los cocidos que nunca fallan en cualquiera de las ubicaciones de la Taberna de la Daniela en Madrid.

El cocido de la Taberna de la Daniela es uno de los más premiados de Madrid.

/

7- PICONES DE MARÍA

La gran revelación de los cocidos madrileños en 2020 fue el de esta casa de comidas, al frente de la que están Jesús Peinado y María Meña. Tres vuelcos sobresalientes, con especial atención al apartado de verduras, donde aparecen el nabo o la col. Detalles extra son la salsa de tomate con bien de comino o las piparras encurtidas en casa. Se sirve los jueves, como es tradicional en Madrid, y es aconsejable reservar.

El cocido de Picones de María tiene toques de autor.

/