Diálogo social

La CEOE pide retrasar la reducción de jornada a 2030 y Trabajo le ofrece una distribución más irregular

Yolanda Díaz rechaza demorar la aplicación de la norma tanto como le pide la patronal, pero se aviene a flexibilizar sus postulados

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. / EDUARDO PARRA

2
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto

La CEOE ha pedido al Gobierno retrasar hasta 2030 la entrada en vigor de la reducción de jornada a 37,5 horas semanales. Y el Ministerio de Trabajo le ha ofrecido flexibilizar los actuales márgenes para que las compañías puedan distribuir de manera irregular los horarios. Es decir, que los empleados echen más horas durante los picos de faena y luego hagan menos cuando baje la actividad. Las negociaciones en el seno del diálogo social se mueven y salen del enroque en el que estaban instaladas durante las últimas semanas.

"El Gobierno quiere alcanzar un acuerdo que incluya también a la patronal", ha insistido el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey. Y, en aras de atraer a los empresarios, el Ministerio de Trabajo se ha avenido a flexibilizar sus primeros postulados. Y ha funcionado, a tenor de lo manifestado por el 'número 2' de Yolanda Díaz tras el cónclave de este lunes.

El Ministerio de Trabajo ha ofrecido ampliar los márgenes de la distribución irregular de la jornada. Actualmente la normativa contempla que la empresa puede disponer de un 10% de la jornada anual de un trabajador de manera más discrecional. Es decir, hacer que el empleado aumente su jornada durente un lapso de tiempo, a cambio de recuperar luego el descanso. Ahora Trabajo plantea que el número total de horas de distribución irregular que tiene una empresa por trabajador siga igual, aunque el total de jornada anual vaya a disminuir.

Actualmente la jornada semanal es de 40 horas, lo que en cómputo anual son 1.826 horas. Es decir, las empresas pueden disponer de manera irregular de hasta 182,6 horas al año. Lo que plantea Trabajo es mantener ese número total, aunque la jornada anual vaya a disminuir a 1.706 horas si la referencia semanal baja a 37,5 horas.

¿Cuándo entrará en vigor?

A lo que no está dispuesto a sumir el Ministerio que lidera Yolanda Díaz es a retrasar la entrada en vigor de la norma tanto como le reclaman los empresarios. Estos piden no disminuir la jornada hasta que no se caduque el convenio colectivo de aplicación y hacerlo entonces vía negociación colectiva. Lo que provocaría que aquellos sectores que les falta poco para tener que renovar el convenio vieran reducida antes su jornada y aquellos que tienen un convenio recién renovado, tardarían más. Lo que dilatará la total aplicación hasta 2030, según ha cuantificado Trabajo.

Noticias relacionadas

La promesa electoral del Gobierno especifica que el 1 de enero del 2025 la jornada laboral en España será de 37,5 horas semanales. Para cumplir con ese hito, Trabajo debería remitir en los próximos días una norma al Congreso de los Diputados. Si se demora, el cumplimiento del compromiso será, de facto, imposible. La fecha de entrada en vigor es una pieza dentro de la negociación y los actores implicados están dispuestos a jugarla.

Desde CCOO se han manifestado públicamente a favor de retrasar la entrada en vigor si ello servía para que la CEOE diera su 'si'. No ha marcado plazo y hablan de un "periodo razonable". "Debe entrar en vigor cuanto antes", ha afirmado, en un tono más inflexible, el vicesecretario general de UGT, Fernando Luján, tras la reunión del diálogo social. Ahora las partes irán puliendo una fecha común, que dificilmente será ese 1 de enero del 2025.