¡A POR ELLOS!

10 quesos de súper de todo el mundo que están buenísimos

Para los que buscan darse caprichos gastronómicos sin necesidad de tirar la casa por la ventana, aquí va una selección para todos los gustos

Una selección de quesos de supermercado para todos los gustos.

Una selección de quesos de supermercado para todos los gustos.

5
Se lee en minutos

De un tiempo para esta parte, el supermercado se ha convertido en un paraíso para los aficionados al queso. Las variedades disponibles se han multiplicado por cien, transformando cada visita en una auténtica tentación. Además, muchas de las referencias que encontramos en los lineales vienen con algún premio debajo del brazo o nos acercan a regiones productoras con las que estamos menos familiarizados. Para montar una tabla con la que arreglar un día torcido o sorprender a una visita, aquí va una selección viajera y a precios (casi siempre) moderados.

El queso fresco Villalón de Mercadona.

/

Villalón (Mercadona)

Aunque el queso fresco no goza de gran predicamento entre los aficionados, si tuviéramos que elegir uno de los que pueblan los lineales de los distintos supermercados, nos decantaríamos por este. Está elaborado con una mezcla de leche de vaca y oveja y se encuentra a años luz de esas versiones industriales que, no nos engañemos, no saben a nada. Lo elabora para Mercadona la empresa Lácteas Flor de Burgos y podemos afirmar que está de muerte acompañado de un dulce de membrillo. El precio es de 2,36 euros la tarrina de 250 gramos.

El queso cheddar que puede encontrarse en Lidl.

/

'Mild coloured' cheddar (Lidl)

Un queso que no goza de buena fama es el cheddar inglés. La mayoría de la población lo identifica con la loncha que suele incluirse en las 'cheeseburgers' de las cadenas más conocidas. Podemos reconciliarnos con este queso de vaca de la mano del que encontramos en Lidl comercializado por la marca Hatherwood y que evoluciona desde ese cheddar cremoso y plano a una versión un poco más compleja en cuanto a aromas, con los toques a frutos secos colándose en nuestra pituitaria. Una buena idea es comerlo poco a poco, dejando que cambie para quitarnos prejuicios. El precio es de 2,49 euros la pieza de 250 gramos.

El queso de oveja madurado y ahumado de Aldi.

/

Oveja madurado ahumado de Navarra (Aldi)

Premiado en los World Cheese Awards de 2022 con un Oro, este queso de oveja madurado ahumado cuenta además con el sello de calidad V de Navarra. Elaborado con leche cruda, destaca por una pasta ligeramente cremosa y que se deshace fácilmente en la boca. El toque ahumado es sutil pero persistente. Un queso de primera división fabricado por la empresa La Vasco Navarra y que va de cine con un puñado de frutos secos. El precio de cada cuña de 300 gramos es de 3,49 euros.

El parmigiano reggiano en escamas de Dia.

/

Parmigiano reggiano en escamas (Dia)

Desde un tiempo a esta parte, los aficionados a los quesos italianos se sienten como en casa cuando entran en Dia. Provolone (con orégano), gorgonzola (con denominación de origen protegido) o parmigiano reggiano, tanto entero como en escamas (y que también está protegida por denominación de origen). Elaborado por la empresa Zanetti, el parmigiano en escamas resulta una opción ideal para los que quieren disfrutar del sabor salado y potente de este queso en pequeñas dosis. La tarrina de 80 gramos cuesta 2,29 euros.

El queso Brillat-Savarin que puede encontrarse en Carrefour.

/

Brillat-Savarin afinado (Carrefour)

Uno de los quesos más afamados de Francia, rebautizado así en homenaje al mítico gastrónomo Jean Anthelme Brillat-Savarin, puede disfrutarse más allá de las tiendas especializadas de la mano de la cadena gala Carrefour. El que encontramos en sus supermercados mantiene las señas de identidad de esta variedad: está elaborado a partir de leche de vaca y es de pasta tierna con corteza ligeramente enmohecida. Además, se vende ligeramente 'afinado', lo que quiere decir que se disfruta con un toque extra de maduración. Amparado por indicación geográfrica protegida. El precio es de 6,49 la pieza de 200 gramos.

El queso viejo tostado de Mercadona.

/

Viejo tostado (Mercadona)

Otra de las estrellas de Hacendado. Elaborado por la quesería Entrepinares resulta un queso de pasta prensada modélico. Premiado en distintas ocasiones en los World Cheese Awards, mezcla leche de vaca, oveja y cabra para dar forma a un queso con una maduración de 10 meses en el que destaca su textura granulosa y una interesante potencia aromática donde aparecen los toques tostados que le dan nombre. Uno de los que mejor relación calidad-precio tienen: se vende a unos 12,29 euros el kilo.

El queso Langres (con DOP) de Aldi.

/

Langres (Aldi)

Una de las joyas del país vecino que podemos encontrar en nuestro súper es el queso de Langres, con su característica corteza arrugada que encierra una pasta blanda y textura cremosa. Premiado con un Oro en los World Cheese Awards, sorprende por su sabor intenso aunque sin llegar a ser demasiado agresivo. Se elabora con leche de vaca sin pasteurizar y está regulado por denominación de origen protegida. Perfecto para tomarse con espumosos o vinos dulces. En Aldi se encuentra en piezas de 180 gramos a 3,84 euros.

El queso añejo con Pedro Ximénez de Lidl.

/

Añejo Pedro Ximénez (Lidl)

Otro queso que puede presumir de haber cosechado un Oro en los últimos World Cheese Awards: creado por la empresa Quesos del Duero para Lidl, posee complejidad a raudales. Es un queso de pasta prensada de mezcla de leches (vaca, cabra y oveja) con nueve meses de maduración y que tiene un carácter especial debido a su contacto con el vino, que le otorga notas a caramelo y a miel. Perfecto para los que siempre están al acecho de nuevas sensaciones queseras. La cuña de 200 gramos cuesta 3,99 euros.

El queso francés morbier 'au lait cru'.

/

Morbier 'au lait cru' (Aldi)

Noticias relacionadas

La capa de cenizas que atraviesa la mitad de este queso francés hace que sea inconfundible. Esa seña de identidad se mantiene en el que encontramos en Aldi y que está elaborado, como mandan los cánones, a partir de leche cruda de vaca. Su textura es fina y mantecosa y su sabor resulta láctico y afrutado. Aunque se puede comer solo o acompañado de unos orejones o unas pasas, es un queso que funde fácilmente, por lo que puede incluirse en sándwiches o tostas. ¿Su precio? Los 200 gramos cuestan 2,99 euros.

El queso Tête de Moine.

/

Tête de Moine (Lidl y Aldi)

Si hay un queso para los que gustan de 'performances' es este: el "cabeza de monje" (eso es lo significa su nombre en francés) se corta en forma de pequeñas florecillas que se consiguen dándole a la manivela de la cuchilla incorporada con la que se vende. De pasta semidura, está elaborado con leche cruda de vaca y tiene una textura suave y golosa, fundiéndose en la boca casi inmediatamente. También se encuentra disponible con las 'flores' ya cortadas pero, sinceramente, elegir esta opción supone perderse la mayor parte de la diversión. Su precio oscila entre los 12,99 y los 14,99 euros por cada pieza cilíndrica de unos 400 gramos.