MERCADOS

La desaceleración económica amenaza los resultados de FedEx

La segunda firma logística más grande de Estados Unidos experimentó una disminución del 10% interanual de sus ingresos en el segundo trimestre del año y del 28% de su beneficio por acción

Los inversores esperan una potencial disminución de sus cifras financieras en la presentación de resultados de hoy

Una furgoneta de reparto de FedEx.

Una furgoneta de reparto de FedEx. / DAVID PAUL MORRIS / BLOOMBERG

4
Se lee en minutos

No hay mejor termómetro de la economía internacional que los resultados financieros y de ventas de las empresas de logística. El gigante del sector FedEx se enfrenta hoy a su presentación de resultados del tercer trimestre del año con desánimo: el mercado da por hecho que la desaceleración económica seguirá lastrando las cuentas de la empresa. Los analistas esperan un ingreso estimado de 21.800 millones de dólares y un beneficio por acción (BPA) de 3,73 dólares, unas cifras que evidencian el sentimiento negativo respecto a la conferencia de esta noche, pero no se descarta que FedEx anuncie unos resultados aún peores, tal y como ocurrió hace tres meses. Pese a ser una compañía de valor consolidada dentro de su sector y de afrontar los obstáculos financieros con eficacia, su valoración actual de mercado "no ofrece una seguridad sustancial a la luz de los posibles riesgos de una recesión económica". Si bien es cierto que FedEx tiene un potencial de crecimiento anual de alrededor del 8% en Bolsa para los proximos cinco años, "hasta que haya una mayor claridad sobre el panorama económico o las acciones se vuelvan más razonables en precio, considero que las acciones de FedEx deben mantenerse en cartera", expone Darío García, analista de XTB.

Las perspectivas financieras no auguran buenos tiempos para FedEx. En el segundo trimestre de 2023, la empresa sufrió una contracción del 21% en el ingreso operativo ajustado y una disminución considerable de volúmenes de envío en todas las categorías. De todas ellas, la división Freight (encargada de envíos minoristas) ha sido la más afectada con una caída del 17% interanual, seguida de un descenso del 8% en los envíos de paquetes domésticos. El aumento de los precios del combustible y la estructural facta de conductores de reparte ejercen presión sobre los márgenes operativos de la empresa y empeoran las previsiones financieras a corto plazo. Aunque ha habido indicios de una recuperación gradual tanto de los pedidos pequeños como de los envíos rápidos internacionales, el segmento Freight todavía no ha mostrado signos sólidos de recuperación. En caso de una recesión económica en los próximos doce meses, García pronostica una reducción de volúmenes generalizada y un "crecimiento negativo en términos interanuales".

Ajuste de cuentas

FedEx es consciente de los obstáculos a los que se enfrenta y ha tomado medidas. La empresa ha puesto en marcha un Plan de Reducción de costes con el objetivo de mejorar las cuentas. Una de las medidas más destacadas es la de alinear las horas de vuelo con la demanda, una iniciativa que consiguió reducir en un 12% las horas de vuelo globales durante el último trimestre de 2023, unos 2.000 millones de dólares en costes operativos interanuales. Entre las acciones específicas se encuentra. la retirada de 18 aeronaves. En paralelo, FedEx anunció un aumento medio del 5,9%de sus tarifas de envío y de servicio de despacho de aduana para las importaciones a partir del 1 de enero de 2024 y ha orientado su operativa hacia la eficiencia operativa a partir de la gestión de su fuerza laboral, incluyendo las horas trabajadas.

Noticias relacionadas

Por tanto, a medida que los desafíos económicas se diluyan, García asegura que "existe una fuerte probabilidad de que los márgenes operativos superen los niveles anteriores", algo que podría conducir a "un importante aumentos en los beneficios atribuibles a estas iniciativas de ahorro de costes". Y es que FedEx ha demostrado un sólido desempeño financiero en los últimos cinco años. Sus ingresos crecieron desde los 65.460 millones de dólares en 2018 hasta los 90.155 millones registrados en 2023, con una tasa de crecimiento anual compuesto de aproximadamente el 6,6%. Al mismo tiempo, la deuda total de la empresa asciende a 19.728 millones de dólares. Sin embargo, el beneficio por acción ha permanecido relativamente estable en el mismo periodo temporal (de 16,70 dólares en 2018 a 15,48 dólares en 2023), un dato que refleja lucha de la empresa por frenar la erosión de los márgenes operativos debido al aumento de sus gastos.

Dominio de mercado

Pese a los efectos de la inflación en sus costes operativos, FedEx todavía acapara la mayor parte de la cuota de mercado de la logística y las entregas junto a UPS (47,7% y 50,97%, respectivamente). La red de FedEx abarca más de 220 países y le ofrece la posibilidad de distribuir los costes fijos entre un gran número de envíos para reducir el coste promedio por paquete y fortalecer la rentabilidad. Su escala de operaciones también le permite impedir la entrada de posibles competidores. Actualmente, el capital necesario para lograr un nivel similar de eficiencia es tan alto que dificulta la aparición de nuevos competidores. Algunos actores relevantes, como Amazon Logistics, "todavía no ha perturbado significativamente la dinámica del mercado, que continúa favoreciendo a FedEx", señala García. Así, cualquier noticia negativa relativa a otras empresas del sector le beneficia, como el cierre de Yellow.