CAMPAÑA ELECTORAL EN LA LOGIA

La guerra de los masones: viajes de lujo, denuncias y fotos picantes marcan las elecciones a la gran logia

Tres candidatos aspiran a suceder al polémico líder de la Gran Logia de España que gastaba al año 50.000 euros en viajes

La guerra de los masones: viajes de lujo, denuncias y fotos picantes marcan las elecciones a la gran logia

El Periódico de España

9
Se lee en minutos

Los masones tienen un dicho para referirse a ellos mismos: “Nosotros no somos secretos, somos discretos”. Por eso, en el seno de la Gran Logia de España (la sucursal que tiene en nuestro país esta especie de sociedad internacional), generó cierto malestar que su Gran Maestro, Óscar de Alfonso, subiese una serie de publicaciones a sus redes sociales que parecían atentar contra ese principio de discreción.

La más polémica data de 2018. Colgó una foto en una piscina, abrazado a otro masón de pelo blanco y sujetando dos cocos a la altura de sus pechos. Bebía de uno de ellos con una pajita. La acompañó con el siguiente texto: “Tapándome las tetas con dos cocos. No pude resistirme a chupar dos cocos. #sexo #piscina #abuelopedofiloamilado #cocos #chupar”.

Aquello fue en Brasil, el mismo país en el que subió otra foto con una cerveza y una salchicha y escribía “A la mierda la dieta. Pero, joder, que bien me he quedado comiendo esta guarrada”. En su viaje a una asamblea masónica en Albania publicaba los hashtags “#heengordadotreskilos y #mehancebadocomoaungorrino” para ilustrar lo bien que le habían dado de comer en su visita a Tirana. Y en su periplo por Gabón presumía en sus redes de que estaba “disfrutando de un buen puro dominicano y un buen ron venezolano. Todo ello gracias a la magnifica hospitalidad de nuestros hermanos gaboneses” #fumandoespero #solohombres #goodtimes”.

Óscar de Alfonso cuenta con un reguero de publicaciones controvertidas como esa, algunas ya borradas. Fotos que iba subiendo en sus viajes por todo el mundo, en calidad de dirigente masón. Sus detractores apuntan que ha recorrido más de 400.000 kilómetros entre 2018 y 2020. Su puesto no está remunerado, pero le acusan de haber gastado unos 50.000 euros anuales de la Logia en concepto de representación.

Parecía que las críticas le iban a costar el puesto. Óscar de Alfonso se presentó a las elecciones masónicas de 2018 para revalidar el puesto que ocupaba desde 2010. Pidió perdón por lo de los cocos y acabó siendo reelegido con el 59% de los votos. El hombre fuerte de los masones españoles seguía al frente de la logia. Pero ahora se marcha.

Óscar de Alfonso, abogado valenciano de 53 años, instagramer, antiguo proyecto de luchador de boxeo tailandés, apasionado del submarinismo y de dar vueltas por el mundo. El hombre que ha liderado a los masones españoles durante 11 años ya tiene fecha de caducidad en el cargo. Ha anunciado que convocará elecciones anticipadas y que él no se presentará. Con toda probabilidad se celebrarán en febrero o marzo de 2022. Y entre los 2.500 masones que hay en España, ya suenan tres nombres que aspiran a heredar su trono.

El primero es un político menorquín del PSOE que ha renunciado a ser concejal para centrarse en su campaña. Es el único que ha oficializado su candidatura y que ha querido atender a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA. El segundo es el hombre de confianza de Óscar de Alfonso, un candidato continuista que actualmente es directivo en la Gran Logia de España. El tercero es un senador socialista vasco que supondría la opción rupturista.

Ser masón hoy

Los masones. Ese mundo poco accesible, ultramasculino, rodeado de misterio y mitificado por el cine. Su sola mención evoca a señores mayores vestidos con túnicas, reuniéndose en secreto y haciendo rituales a la luz de unas velas. O al dictador Franco advirtiendo a los españoles de “una conspiración judeo-masónica-comunista-internacional”. Los masones siguen existiendo, aunque en España se hallan en plena crisis.

