ASUME EL TÉRMINO DE VOX

El PP andaluz blindará los recursos del teléfono contra la "violencia intrafamiliar" que recibe una llamada al día

El presidente andaluz ha tratado de marcar distancias del discurso negacionista de Vox en violencia de género o en defensa de los derechos LGTBI pero el PSOE ha revelado una enmienda en la que asumen los postulados de la extrema derecha

Juan Espadas

Juan Espadas / Fracisco J.Olmo

Isabel Morillo

Isabel Morillo

El PP andaluz asume el término de violencia intrafamiliar en una enmienda presentada a una proposición no de ley del PSOE en “defensa de los derechos conquistados por los andaluces y las andaluzas para el avance social basado en la igualdad entre mujeres y hombres”. El líder del PSOE andaluz, Juan Espadas, interpeló sobre este término a Juan Manuel Moreno, en un debate en el Parlamento pedido por el presidente de la Junta para hacer balance de su primer año de mayoría absoluta en Andalucía.

La intervención de Moreno en su primer turno se encargó de enarbolar todas las banderas que Vox pretende arriar en los pactos alcanzados con el PP en las distintas comunidades, desde la defensa de los derechos LGTBi, a la lucha contra la violencia machista o el cambio climático. Todos los temas en los que el partido de Santiago Abascal es negacionista, tratando de poner el contrapunto a todo el ruido nacional abierto por los pactos de PP y Vox en comunidades como Valencia, Aragón o Baleares y erigiéndose en el “espejo” para su partido.

El líder del PSOE andaluz aprovechó su turno para tratar de desmontar esa imagen de “moderación” y para eso el grupo popular le sirvió en bandeja el argumento con una enmienda en la que se asumen el término de “violencia intrafamiliar”, que Vox usa para negar que exista una violencia de género o machista, estructural y específica contra las mujeres solo por su condición de mujer.

Contra "el negacionismo"

La proposición no de ley registrada por el PSOE, que se debatirá este jueves, se registra “en defensa de los derechos conquistados” y alertando del “negacionismo sobre realidades muy patentes en nuestra sociedad”. En el punto sexto de la proposición no de ley, pide al Gobierno andaluz “la eliminación del teléfono de violencia intrafamiliar, dada su demostrada innecesariedad y su escaso uso”. A ese punto, el PP registra una enmienda donde lejos de asumir la eliminación de ese teléfono, que fue una conquista de Vox cuando sus votos eran necesarios para que Moreno sacara sus presupuestos, manifiesta que hay que “continuar adoptando medidas” para “combatir la violencia intrafamiliar en todas sus formas y manifestaciones” proponiendo reforzar “recursos especializados”.

El programa acordado para un Gobierno de PP y Vox en la Comunidad Valenciana suprime el término de violencia de género, que la extrema derecha niega al considerarla “ideológica”, para hablar de “violencia intrafamiliar”, donde Vox diluye y equipara todas las violencias que se dan dentro de una familia. Esa negación de la violencia machista, asumida por el PP, ha puesto a Alberto Núñez Feijóo en el punto de mira. Sin embargo, no es nueva.

En septiembre de 2019, el gobierno de Juan Manuel Moreno concedió a Vox la puesta en marcha de un teléfono de violencia intrafamiliar, que entró en vigor un año más tarde, en 2020. Era uno de los puntos incluidos por Vox en el pacto de investidura del barón andaluz del PP. Lo hizo en una negociación liderada por el entonces consejero de Presidencia, Elías Bendodo, hoy coordinador general del PP, para sacar adelante los presupuestos.

Ese teléfono, que recibe una media de 1,6 llamadas al día, se ha revelado como innecesario pero es una conquista de Vox que el PP ha mantenido en sus últimos presupuestos andaluces, que cuentan con mayoría absoluta, 58 de 109 diputados, por lo que los votos de la extrema derecha son ya irrelevantes. El número de violencia intrafamiliar (900 300 003) tuvo un pobre balance en 2022 en llamadas y el teléfono de atención a la mujer (900200999) multiplica con mucha diferencia las peticiones de auxilio. Según el último dato que da la Junta, el teléfono recibirá en 2023 un total de 67.676,25 euros, dentro de la partida destinada a la Teleasistencia. Desde su inicio, ha recibido 1.421 comunicaciones. El de atención a la mujer supera las 30.000 llamadas al año, 111 al día.

El PP también ha mantenido en vigor otras conquistas de Vox como las ayudas, un millón de euros, a asociaciones antiabortistas o los recortes a las asociaciones de memoria democrática. Moreno eludió referirse a este asunto concreto de la “violencia intrafamiliar” y desde el PP remitieron a su discurso de la mañana. El barón andaluz anunció la aprobación de “la primera estrategia para la igualdad de trato y no discriminación de las personas LGTBI”, cuando Vox exige retirar las banderas en defensa de este colectivo, y se comprometió a continuar “una lucha sin cuartel contra la violencia machista, que debe ser una objetivo común e indiscutible de toda la sociedad”. La Junta defiende que el presupuesto del Instituto Andaluz de la Mujer es el mayor de la historia; un 19% más que en 2018, hasta los 50 millones de euros.