ALTO EN GRASAS

El chef Dabiz Muñoz lanza un gazpacho 'gourmet' con más calorías que un menú de McDonald's

Los gazpachos de jalapeños y fresas de Dabid Muñoz

Los gazpachos de jalapeños y fresas de Dabid Muñoz / Instagram El Goxo / EPE

  • El cocinero comercializa un gazpacho de jalapeños con mucha grasa y otro de fresa con mucho azúcar

  • Pese a su elevado coste de 16 euros el litro "no es un producto de lujo a nivel nutricional", según una experta

6
Se lee en minutos

A la creciente oferta de gazpachos preparados disponibles en los supermercados se han sumado dos más: uno de fresas y otro de jalapeños de Dabiz Muñoz, el renombrado chef propietario del restaurante DiverXO.

Disponibles desde hace poco más de una semana en la sección gourmet de El Corte Inglés, donde Muñoz también comercializó sus propias torrijas de Semana Santa, estos dos nuevos productos no solo llaman la atención por su precio —15,80 euros el litro— y situación privilegiada dentro del establecimiento —cajas llenas de hielo con la cara del cocinero justo delante de la caja—, también por su composición nutricional.

Con los datos en la mano, los gazpachos de fresa y jalapeños de Dabiz Muñoz son los más calóricos del mercado.

Caja con hielo que contiene el gazpacho de Dabiz Muñoz, listo para tomar

/ A. P

El gazpacho de fresas cuenta con 113 calorías por cada 100 gramos, más del doble que la mayoría de gazpachos del lineal. El de jalapeños asciende a 206 calorías por cada 100 gramos. Lo normal, según diversos rankings que han revisado toda la oferta, es estar entre 40 y 60 calorías por cada 100 gramos.

Así, uno de los más calóricos que había hasta ahora era el gazpacho fresco de Hacendado, con 75 calorías por cada 100 gramos.

Ambos se venden en envases de medio litro, de modo que una botella entera del de fresas son 565 calorías y una del de jalapeños, 1.030 calorías (aproximadamente, la mitad de las calorías diarias recomendadas).

Son más de las que tiene un menú completo de McDonald's compuesto por un cuarto de libra con queso, patatas pequeñas con ketchup y Coca-Cola normal pequeña, que suma 940, según la calculadora nutricional de la cadena.

"A los nutricionistas nos gusta poco hablar solo de kilocalorías, porque hay alimentos muy calóricos con nutrientes interesantes, como los frutos secos", reconoce Beatriz Robles, nutricionista y tecnóloga de los alimentos. "Pero ejemplos como este son muy visuales. Medio litro de gazpacho te lo puedes beber perfectamente en una comida y en formato botella entra fenomenal como tentempié. Y este es muy calórico. Además, a partir de grasas que no son de muy buena calidad".

Peor que un gazpacho de marca blanca

El gazpacho de jalapeños lleva tomate verde, pimiento verde, aceite de girasol alto oleico y aceite de oliva. Son los cuatro ingredientes principales. Los aceites provocan no solo que sea muy calórico, sino que tenga un elevado contenido en grasas.

"Es demasiado alto en grasas, sobre todo teniendo en cuenta que es un producto para beber", apunta Antonio Rodríguez, responsable del proyecto SinAzúcar.org. "Además, es aceite de girasol en gran porcentaje".

Etiqueta del gazpacho de jalapeños

/ A. P

"Tiene más aceite de girasol que de oliva. Y el de oliva es refinado, no virgen ni virgen extra, porque solo pone 'aceite de oliva', así que perdemos parte de los antioxidantes y de los compuestos bioactivos", añade Robles. "Eso es una pasada, porque cuesta más del doble que los gazpachos de primeras marcas".

"Nutricionalmente no es un producto de lujo. No es mejor, ni de lejos, que cualquier otro. La mayor parte de los gazpachos envasados, incluso los de marcas blancas, llevan aceite de oliva virgen extra. Ahí ya va bastantes pasos por detrás", continúa la experta.

