ANDALUCÍA

La Costa del Sol espera una avalancha histórica de autocaravanas

Sólo en la franja comprendida entre Manilva y Fuengirola se calcula que cada fin de semana pueden realizar alguna compra o gestión más de 5.000 visitantes sin destino fijo para pernoctar, desayunar o cenar

La Costa del Sol espera una avalancha histórica de autocaravanas
3
Se lee en minutos
Fran Extremera

La pandemia disparó la comercialización de autocaravanas, con todo tipo de comodidades y la ventaja de diseñar rutas a la carta en la Costa del Sol.

Y, aunque es bastante difícil poner cifras a un segmento turístico como el de las casas sobre ruedas, hay ayuntamientos costeros que rozan el 100% de ocupación durante algunos fines de semana, como son los casos de Marbella Nerja, que consideran que esta primavera ha marcado un nuevo máximo histórico en llegada de turistas con estas auténticas «casas sobre ruedas».

Sólo en la franja comprendida entre Manilva y Fuengirola se calcula que cada fin de semana pueden realizar alguna compra o gestión más de 5.000 visitantes sin destino fijo para pernoctar, desayunar o cenar. La pandemia ha cambiado los hábitos de miles de familias españolas, las que a falta de turistas extranjeros ya abarrotaron el pasado verano las playas de la Costa del Sol.

Ahora el turista se adentra con mucha mayor facilidad hasta el interior, a la caza de lugares con menores concentraciones humanas, y también aspira a tener una mayor libertad, lejos de los horarios de comidas que imponen hoteles u otro tipo de alojamientos. El problema, no obstante, puede venir de la falta de seguridad e higiene que en ocasiones padece el visitante de este perfil.

El vicepresidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Javier Hernández, destaca que la problemática planteada por algunos municipios respecto a la avalancha de autocaravanas en determinadas épocas del año «no es nueva. Lleva varios años en el debate público. Es un asunto que para nosotros también está sobre la mesa. Nosotros estamos totalmente en contra del aparcamiento descontrolado de autocaravanas, sobre todo cuando se despliegan pertrechos», apunta.

Sus palabras coinciden con la de técnicos municipales de localidades con un extenso territorio litoral, como pueden ser Vélez-Málaga o Mijas, que a su vez son dos de los cinco términos de mayor población de la provincia. «El problema empieza cuando el apartamiento puntual para contemplar el paisaje o tomar un desayuno se convierte en un estacionamiento de una semana en una plaza que carece de las mínimas condiciones para este tipo de vehículos», argumenta uno de los funcionarios consultados por este periódico.

En efecto, en localidades como Nerja «el problema viene de largo», según apuntan los dirigentes de la asociación de empresarios local, «si bien es cierto que se ha agudizado desde el pasado verano, con las restricciones sanitarias. Y ahora que volvemos a tener cifras de ocupación que dejan el municipio sin camas, incluso en el interior, con Frigiliana Torrox sin alojamientos rurales, es también normal que los turistas se busquen la vida», expresa el empresario nerjeño José Márquez.Javier Hernández, en nombre de la Ejecutiva de Aehcos, aclara que es fundamental «que las autocaravanas aparquen en recintos como un camping, donde pueden pernoctar y son alojamientos reglados. Estamos no obstante a la espera de que los ayuntamientos declaren para este segmento determinadas zonas no céntricas, que no saturen los lugares de especial interés turístico, sino próximas a la confluencia de carreteras y avenidas principales, a las afueras de los términos urbanos».

Hasta 17 establecimientos tienen licencia de camping en un litoral malagueño donde el buen clima invita a pasar estancias en estos espacios, provistos de electricidad, agua y en la mayoría de los casos restaurantes o cafeterías con una amplia carta de alimentos y bebidas. Para Aehcos, un ejemplo a seguir es el del País Vasco, donde los turistas que acuden a las comarcas en autocaravana disponen de recintos específicos, de manera paralela al camping regulado, donde poder disponer de electricidad o de agua potable.

Son estas últimas zonas bien señalizadas. Pero la mayoría de hoteleros y agentes turísticos que han querido expresar su opinión sobre este antiguo debate, agilizado en plena pandemia, abundan en que las mejores condiciones de seguridad e higiene las obtiene este segmento en el camping. Al respecto, estas fuentes invitan a las autoridades a articular medidas que fomenten la inversión en este modelo de establecimiento reglado y complementario al hotel o apartamento turístico.

Noticias relacionadas
Temas

Turismo