Sector inmobiliario

Los centros comerciales se convierten en el activo favorito de los fondos inmobiliarios: la inversión se cuadriplicará en 2024

La inversión en centros comerciales alcanzará este año los 1.400 millones, si se materializan las operaciones en marcha, según la consultora JLL

Imagen de archivo del interior de un centro comercial

Imagen de archivo del interior de un centro comercial / EPE

3
Se lee en minutos
Gabriel Santamarina

Los centros comerciales se han posicionado como el activo inmobiliario estrella en 2024. Los diferentes tipos de inversores, mayoritariamente grandes fondos y socimis, además de grupos familiares, han disparado su interés por este tipo de inmuebles. La inversión registrada hasta el momento, que supera en más de un 30% la del mismo periodo del año anterior, alcanzará los 1.400 millones en todo 2024, más de cuatro veces superior a la lograda el pasado año, según datos de la consultora JLL.

En lo que va de año se han cerrado multitud de operaciones de gran volumen, incluso por encima de los 200 millones, como la venta de Islazul, en Madrid, o Salera, en Castellón. "La cifra registrada supera los 700 millones de euros. En medio año se ha alcanzado un volumen de inversión similar al de los últimos tres años en su conjunto. España está siendo líder en inversión en centros comerciales en Europa", resume Augusto Lobo, director de Capital Markets Retail de la citada firma de consultoría inmobiliaria.

Detrás de esta 'tormenta perfecta' que vive este sector hay una multitud de causalidades. La primera, cómo se ha comportado el sector tras el estallido de la Covid-19 y el auge del comercio electrónico. "La comunidad inversora percibe que estos fenómenos no han tenido impacto sobre la operativa de los centros comerciales porque sus afluencias, ocupaciones y ventas siguen creciendo. Nunca se ha desatado una tormenta como la que se hablaba. Es un sector que sigue funcionando muy bien a nivel operativo", desarrolla director de Capital Markets Retail JLL.

Como consecuencia del pesimismo en torno a esta tipología de activo inmobiliario, unido a la corrección de valor de los inmuebles por la subida en los tipos de interés, se produjo en el mercado una sequía de operaciones. En 2023, según datos de JLL, únicamente se transaccionaron activos por valor de 324 millones. Ahora, tras la estabilización (incluso descenso) de los tipos de interés, la consultora estima que la inversión se puede disparar hasta los 1.400 millones, siempre condicionando a que "se lleguen a materializar las oportunidades previstas y las operaciones en curso". "Antes, con la caída en la inversión, sacar a la venta un centro y tener una oferta era un éxito. Ahora, aunque no hay procesos 100% ordenados, sí son mucho más abiertos, con inversores suficientes", añade Augusto Lobo.

Grandes operaciones

Las dos grandes operaciones de activos únicos han sido la compra de Henderson Park y Eurofund del Centro Comercial Islazul, en el barrio madrileño de Carabanchel, a Nuveen por 240 millones de euros y la venta de DWS del Centro Comercial Salera (Castellón) a dos fondos sudafricanos, Lighthouse Properties y Resilient REIT Limited, por 171 millones. La siguiente gran transacción por volumen es la desinversión del fondo ASG de un lote de tres activos, los centros Som Multiespai (Barcelona), Zubiarte (Bilbao) y Ruta de la Plata (Cáceres), al empresario Felipe Peraire Palos, exdueño de la cerámica Baldocer, por más de 130 millones.

Noticias relacionadas

"Hay mucho apetito entre inversores privados y family offices. En 2024, han supuesto cerca del 20% del volumen total de inversión, frente a un escaso 2% del año periodo 2016-2020. Son perfiles que van de la mano de gestores de activos que conocen muy bien el mercado. El capital institucional que está dispuesto a invertir persigue una rentabilidad más alta que antes del covid", desarrolla el directivo de JLL, que matiza que el perfil principal está siendo capital sudafricano y británico.

Augusto Lobo cree que, aunque los centros se han reconvertido, siguen estando consolidados: "Aunque ha habido un cambio de consumo en favor de la restauración, en la moda, o tienes una tienda, o no eres nadie. No solo se puede vivir de comercio electrónico: ha habido tiendas que han crecido gracias a Instagram o TikTok, cuyo siguiente paso es abrir una tienda, por ejemplo, en un centro comercial".