Este gazpacho de intenso color verde, que Muñoz promocionó en Instagram como "poción multijugos", tiene 21 gramos de grasa por cada 100 gramos.

"Los gazpachos suelen tener en torno a un 3% de grasa que procede del aceite de oliva virgen extra, que sí es de buena calidad. Este tiene siete veces más. Se incrementa mucho el valor energético sin que nos aporte nutrientes interesantes. Es preocupante", dice Robles.

Un bote entero incluiría 105 gramos de grasa, más del doble que el mencionado menú de McDonald's.

La tecnóloga resalta, además, que el producto incluye como aditivos colorantes que modifican las propiedades del producto para conseguir un color más atractivo.

"Otros gazpachos son atractivos de por sí. Los aditivos son seguros, pero en gazpachos se usan para conservar y mantener la textura", agrega. El gazpacho de Muñoz, con quien esta redacción ha intentado contactar sin éxito, "tiene todas las características de un ultraprocesado con el agravante de que se hace pasar por un producto 'gourmet' que nutricionalmente es muy inferior a otros procesados del mercado. Para mí, es peor producto", zanja la experta.

Un chute de azúcar

El gazpacho de fresa del chef es menos calórico que el de jalapeños, pero cuenta con un ingrediente poco habitual en gazpachos: azúcar.

Sus ingredientes principales son los tomates pera, un puré de fresas con azúcar y, de nuevo, aceite de girasol alto oleico. Este aceite contiene más ácido oleico que el de girasol normal y tiene buenas propiedades para freír, según los expertos consultados, pero en ningún caso es similar al de oliva virgen.

Incluye, además, ketchup y chipotles molidos.

"Tiene bastante azúcar", dice el responsable de SinAzúcar.org. "Tres veces lo habitual en este tipo de productos".

Gazpacho de fresa de Dabiz Muñoz

/ A. P

De acuerdo a la etiqueta, el gazpacho de fresas de Dabiz Muñoz tiene 6,3 gramos de azúcar por cada 100 gramos de producto. Robles calcula que 2,5 gramos son de azúcares añadidos (el azúcar del puré de fresas), mientras que el resto son azúcares libres que proceden de la propia fresa.

Los nutricionistas y la OMS llevan tiempo recomendando limitar el consumo de zumos y frutras trituradas por su gran cantidad de azúcares libres, a diferencia de las piezas enteras de fruta.

"No es un porcentaje altísimo. Una Coca-Cola tiene unos 10 gramos de azúcar por cada 100", dice Robles. "Pero ya estamos hablando de que tiene azúcares añadidos, que los gazpachos no llevan"

Cómo reconocer un buen gazpacho envasado

Los gazpachos de Muñoz llegan al lineal de El Corte Inglés Gourmet después de lanzar sus torrijas y una línea de salsas —ketchup ahumado, ali-oli, brava, mojo picón, etc.— a razón de 34 euros el kilo.

Más allá del chute de calorías que suponen y de su elevado porcentaje de grasas y azúcares, Rodríguez no ve problema en consumirlos de "forma ocasional".

Robles insiste en que hay muchas opciones mejores y más baratas en el mercado. En que el gazpacho envasado es, por lo general, un "buen procesado". ¿Cómo distinguir entre las opciones del lineal?

"He llegado a ver engendros como salmorejos que contienen mayonesa. Pero por lo general llevan buenos ingredientes", recomienda. "Yo me fijaría en la lista de ingredientes, en que tenga los que tú usarías en casa para hacer un gazpacho o salmorejo. Que tenga un elevado porcentaje de hortalizas y que la grasa sea de buena calidad (aceite de oliva virgen extra). Por último, me fijaría en la cantidad de sal: que no lleve más de 0,8 gramos por cada 100, porque el máximo recomendado son 5 gramos al día".

Siendo justos, concluye, la única ventaja de los gazpachos de Muñoz es su bajo contenido en sal. "Pero no justifica el resto".

Noticias relacionadas