Fueron legalizados en 1979, tras la muerte de Franco. Pero existen desde hace un par de siglos y siempre han sido vinculados a las esferas de poder. “Antes, la gente con expectativas laborales se hacía masón para poder prosperar”, cuentan a este diario algunos antiguos miembros de la hermandad. En la actualidad, no obstante, influyen mucho menos de lo que quisieran. Al menos en nuestro país. En Inglaterra, por ejemplo, el líder es el Duque de Kent. En España, su presidente es un abogado instagramer cuya popularidad le viene de sus polémicas fotos.

La tendencia reciente de la Gran Logia de España (GLE) de aparecer en los medios de comunicación y buscar relevancia social choca frontalmente con el principio de discreción. Esto ha hecho que muchos masones abandonen el proyecto. Algunos, consultados por este periódico, advierten de que “además, la Gran Logia de España es casposa e insulsa. Mientras tanto, la masonería mixta (las logias que aceptan a mujeres, que no es el caso de la GLE) , comienza a tener más auge. O cambiamos y volvemos a la normalidad, o hundirán la masonería española”.

Los 3 candidatos

“Tengo una anécdota ilustrativa con eso: hace un par de años retomé relación con un antiguo Gran Maestro, que ya ha muerto. Le pregunté por el futuro de la gran Logia de España y me dijo que, o las cosas cambiaban, o en 13 o 14 años habríamos desaparecido”. Lo asegura Adolfo Alonso, un abogado menorquín con despacho en Bilbao. Su especialidad es el Derecho Familiar y ha sido el encargado de la defensa de Francesco Arcuri, marido de Juana Rivas.

Adolfo Alonso, abogado menorquín y candidato a Gran Maestro

/ Cedida

Alonso es militante socialista y fue dos veces candidato al Congreso de los Diputados por el País Vasco. Su última incursión en la política data de las últimas elecciones municipales, cuando se presentó en las listas socialistas por Sant Lluís (Menorca). Iba el número 5 y el PSOE sacó 4 concejales. Ahora, el edil de Deportes ha dimitido. A Alonso le tocaría, por lista, asumir el acta. Pero acaba de anunciar su renuncia a ser concejal. El motivo: es masón desde hace 25 años y está preparando su candidatura para relevar a Óscar de Alfonso.

“Lo que yo piense del gran Maestro (Óscar de Alfonso) se lo diré a él. No ocultaré que la cuestión de las fotos generó incomodidad en amplios sectores de la Gran Logia, que no entienden por qué tienen que circular fotos como esas por redes”, reconoce Adolfo Alonso, que enseguida recoge cable: “A pesar de eso, y desde que dijo que convocaría elecciones anticipadas, eso ya forma parte del pasado”.

Alonso mide sus palabras porque su candidatura pasa por ser “la conciliadora, la tercera vía si la quieres llamar así. Queremos tender puentes y resolver las tensiones del pasado”. Enfrente se encontrará una candidatura continuista liderada por José María de Haro, actual director del Consejo Rector y uno de los hombres de confianza de Óscar de Alfonso. También tendrá que competir con una tercera más rupturista, que estaría encabezada por el senador socialista vizcaíno Txema Olazaga y aboga directamente por la reforma de la constitución masónica. Tanto De Haro como Olazaga han declinado hacer declaraciones hasta que se convoquen las elecciones.

Txema Oleaga, senador vasco, podría liderar la candidatura rupturista

/ EPE

10 veces la vuelta al mundo

Lo que es seguro es que, pase lo que pase, la masonería se halla en una situación delicada. Porque más allá de prejuicios que datan del franquismo, lo cierto es que desde dentro mismo de las logias se han consolidado corrientes y bandos que han provocado una crisis en el seno de la institución. La figura de Óscar de Alfonso está detrás de casi todos los hechos polémicos.

