PRECIO DEL PETRÓLEO

El petróleo sigue en torno a 90 dólares, pese a que hay motivos para que suba

Ha habido claras turbulencias en el mercado y factores que podrían haber impulsado el precio, pero aun así el petróleo ha vuelto esta semana a mínimos de enero, antes de la invasión a Ucrania

El petróleo sigue en torno a 90 dólares, pese a que hay motivos para que suba
1
Se lee en minutos

Los precios del petróleo tocaban esta semana niveles que no se veían desde enero de este año, antes de la invasión a Ucrania, que provocó fuertes subidas en su cotización, muy por encima de los 100 dólares, en cotas que parecía imposible alcanzar. El crudo se ha desinflado un 40% desde ese punto, visto en el mes de marzo.  

La situación de su gráfico contrasta con algunas noticias recientes, que invitarían a pensar que su precio va a subir con fuerza.

Por un lado, los fenómenos meteorológicos adversos que están teniendo lugar al otro lado del Atlántico suelen ser catalizadores de los precios, ya que impactan en la producción del Golfo de México. En esta ocasión, el huracán Ian ha servido de cierto apoyo a los precios, pero no de forma demasiado decisiva. Hasta el miércoles, la producción petrolera en el Golfo de México se había reducido en unos 157.706 bpd, según la Oficina de Seguridad y Cumplimiento Ambiental.

Otro punto que impulsa los precios son los recortes de producción de la OPEP+. Los principales miembros de la organización han comenzado a discutir sobre un recorte de la producción petrolera cuando se reúnan el 5 de octubre, dijeron a Reuters dos fuentes del grupo.

Noticias relacionadas

La fortaleza del dólar y las perspectivas de una recesión podrían estar detrás de este comportamiento del petróleo, que, pese a recuperar algo de terreno el jueves, no sube de forma decisiva.

Según explica Darío García, analista de XTB, el foco del mercado está en esa reunión de la OPEP+ del día 5 de octubre, en la que se espera que se concrete ese recorte de producción. Esto podría relanzar de nuevo la cotización por encima de los 90 dólares e incluso hasta toparse con la siguiente resistencia, en los 102 dólares por barril.