TURISMO

Vía libre al museo rodante del ferrocarril en Asturias

El tren turístico de Collanzo a Trubia, que prevé funcionar en otoño, ya tramita la homologación de la locomotora de vapor VA8, que tirará de coches de la primera mitad del siglo XX

La locomotora de vapor VA8, en las inmediaciones de la estación de El Berrón, donde se prueba.

La locomotora de vapor VA8, en las inmediaciones de la estación de El Berrón, donde se prueba.

3
Se lee en minutos
D. M.

Un tren que es un museo rodante del ferrocarril, que recorre un trazado de 55 kilómetros con 23 tramos de túneles y, además, es impulsado por la locomotora VA8, fabricada por la Babcock & Wilcox, en 1958. Este es el nuevo proyecto turístico que ofrecerá Asturias desde el próximo otoño: un viaje por la historia del tren desde Collanzo, en el concejo de Aller, hasta Trubia, en Oviedo.

Un proceso de homologación más complicado de lo inicialmente contemplado ha sido el primer imprevisto de la actuación, aunque Renfe sostiene que el trámite se completará con éxito. Los viajeros serán trasladados en coches antiguos, cuya primera selección también está ya hecha.

"El capítulo del material rodante disponible es especialmente interesante, ya que existen un gran número de vehículos que pueden ser utilizados de forma inmediata, además de otros susceptibles de su restauración y puesta en servicio a medio y largo plazo”, explica Guillermo Blas, doctor en Historia del Arte. Considerado uno de los grandes especialistas en historia del ferrocarril, dio forma al proyecto que la asociación 'Santa Bárbara' diseñó para impulsar el tren turístico, al que luego se subieron los ayuntamientos de Mieres, Morcín, Ribera de Arriba, Aller y Oviedo.

El atractivo de la propuesta (único convoy del país guiado por una máquina de vapor) será disfrutar de un viaje en un tren histórico por un recorrido de una gran belleza. “Puede reportar grandes beneficios para el territorio y que ofrece la ventaja de que lo más costoso, la infraestructura, ya está desarrollada”, explica José Luis Soto, de la sección de arqueología industrial de 'Santa Bárbara'.

La locomotora de vapor VA8 dio servicio durante décadas al tren Vasco Asturiano, llevando carbón hasta San Esteban de Pravia y circulando incesantemente entre Moreda y Mieres. “Fue rescatada del desguace por el recientemente fallecido Florentino Romero durante su etapa como jefe del parque de transportes de Hunosa”, destaca Javier Fernández, director del Museo del Ferrocarril de Asturias (Gijón) y otro de los grandes valedores de la iniciativa.

Sus 650 caballos de potencia tirarán de un proyecto turístico que ha generado gran expectación y que trasladará a los visitantes a la Asturias industrial de mediados del pasado siglo. “La potencia desde luego no será un problema, ya que se trata de una locomotora ideada para el transporte industrial”, indica Fernández, que aporta una anécdota: “Se decía que era tan potente que nunca se había podido evaluar su fuerza debido a que no había una estación lo suficientemente grande como para albergar todos los vagones que podía arrastrar”, señala este experto sin dejar de apuntan que en esta afirmación hay un punto de leyenda.

La VA8 ha estado ligada al proyecto desde su origen. La máquina se encuentra actualmente en los talleres de El Berrón, en fase de pruebas. Su homologación para cumplir las normativas ambientales y técnicas que exige la actual regulación ferroviaria está resultando más compleja de los inicialmente previsto, pero no se contempla que pueda poner en peligro su presencia en el itinerario.

La idea es que a ella se enganchen entre tres y cuatro coches históricos de Renfe. Aquí hay varias posibilidades. “No habrá problemas para encontrar vagones adecuados. Renfe cuenta con coches de los años veinte que aun siendo de metal y no de madera tienen un gran encanto”, destaca Javier Fernández. Tres coches '2BB 5300' ofrecerían una capacidad de 150 viajeros por circulación. “Todos son compatibles con la locomotora VA8. Construidos en los años 60 y reformados con posterioridad, pueden ser considerados como material histórico. Cumplen con toda la normativa vigente y pueden ser utilizados de inmediato”, subraya Blas. También se propone utilizar el coche-salón '5309'. Es conocido entre los empleados de Feve como el “coche de Franco”, ya que fue remodelado para que el dictador lo utilizara en sus viajes.

Otra posibilidad es acoplar a la VA8 el coche salón “ZZ 1” del Vasco Navarro. Construido en 1928, forma pareja con el '5309' y se mantiene también como vehículo de lujo, susceptible de prestar servicio de inmediato. “Se trata de coches que son utilizados con frecuencia, por ejemplo, en la fiesta de las piraguas del Sella”, destaca Javier Fernández. Algo más antiguo que los ya citados es el coche de viajeros 'Afvt 111', que prestó servicio en el ferrocarril de La Robla. Fue construido en 1916. Cuenta con caja de madera y bastidor metálico y se encuentra en avanzado proceso de restauración. 

Noticias relacionadas
Temas

Museos