Concejo de Aller

Vivir a oscuras: seis pueblos en Asturias no tienen alumbrado público

El "apagón" afecta a cerca de cincuenta vecinos de la zona media y alta del concejo

El pueblo de Llameres, en Aller.

El pueblo de Llameres, en Aller. / C. M. B.

2
Se lee en minutos
C. M. Basteiro

A las seis y media de la tarde, Ana Domínguez ya necesita una linterna para poder tender la ropa fuera de casa. Es una de los cerca de cincuenta vecinos del concejo de Aller que viven totalmente oscuras, en los seis pueblos que aún carecen de alumbrado público. Son Llameres, Longalendo, El Bello (Piñeres), Arnizo, Rumañón, La Campueta y Cuevas de Entrepeñas. Los vecinos de las localidades, que se reparten entre la zona media y alta del concejo, exigen "atención urgente" de la administración local: "No podemos seguir viviendo así". Ana Domínguez vive en Llameres. Si bien la localidad cuenta con tres vecinos asentados, explica ella, "la cifra se eleva hasta once si tenemos en cuenta a los que vienen a pasar largas temporadas aquí o los ganaderos que tienen aquí una segunda vivienda y pasan en el pueblo prácticamente todo el día". La allerana se muestra muy crítica con el estado en el que se encuentra la aldea y, en general, toda la zona rural del municipio: "Los políticos quieren que vengan nuevos vecinos, pero es un despropósito. No se puede pedir a la gente que deje la vida en la ciudad por esto".

"Esto" es, además del alumbrado, otras deficiencias que se extienden a todos los pueblos afectados. Por ejemplo, el "mal estado" de los accesos. "Hay días de invierno que la carretera hasta el pueblo está prácticamente impracticable". Llameres se sitúa en un desvío de la carretera del acceso a Cotobello. La subida al puerto está muy arreglada, pero el vial hasta la aldea tiene una pendiente muy pronunciada, es muy estrecha y el firme no pasa por su mejor momento. "En invierno vale más subir andando que arriesgarse a llevar el coche hasta casa", señala Domínguez. A los problemas de la infraestructura se suma que es muy sombría y que las heladas "pueden durar el invierno entero".

La situación del acceso es complicada, pero la mejor de todos los pueblos que están a oscuras en el concejo de Aller. Hasta Arnizo llega una pista asfaltada que necesita "atención urgente", claman vecinos del entorno. Al resto de las aldeas -El Bello (Piñeres), Longalendo, Rumañón, La Campueta y Cuevas de Entrepeñas- solo se accede con todoterreno o a pie. "Estamos en una situación tercermundista", matizan los afectados.

En el Ayuntamiento

Noticias relacionadas

Una situación que ya ha generado debate en el Ayuntamiento de Aller. Juan Antonio del Peño, en el grupo mixto, afirma que "he hecho llegar esta situación al alcalde en varias ocasiones, pero los pueblos siguen a oscuras y sin plazo para que se acometan las obras". "Considero que es triste y lamentable tener a unos vecinos que pagan religiosamente sus impuestos sin alumbrado público", añadió ayer el edil allerano.

Había un plan sobre la mesa, pero no cristalizó. Según Del Peño, "el equipo de gobierno había prometido que todos los pueblos tendrían luz ya a finales del año pasado. No ha cumplido su promesa". En uno de los pueblos, matizó el edil, reside actualmente una familia con dos hijos en edad escolar.