Negociación en el Congreso

Las otras cuatro leyes estrella del Gobierno que siguen atascadas

Socialistas y morados negocian entre ellos y con sus socios para cumplir algunas de sus promesas y bajo la amenaza de que caiga alguna norma

Las otras cuatro leyes estrella del Gobierno que siguen atascadas
3
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez

Hablar del Gobierno de coalición es hablar de leyes en disputa. Así ha sido toda la legislatura y la dinámica no parece cambiar a menos de un año de que se vuelvan a instalar las urnas. PSOE y Unidas Podemos han sacado adelante decenas de normas, muchas de ellas tras profundos roces y esquivando obstáculos varios, y en esa misma labor están ahora enfrascados para desbloquear cuatro textos legislativos que llevan meses, si no años, tensionando la relación en el seno del Ejecutivo bicolor.

Al margen de la subida del salario mínimo profesional (SMI) y de la reforma del sistema de pensiones, cuestiones que se están debatiendo dentro del Gobierno, socialistas y morados llevan enredados dos años en el futuro proyecto de ley de vivienda y en la reforma de la llamada 'ley mordaza'. La presión de cumplir sus promesas antes de las elecciones ha provocado que en las últimas semanas se reanimen las conversaciones. Más delicada es la situación de la ley de bienestar animal, que pende de un hilo, y la aprobación de la ley de familias.

La 'ley mordaza'

El Ejecutivo de coalición arrancó la legislatura con el firme compromiso de reformar la ley de seguridad ciudadana, conocida como 'ley mordaza', que aprobó el PP en 2015. La modificación se iba a hacer "a la mayor brevedad", prometieron en el acuerdo de coalición. Hasta el momento, la norma sigue tal como se promulgó hace siete años y socialistas, morados y el resto de aliados parlamentarios no han sido capaces de pactar un texto alternativo. Este martes se reunirá, de nuevo, la ponencia y, haya o no acuerdo, se espera que sea la última antes de aprobar un texto que se eleve a la Comisión de Interior.

PSOE y Unidas Podemos han logrado llegar a ciertos pactos, pero no tienen atado el apoyo de los socios parlamentarios. ERC y EH Bildu ven necesarios más cambios. Fuentes parlamentarias explican que las discrepancias versan sobre la prohibición del uso de pelotas de goma, las devoluciones en caliente y los artículos sobre desobediencia y faltas de respeto a los agentes. Socialistas y morados quieren sacar estos asuntos de la norma, pero sus aliados se niegan a posponer estas reformas.

La ley de vivienda

El proyecto de ley de vivienda que regula los precios de los alquileres lleva también más de un año cogiendo polvo en un cajón del Congreso. Este martes, se ha convocado otra reunión de la ponencia en el que PSOE y Unidas Podemos intentarán desatascar sus desavenencias y alcanzar un acuerdo con sus socios parlamentarios. Fuentes gubernamentales sitúan marzo como el límite temporal para cerrar la negociación en torno a esta norma. Los roces se originan a la hora de abordar la aplicación efectiva del límite a los precios de los alquileres y a qué colectivos afectaría.

La ley de bienestar animal

Noticias relacionadas

La ley de bienestar animal va camino de convertirse en la primera ley emanada del Gobierno de coalición que fracasa en su paso por el Congreso de los Diputados. Con la ayuda del PP, el PSOE enmendó el texto propuesto por el ministerio de Derechos Sociales, en manos de Ione Belarra (Unidas Podemos), para dejar a los perros de caza fuera de la norma que busca el maltrato, abandono y sacrificio cero de animales. Pese a las fuertes críticas de los morados y del resto de socios -ERCEH BilduMás País...-, los socialistas se han negado a rectificar su iniciativa. Así, salvo movimiento de última hora, la norma podría no alcanzar los apoyos necesarios para ser aprobada en el pleno del Congreso.

La ley de familias

Con más reticencias que otra cosa, el Consejo de Ministros acabó aprobando en diciembre la ley de familias, redactada también por el Ministerio de Belarra. Ahora, la norma se encuentra en el Congreso de los Diputados y se prevé una tensa batalla entre socialistas y morados por terminar de retocar la redacción y las medidas que se incluyen, ya que muchas de ellas necesitan de una dotación presupuestaria relevante. Aún así, fuentes de ambos partidos confían en alcanzar un acuerdo y aprobarla en el primer trimestre del año.