REPORTAJE

“Los santos inocentes” en Asturias: la guardesa de un conde trabajó 30 años sin salario y sin cotizar

CC OO demanda al conde de la Vega del Sella por «contratación irregular» en el caso de la mujer, que además será desahuciada junto a su marido enfermo de la vivienda

El Palacio del Conde de la Vega de Sella, en Llanes.

El Palacio del Conde de la Vega de Sella, en Llanes.

2
Se lee en minutos
M. V.

La historia parece sacada de la famosa novela de Miguel Delibes, después galardonada película de Mario Camus, Los santos inocentes: la guardesa de un conde que durante treinta años ni percibió salario ni cotizó a la Seguridad Social, y a sus 87 años, junto a su marido enfermo, serán ahora desahuciados de su casa, al lado del noble palacio. La historia real sucede en la localidad de Nueva, en Llanes (Asturias); y es denunciada por CC OO.

El sindicato presenta una demanda laboral contra Ricardo Duque de Estrada y Herrero, conde de la Vega del Sella, por «contratar de forma irregular a una trabajadora durante los últimos 30 años». La mujer, que tiene ahora 87 años y reside con su marido en una vivienda propiedad del noble de España, ejerció funciones como «guardesa de las propiedades que posee el conde» en todo el Valle de San Jorge (Llanes) durante tres décadas. «Portera, ama de llaves y responsable de la gestión de servicios, entre otros cometidos», indican desde Comisiones Obreras del Oriente de Asturias.

La guardesa y su marido residen en una vivienda situada a la entrada de la propiedad del palacio en Nueva de Llanes «desde donde ni siquiera se ve la casa principal», explicó Humildad Gutiérrez, secretaria general del sindicato en la citada comarca asturiana. La demanda acusa al noble de actuar de manera «deliberada y fraudulenta» durante tres décadas al no haber realizado «ni una sola aportación a la Seguridad Social en concepto de cotización a nombre de esta trabajadora», que según explican tampoco percibía salario alguno por las funciones que desempeñaba.

Por su parte, el conde, según CC OO, «interpone» contra la afectada y su marido «calificado por la consejería de Servicios Sociales como dependiente de grado II», un procedimiento de desahucio «con la única intención de deshacerse de ellos, como si fueran muebles usados».

Según la versión de Humildad Gutiérrez, tras haber realizado funciones laborales todos estos años, en el mes de febrero el matrimonio residente en Nueva tuvo conocimiento del procedimiento de desahucio. Reclaman para la mujer un reconocimiento del vínculo laboral durante las décadas en las que «trabajó» para el Conde de la Vega del Sella y que se contemple como un «despido improcedente» la situación a la que la guardesa se enfrenta ahora.

«Estamos hablando de una persona de 87 años, que ha prestado su vida laboral de portería y administración de la finca y cuando ya no le sirve, sin haber cotizado a la Seguridad Social y sin otra vivienda donde residir, pide su desahucio», dijo la secretaria comarcal del sindicato, que explicó que reclamarán tanto el reconocimiento del vínculo laboral como la solicitud de paralización del desahucio de la vivienda propiedad del Conde de la Vega de Sella.

La casa donde reside la pareja es pequeña de dimensiones y según el sindicato el matrimonio no tiene otro lugar para residir. Gutiérrez explicó que era la mujer la que ejecutaba todas las labores pertinentes en las propiedades.

Noticias relacionadas
Temas

Empleo