ASTURIAS

Tras el descubrimiento del nenúfar más grande del mundo

El horticultor Carlos Magdalena, del equipo del Kew Gardens de Londres, forma parte del grupo de botánicos que acaban de registrar una nueva especie que pude alcanzar hasta tres metros

Tras el descubrimiento del nenúfar más grande del mundo

| Kew Gardens

3
Se lee en minutos
Ana R. Vigil

Un gijonés ha descubierto la especie del nenúfar más grande del mundo. La revista "Frontiers in Plant Science" certifica y detalla el descubrimiento de una nueva especie gigante del género "Victoria". Y la botánica mundial está disfrutando del nuevo hallazgo, gracias al buen ojo y las cualidades científicas de un gijonés, Carlos Magdalena, que hace dos décadas encontró en Londres su razón de vivir profesional: la horticultura. 

Hasta ahora se conocían las especies de nenúfar "Victoria amazonica" y "Victoria cruziana"; y este hallazgo de la nueva especie, bautizada "Victoria boliviana" desmonta el error histórico de que se caracterizasen mal algunas de estas plantas. 

En la capital británica, donde empezó trabajando de camarero, se formó como horticultor en la escuela del Kew Gardens, los jardines reales con la colección botánica más grande del mundo, y allí se quedó, hasta convertirse en un miembro destacado de su equipo científico. Carlos Magdalena vuelve ahora a ser noticia con otro nenúfar, pero esta vez gigante. Es uno de los firmantes principales del nuevo hallazgo, que, si bien tiene muchos protagonistas con los que el gijonés reparte méritos, tiene en el científico asturiano la exclusividad de la cabezonería. 

Porque fue él quien un día del año 2006, viendo una imagen de su ahora "Victoria boliviana", tuvo el pálpito de que se trataba de una especie diferente: ni la amazónica, ni la cruziana. Lo curioso es que ejemplares de esa planta llevaban depositados en el herbario de Kew desde hace 177 años y en el Herbario Nacional de Bolivia –de donde es originaria– desde hace 34, aunque durante todo ese tiempo se creía erróneamente que estos pertenecían a la especie "Victoria amazonica".

"Esta planta es tan supericónica... Si hubiera que escoger las diez plantas más maravillosas del reino vegetal, esta estaría siempre", subraya Magdalena, quien resalta las características que la hacen extraordinaria a sus ojos: "Es un nenúfar que puede llegar a alcanzar tres metros, en el que puedes poner a una persona –él mismo puso sobre ella a su hijo de seis años y de más de 20 kilos–, en la que los pájaros hacen nidos, que tiene flores de 70 centímetros... Tiene una especie de aura, de exotismo, no hay nada con lo que compararlo". 

Como horticultor, Magdalena reconoce que tiene "un sexto sentido que te dice que algo no encaja". En este caso, para él ha sido como "descubrir una cosa que realmente ya estaba descubierta, pero que tampoco estaba descubierta". Todo un trabalenguas detrás del que hay años de estudio compartidos con la artista botánica independiente Lucy Smith, de Kew, y la investigadora de genómica de la biodiversidad Natalia Przelomska, junto con compañeros del Herbario Nacional de Bolivia, el Jardín Botánico Santa Cruz de la Sierra y los Jardines La Rinconada.

Asegura que, "una vez que conoces una especie, es como conocer a una persona. Con solo un vistazo no hace falta pensar", así que "un día yo me encontré con una foto y me di cuenta automáticamente en cuanto la vi de que era otra especie". Pero apunta que, en realidad, ya fue descubierta y dibujada por primera vez por el naturalista Tadeo Haenke durante las expediciones españolas de Malaspina en 1801. Fue también la primera especie registrada del género "Victoria", si bien entonces no fue descrita como especie científica.

El trabajo de Magdalena ya le ha dado más de un titular informativo y muchas presencias en la BBC –en Reino Unido está considerado casi como una "celebrity gardener"–, sobre todo por su contribución a la recuperación de variedades botánicas en extinción. Su primer gran éxito fue la reproducción de un nenúfar enano ruandés, y tanta dedicación ya le ha dado para contar su vocación en un libro, "El mesías de las plantas", el mote con el que algunos lo identifican.

Noticias relacionadas