TELECOMUNICACIONES

Telefónica reclama que Bruselas apruebe sin recortes la fusión de Orange y MásMóvil

  • “La transacción debe ser aprobada sin remedios o con mínimos remedios”, sostiene el presidente Álvarez-Pallete. “Va a ser un test para la Comisión Europea”.

  • Telefónica detecta que la agresividad comercial de las telecos en España empieza a enfriarse y mantendrá su política de subidas de precios a cambio de más servicios. 

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. / Telefónica

3
Se lee en minutos

Orange y MásMóvil avanzan en el proceso para conseguir todas las autorizaciones para cerrar la fusión de sus negocios en España. Las dos telecos ya han notificado formalmente a la Comisión Europea la operación para crear un nuevo gigante del mercado español, con el objetivo de cerrar la operación en la segunda mitad de 2023.

Las dos telecos implicadas dicen tener claro que Bruselas debería aprobar la fusión sin condiciones o con pocas concesiones para superar posibles problemas de competencia (los famosos remedies según el argot del sector financiero) por el gran número de rivales y la agresividad comercial del mercado español.

Una posición que también respalda abiertamente Telefónica, el que será el gran rival de la nueva operadora fusionada y que ve en esta operación una prueba de fuego para testar la sensibilidad de la Comisión Europea para permitir la consolidación de un sector muy fragmentado en la UE. Y es que el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha aprovechado un encuentro con la prensa con motivo de la presentación de los resultados anuales del grupo para apoyar que la operación salga adelante sin que Bruselas imponga condiciones.

“Creo que la transacción debe ser aprobada sin remedios o con mínimos remedios”, ha sentenciado Pallete. Frente a las trabas que en los últimos años las autoridades de competencia comunitarias ha impuesto a las fusiones de compañías de telecomunicaciones, el sector creo que Bruselas tiene que dar ahora un paso para favorecer la consolidación de una industria con demasiados operadores.

“El europeo es un mercado muy fragmentado. La transacción de Orange y MásMóvil va a ser emblemática”, ha indicado el máximo ejecutivo de Telefónica. “Creo que va a ser un test para la Comisión Europea. La transacción va a servir para ver el punto de situación [de la visión de Brusleas]. Personalmente creo que algo está cambiando”.

Telefónica se suma así a la posición respaldada por Orange y por MásMóvil, que rechazan que Bruselas pueda tener reticencias sobre la fusión porque no supondrá un recorte de competencia en un mercado con hiperrivalidad y agresividad comercial como el español, que simplemente se pasará de ocho a siete operadoras relevantes (no de cuatro a tres grandes grupos), y que la unión no compromete la competencia en el negocio mayorista de redes porque MásMóvil se ha desecho de casi todas sus infraestructuras.

Guerra comercial

Noticias relacionadas

Las telecos del mercado español llevan años embarcadas en una permanente guerra comercial y de políticas estrategias de precios que han hecho que las operadoras de bajo coste hayan ido ganando cada vez más peso. En plena ola inflacionista, las grandes operadoras Telefónica, Orange y Vodafone han aplicado subidas de sus tarifas en los últimos meses. Y en el sector empiezan a detectar que la permanente agresividad comercial empieza a matizarse. “El mercado ha empezado a ser mucho más racional. Hay un freno de las promociones para la captación de clientes por parte de todas las operadoras”, ha indicado el consejero delegado de Telefónica, Ángel Vilá.

Movistar ha venido aplicando en los últimos años una estrategia de ofrecer más servicios (mayor velocidad de conexión, más capacidad de datos…) a cambio de tarifas más altas. Y en este contexto de mayor racionalidad en el mercado, la teleco cree que podrá mantener esta estrategia. “Las compañías que basamos nuestras ofertas no sólo en el precio, sino en servicios de más valor, tendremos la oportunidad de generar más ofertas de 'más por más'”, ha explicado Vilá. “Otras operadoras que juegan en un segmento low cost posiblemente no van a poder usar estos mecanismos”.