SECTOR TEXTIL

Las ventas de H&M y la marcha en bolsa de Inditex reafirman a la moda pese a la inflación

Las bolsas están premiando las estrategias de las principales compañías del sector textil. Inditex está en niveles de máximos, en torno al récord de 2017

Una tienda de H&M en Barcelona.

Una tienda de H&M en Barcelona.

3
Se lee en minutos

Las ventas de Hennes & Mauritz (H&M) alcanzaron entre marzo y mayo, segundo trimestre fiscal para la compañía, un total de 57.616 millones de coronas suecas (4.980 millones de euros), lo que representó un incremento del 5,7% respecto de los ingresos contabilizados en el mismo periodo del ejercicio precedente. Los resultados del gigante sueco de la moda, la segunda firma del sector tras la española Inditex, abonan al optimismo ante las incertidumbres generadas por el debilitamiento de la demanda en EEUU y Europa.

En el caso de la cadena sueca, en términos de ingresos la situación de relativo estancamiento fue un mal menor. "Las ventas en el segundo trimestre se vieron afectadas por condiciones climáticas desfavorables en comparación con el mismo periodo del año pasado en varios de los grandes mercados del grupo H&M", explicó la multinacional en un comunicado, destacando que "junio ha tenido un buen comienzo".

Las bolsas están premiando las estrategias de las principales compañías del sector textil. Inditex está en niveles de máximos, en torno al récord de 2017, y H&M también tiene un comportamiento positivo de sus títulos, pero muy lejos de sus máximos históricos. La diferencia es que los resultados trimestrales de Inditex son más consistentes. Inditex alcanzó un resultado neto de 1.168 millones de euros, con un incremento interanual del 53,7%. Y lo que es más relevante si cabe, con un margen neto del 15,3%, cuatro puntos superior al del mismo periodo del pasado ejercicio. 

Resiliencia

Las señales de resiliencia de los gigantes de la moda son un alivio para los inversores, ya que se esperaba que el alza de precios y las incertidumbres desatadas por el alza de tipos y la inflación podían hacer que los consumidores gastasen menos en ropa en Europa, EEUU o China. Lo que está sucediendo es que los clientes tienden a ser más selectivos. La irrupción del gigante Shein ha obligado a cambios de posicionamiento comercial que están dando buen resultado a las firmas tachadas en el pasado de 'fast fashion' y actualmente más centradas en la moda que en el bajo precio.

"Los minoristas con una marca distintiva y una propuesta de valor muy clara, donde la calidad del producto es clave, surgirán como los ganadores de un entorno más difícil", dijo Erin Brookes, directora de ventas minoristas de la consultora Alvarez & Marsal, a la agencia Reuters. Ese planteamiento es precisamente el seguido por las marcas a grandes rasgos. Zara, Mango o H&M apuestan por diversificar apuestas y elevar el precio con tino. También pueden fortalecer el 'outlet' y la segunda mano, pero reconocen que no pueden ni deben competir con la china Shein.

Noticias relacionadas

Tras el anuncio de resultados de este jueves, las acciones de H&M subieron un 3,5%, ya que los expertos pronostican crecimientos en los próximos meses. La mayoría de los analistas de bolsa recomiendan comprar acciones de Inditex, frente al 5,7% que recomiendan la venta. Se aprueba en todos los foros la estrategia de la presidenta de Inditex, Marta Ortega, de desarrollar segmentos de mercado menos vulnerables al alza de los tipos de interés. La idea es que en momentos de inflación y alzas salariales, la apuesta ganadora es la mejora de los índices de productividad, algo que debe llegar de la mano de nuevos posicionamientos comerciales, dando por perdida la batalla en el 'low cost'. La obsesión de la venta a precio completo, sin rebajas, algo histórico en Inditex, es actualmente más estratégico que nunca para una marca como Zara necesitada de nuevas energías.

El minorista de moda premium Hugo Boss ha elevado sus objetivos de ventas y ganancias para 2025. Sigue experimentando un fuerte crecimiento en EEUU pese a los temores a caídas del consumo familiar. Si flaquea el crecimiento económico, las firmas con producto de prestigio tienden a consolidar su posición en el mercado.