No se trata solamente de las fotos y de su querencia por las redes sociales, que también. Sus numerosos viajes por el mundo y el uso que ha hecho de los fondos de la Logia han provocado controversia. Entre los años 2018 y 2020, al Gran Maestro se le contabilizan unos 90 viajes, en los que ha hecho 400.000 kilómetros. Eso son 10 veces la vuelta al mundo. Entre sus destinos, algunos tan exóticos como las Islas Mauricio, Brasil (varias veces), Panamá, Nicaragua o Costa de Marfil. En las publicaciones de redes sociales usaba el hashtag #soywillyfog.

Dichos viajes son sufragados por los fondos de la Gran Logia de España, en concepto de gastos de representación. El puesto de Gran Maestro no está remunerado, pero en estos viajes, Óscar de Alfonso viene gastando en ello en torno a 50.000 euros anuales. Masones consultados por este periódico se quejan: “Nuestras cuotas se van en viajes de este señor, que a su vez invita a otros masones que vienen a España de visita”. Al respecto, el candidato Adolfo Alonso adelanta: “Si gano, una de mis propuestas va a ser reducir a la mitad esas partidas destinadas a gastos de representación”.

La denuncia de los 100 hermanos

Viajes por el mundo, fotos polémicas, redes sociales, ausencia de discreción, controversia con el destino de los fondos… son los principales motivos por los que se generó una corriente crítica contra Óscar de Alfonso en el seno de la hermandad. Desembocó en guerra cuando el propio Óscar de Alfonso destituyó al Gran Tesorero.

La GLE tiene 3 altos cargos elegidos por asamblea: el Gran Maestro, el Gran Tesorero y el Gran Orador. El primero suspendió de sus funciones al segundo, José Modéjar, en 2019. El motivo fue que le acusó de estar detrás de un blog crítico con el líder. Modéjar, por su parte, asegura que fue suspendido porque Óscar de Alfonso veía en él un rival dura para las elecciones.

José Antonio de Haro suena para liderar la candidatura continuista

/ EPE

Sea como fuere, De Alfonso le suspendió de su cargo de forma cautelar, pero el expediente no prospera. Modéjar sigue pidiendo explicaciones y que se resuelva su caso, porque mientras tanto está obligado a seguir pagando sus cuotas. El caso Modéjar llevó al tercer alto cargo, el Gran Orador, a presentar su dimisión.

Tras estas bajas, Óscar de Alfonso puso en los cargos de Gran Tesorero y Gran Orador a dos de sus hombres de confianza. “Los puso a dedo, aunque luego fueron refrendados por la asamblea”, cuenta una fuente interna a este diario, recordando que de los 2.500 masones que hay en España, no todos tienen derecho a voto, Algo más de un millar, como mucho.

Tras aquellos hechos, 100 maestros masones españoles presentaron una denuncia. Por la suspensión del tesorero, por no haber convocado una Asamblea Extraordinaria, por despilfarro y por abuso de autoridad. De todos modos, son ‘denuncias masónicas’, que discurren por cauces internos y no han llegado a la justicia ordinaria. Dentro de la Logia tampoco han tenido ningún tipo de recorrido.

Igualdad, pero poca

La GLE era poco menos que un polvorín y la salida de Óscar de Alfonso abre un nuevo horizonte para un colectivo que deberá remar mucho para retomar el rumbo. Los masones han quedado como una institución anacrónica cuyo fin no acaba de estar claro. Adolfo Alonso habla de “ser útil a la sociedad mediante la participación de obras cívicas, creando fundaciones o ONG que generen fondos para impulsar escuelas, poner más ambulancias o guardacostas. Eso en el plano material. En el plano de las ideas, promover la tolerancia, la libertad y la igualdad”.

Choca ese propósito de igualdad con la realidad actual de la Gran Logia de España, donde todavía están prohibidas las mujeres. Son las normas internacionales. Mientras, van creciendo en paralelo las logias mixtas y le van ganando terreno a la GLE, que se bastante tiene con resolver su crisis interna y que parece haber dejado atrás el principio de discreción. 

Noticias relacionadas
Temas

Solidaridad